'This Is Us', el tierno melodrama que necesitas en tu vida

El estreno más visto de la temporada 2016-2017 llega la noche del jueves a España de la mano de FOX Life

Foto: Fotograma del primer episodio de 'This Is Us'.
Fotograma del primer episodio de 'This Is Us'.

El estreno de ficción televisiva más visto esta temporada no adapta otro cómic, ni tiene como protagonista a una joven con habilidades especiales y pasado oscuro. No fue otro drama político, con resolutivos secundarios y efectistas giros de guión, el que reunió a diez millones de personas frente a la televisión, allá por el mes de septiembre. Ni se trata de otra producción en la que aparezcan zombies, abogados o agentes de policía. ‘This is Us’, que así es como se titula la sorpresa de la temporada, es un drama familiar, con todas las letras y en el sentido más estricto de la palabra. Con su música indie a base de guitarras y pianos que ambientan los momentos más sensibles. Con su niño abandonado en una estación de bomberos, y sus relaciones familiares idílicas. Con secuencias en las que un filtro vintage aporta cierto toque retro que apela a la nostalgia. Y nada de esto es imperdonable.

‘This is Us’ ha llegado a la parrilla televisiva para recoger el testigo de otras grandes ficciones serializadas dramáticas, como ‘Friday Night Lights’ o ‘Parenthood’. Pero también para demostrar que se puede hacer una historia familiar proponiendo al espectador un planteamiento inicial singular a través de una narración atractiva y unos personajes con los que es tremendamente fácil conectar. Virtudes que le han valido para lograr el aval de la crítica, y tres nominaciones a los Globos de Oro. Además de la renovación por dos temporadas más, cuando aún no ha terminado la primera entrega. Unos episodios que podemos disfrutar en España, desde la noche del jueves, a través de FOX Life (22:10h.)

'This Is Us', el tierno melodrama que necesitas en tu vida

Dan Fogelman, guionista de películas como ‘Crazy, Stupid, Love’ o la saga animada ‘Cars’, es el creador de una producción que arranca centrándose en el trigésimo sexto cumpleaños de cuatro personas, Jack, Kevin, Kate y Randall. Todos ellos atraviesan sus particulares crisis vitales, y mientras el primero está a punto de ser padre, por primera vez, de trillizos, el segundo trata de descubrir si quiere ser algo más que una cara bonita de la televisión. Kate, su hermana gemela, se enfrenta a un día repleto de tentaciones, mientras afronta sus problemas de sobrepeso. Por su parte, Randall es un exitoso hombre de negocios al que la posibilidad de conocer a su padre biológico, que acaba de encontrar gracias a un investigador privado, altera su idílica vida.

A lo largo de los cuarenta y dos minutos que dura el primer episodio el espectador descubre que Jack es un hombre al que le mueve la pasión, y a pesar de las advertencias médicas, se resiste a pensar que algo pueda salir mal en el parto, porque “mi madre ha tejido tres bodies y es una tejedora lenta.” Para encontrar los encantos de Kevin deberá esperar un poco más, y es posible que la historia de Kate sea menos original de lo deseable, pero el carisma de Randall compensa cualquier momento de flaqueza narrativa. Porque además de querer con locura a su adorable familia, y ser un profesional impecable, es capaz de reconocer y asumir que, tal vez, sus sentimientos le impiden razonar, “es como si todo lo que quisiera hacer o decir en torno a este hombre, hiciese todo lo contrario.”

Randall y su mujer disfrutando de un partido de sus hijas.
Randall y su mujer disfrutando de un partido de sus hijas.

El giro que no esperabas

El momento álgido del episodio llegará poco antes del cierre, con un giro de los que demuestran que este tipo de efectos narrativos no son propiedad exclusiva de la ciencia-ficción o los thrillers. Los dramas también pueden contener esas sorpresas de última hora que llevan al espectador a reconocer, durante los títulos de crédito, que estará frente al televisor en el próximo episodio, porque “eso sí que no me lo esperaba”. Un artificio narrativo que no será el único de la serie, y que es imposible no comentar. Por lo que tras el siguiente gif, llega información sobre 'This is Us' que estropearía la experiencia del visionado. (Así que si tienes previsto ver la serie te recomiendo que guardes en favoritos y vuelvas después de conocer al fabuloso Dr.K y su receta sobre limonada.)

'This Is Us', el tierno melodrama que necesitas en tu vida

OJO, SPOILERS

Con el drama desatado por el desenlace del parto y la situación del padre biológico de Randall, los gemelos tratan de encarar el futuro con optimismo, y recuerdan “lo que decía papá cuando te sentías mal”. Que resulta ser el mismo mantra que aprendió Jack del doctor que asistió al nacimiento de sus hijos, Kate y Kevin. “Tomaste el limón más amargo que la vida te ofrecía y se convirtió en algo parecido a una limonada” le dice el Dr. K cuando trata de consolarle por la muerte del tercer bebé, animándole a sacar provecho a su dolor y su frustración. Minutos después, Jack acude a la sala de neonatología a conocer a sus hijos. Y junto a ellos encuentra la cuna de un bebé afroamericano, que según le cuenta un bombero, acaban de dejar en su estación. El mismo al que, con el tiempo, acaban llamando Randall. Porque, efectivamente, el “Somos Nosotros” del título, se refiere a la familia Pearson, formada por Jack, y su mujere Rebecca, y sus hijos Kate, Kevin y Randall. .

La elegancia y el acierto con el que Fogelman controla la información en el capítulo piloto de ‘This is Us’ es una constante a lo largo de toda la serie. Que muy probablemente no sería la misma si no contase con los ‘flashbacks’ en los que la historia se centra en Jack y la niñez de los tres hermanos. Un recurso que el creador no desvela hasta el final del episodio, cuando el plano se abre y descubrimos un hospital de los años 80, con gente fumando y Jomeini en el televisor. Junto a la distribución y el racionamiento de la historia, su interés por temas difíciles como el racismo o las adopciones y la acertada elección del reparto, son los hechos diferenciadores de un drama que a veces es, por qué no decirlo, un dramón.

Kate y Kevin compartiendo confidencias.
Kate y Kevin compartiendo confidencias.

Optimismo a través del drama

Como sus predecesoras, ‘This is Us’ no se queda sólo con la vertiente dramática de la historia que plantea, y sin ser excesivamente ñoña, ni típica, siempre deja un hueco para la esperanza. Si el espectador sucumbe al innegable encanto del primer episodio es fácil que posteriormente disfrute y sienta curiosidad por el devenir de los protagonistas. Que, cada uno a su manera, trata de mejorar su vida a pesar de que el destino no se lo pone fácil. Unos esfuerzos que terminan creando un ambiente positivo, e ilusionante, a pesar de que las lágrimas también estarán presentes en el camino.

Esta atmósfera optimista (que no “wonderfuliana”) ha sido uno de los atractivos que más han destacado los críticos estadounidenses, que también valoran la capacidad de la producción para innovar dentro de un género tan clásico, o su valentía a la hora de configurar la historia en torno a varios protagonistas. ‘This is Us’, puede tener muchas virtudes, y también algún defecto, pero su principal mérito es vapulear el estado anímico de la audiencia. Para dejar después a los espectadores inmersos en una atmósfera “buenrollista” que no elimina la realidad, pero que la hace (un poco) más llevadera. No sé por qué, aunque intuyo que es porque los Pearson son ese tipo de personas que te permiten mantener la fe en el ser humano. Una virtud muy oportunista que por cierto, no abunda hoy en día nuestra querida televisión, como bien sabe el propio Fogelman.

Desde Melmac
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios