'MacGyver', 'El exorcista' y otras series que podrían haberse ahorrado el regreso
  1. Televisión
  2. Series
Aloña Fernández Larrechi

Desde Melmac

Por

'MacGyver', 'El exorcista' y otras series que podrían haberse ahorrado el regreso

Las cadenas norteamericanas insisten en apostar por historias conocidas para los espectadores

Foto: MacGyver, preparándose para hacer de las suyas en el siglo XXI.
MacGyver, preparándose para hacer de las suyas en el siglo XXI.

Al igual que en otras profesiones, en el mundo de la televisión resulta complicado encontrar a alguien dispuesto a apostar por lo nuevo, lo arriesgado o lo desconocido. Esos profesionales que, en muchas ocasiones, consiguen entrar en la historia de la pequeña pantalla porque sus sabias y osadas decisiones supusieron un cambio relevante. Para aquellos que determinan cuál va a ser la composición de la parrilla televisiva, tratando de contentar a unos espectadores que sean los suficientemente interesantes como para atraer anunciantes, es más fácil y más cómodo apostar por lo conocido. Creaciones que resultan familiares, que en algún momento tuvieron éxito y que despertaron el interés, o por lo menos la curiosidad, de un buen puñado de espectadores.

Para comprobar esta máxima, solo hay que echar un vistazo a las nuevas producciones de la temporada 2016-2017. Lo de 'nuevas' en algunos casos no es del todo cierto, porque para los próximos meses televisivos, algunas mentes brillantes han decidido que la audiencia viva un viaje en el tiempo que, en la mayoría de los casos, no era muy necesario. Series y películas de tiempos pasados son sacadas a la fuerza del lugar que ocupaban en la historia para seducir a los espectadores. Unos televidentes que quizá demuestren un interés inicial más intenso que ante una historia desconocida. Pero que también albergan unas expectativas mayores, a menudo relacionadas con el recuerdo de lo que la producción inicial fue, más que con la calidad de la misma.

Tráiler de la nueva versión de 'MacGyver'

Los últimos regresos

En las últimas semanas, se han estrenado en Estados Unidos cuatro producciones inspiradas en una serie y tres películas, la más reciente del año 2000. ‘MacGyver’, ‘Frequency’, ‘Arma letal’ y ‘El exorcista’ han vuelto a la pantalla con caras nuevas, escasos cambios creativos y un nivel general dispar. Sin duda, la más innecesaria es la primera, con la que la CBS ha osado recuperar a uno de los hombres más importantes de la televisión de los años ochenta, MacGyver. Porque si por aquel entonces la producción fue una de las más relevantes, e internacionales, en su género, ahora no deja de ser un procedimental pseudo-policíaco que añade al conocido ingenio del protagonista espectaculares (y sobradas) escenas de acción. Que, por otra parte, tiene una media de 10 millones de espectadores en cada emisión.

Algo menos, 8,7 millones, han logrado el regreso de Martin Riggs y Roger Murtaugh, los personajes de Mel Gibson y Danny Glover en la saga ‘Arma letal’. Por suerte para la FOX, los personajes principales heredan la química de la pareja original. Y aunque el guion huele a los noventa, aun estando ambientada en la actualidad, es una serie mucho más respetable que algunos estrenos de historias originales que se han emitido recientemente. Una conclusión que hace especialmente felices a los directivos de las cadenas.

Tráiler de la versión televisiva de 'Arma letal'

‘El exorcista’, con Geena Davis en el papel de Ellen Burstyn en la película, podría haberse estrenado con otro título y nadie habría dicho nada. El producto no es malo, pero vive, esencialmente, de aprovechar el rédito de la creación original y el interés que despiertan los exorcismos. Tal y como han intentado, sin éxito, otras series recientemente.

Por último, para su filial juvenil, The CW, la CBS ha dejado ‘Frequency’, la adaptación de la película que en el año 2000 protagonizaron Jim Caviezel y Dennis Quaid. La producción apuesta por una protagonista femenina, y por razones de extensión obvias, plantea tramas diferentes a la de la creación original. El resultado es un (otro) procedimental policíaco que juega con los encuentros radiofónicos de padre e hija para aportar algo de novedad a la historia. Una creación que solo ha despertado el interés de un millón de personas.

Tráiler del regreso de 'Las Chicas Gilmore'

Regreso al pasado

Lejos de terminar aquí, el listado de resurrecciones televisivas de esta temporada crecerá en los próximos meses y en las próximas temporadas. Y aunque las cadenas tradicionales tienen buena parte de la responsabilidad, porque las de cable son demasiado jóvenes o demasiado inteligentes, recientemente una de sus mayores competidoras se ha sumado a la moda. Porque Netflix no ha querido dejar pasar la oportunidad de apelar a la nostalgia de sus abonados para aportar contenido a su biblioteca.

En 2013 se ocupó de dar continuación a 'Arrested Development', que siete años antes se había despedido en FOX. 'The Killing', 'Longmire' o más recientemente 'Black Mirror' son ejemplos del salvavidas en el que se ha convertido la compañía de Hastings, que también ha recuperado una de las comedias más relevantes de los noventa, 'Padres forzosos', a través de el 'spin-off' 'Madres forzosas'. El mes que viene serán 'Las chicas Gilmore' las que se incorporen a esta lista, seis años después de su despedida. A ellas se unirán próximamente las versiones seriéfilas de 'Training Day' y 'Venganza', el 'spin-off' de '24' y los regresos, años e incluso décadas después, de 'Prison Break' y 'Twin Peaks'. Y entre los planes de las cadenas en periodo de preproducción, se encuentran series como 'El príncipe de Bel Air', 'Cuentos desde la cripta', 'Perdidos en el espacio' y 'Xena, la princesa guerrera'.

Tráiler del próximo regreso de 'Twin Peaks'

Pero esto no es nada comparado con lo inspiradora que resulta la pantalla grande, con proyectos para adaptar a la ficción televisiva películas como (ojo a la variopinta lista) 'Crueles intenciones', 'Atracción fatal', 'El club de las primeras esposas', 'Cómo conquistar Hollywood', 'El diario de Noah', 'Snatch, cerdos y diamantes', 'Infiltrados' o 'Rambo'. No descarto que pronto se empiecen a convalidar series y películas.

Los terribles precedentes

Más allá de que es evidente que el criterio para apostar por un regreso, ya sea a partir de una producción televisiva o una película, es tanto temporal como creativamente dispar, resulta sorprendente que las cadenas insistan en recuperar creaciones previas. Porque aunque la fiebre viva ahora uno de sus momentos álgidos, la predisposición de los directivos para apostar por historias conocidas no es nueva. Y tampoco demasiado exitosa.

Tráiler del 'reboot' de 'Los ángeles de Charlie'

A finales de los años sesenta, la pequeña pantalla ya fijó sus ojos en la ficción que había triunfado unos años antes, y 'Dragnet' se convirtió en la primera producción en regresar tras despedirse en 1959. Una experimento que, con la misma creación, repitieron a finales de los ochenta y en 2003. 'Spider-Man', 'The Twilight Zone' o 'Battlestar Galactica' siguieron su ejemplo y volvieron, incluso en más de una ocasión. Un empeño difícilmente comprensible, pero que sucede más de lo que podría pensarse. Sirva como ejemplo que en 2008 la NBC ya rescató ‘El coche fantástico', para cancelarla al final de su primera temporada. Pero volverá el año que viene, de la mano del director de 'Fast & Furious'. Al igual que sucederá con 'Los ángeles de Charlie', que fracasó estrepitosamente hace cinco años y algunos están muy interesados en que vuelvan, aunque para la gran pantalla. Empeños que llenan la programación televisiva y que, en pleno siglo XXI, insisten en devolvernos a Mulder y Scully sin habernos olvidado aún de ellos, y sin lograr demostrar que era realmente necesario. ‘Raíces’, ‘The Girlfriend Experience’, ‘Rush Hour’ y ‘Damien’ también llegaron hace unos meses a la parrilla televisiva, siendo las dos últimas canceladas. Y las dos primeras no tenían previsto regresar.

Es innegable que apostar por una historia conocida, que hasta hace poco era una rareza llena de osadía, se ha convertido en un recurso habitual para las cadenas de televisión convencionales. Lo cual, tristemente, solo contribuye a empobrecer la parrilla televisiva, en la que las creaciones originales tienen cada vez menos espacio. Precisamente, en un momento en el que la televisión tiene que competir con el cable o con empresas como Netflix o Hulu. Unos rivales que contribuyen a que la pequeña pantalla se vea cada vez menos mientras les roban nominaciones y premios que un día fueron suyos. Nunca es tarde para que los directivos hagan examen de conciencia y se impongan unas cuotas de innovación. Que por lo menos sirvan para demostrar que, en algún momento, no dieron todo por perdido.