CHARLA CON EL YOUTUBER Y BATERISTA DE KITAI

Deiv Hook, el abogado "loco" que está revolucionando la batería en España

Deiv Hook, David Serrano, es el batería español con más suscriptores en Youtube, herramienta que le ha abierto las puertas más allá del clásico camino de tocar en una banda, Kitai en este caso

Foto: Deiv Hook, David Serrano, el batería que crece con Kitai y las redes sociales. (Foto: Instagram @DeivHook)
Deiv Hook, David Serrano, el batería que crece con Kitai y las redes sociales. (Foto: Instagram @DeivHook)

“Al principio sí que muchos me ponían a parir. En el foro más importante de España de baterías me decían de todo… Pero yo sabía que tenía que estar preparado para esto”. David Serrano (Madrid, 1988) no quiere vivir de la música, “quiero triunfar. Soy un loco que quiero subir el peso de la batería” y desde hace poco más de cinco años se puso manos a la obra con un canal de YouTube que ahora roza 6.000 suscriptores, siendo el número uno en su sector en España. De pequeño se enamoró del punk rock norteamericano y ahora lo mismo te hace una versión de Justin Bieber que una sesión en una discoteca o participa en la composición de un nuevo tema de su banda, Kitai. Este es David Serrano, Deiv Hook, un tipo sin complejos y revolucionario que ha llegado a que marcas como Nike o Yamaha le patrocinen.

Deiv Hook en acción sobre el público. (Foto: Instagram @DeivHook)
Deiv Hook en acción sobre el público. (Foto: Instagram @DeivHook)

“En España tenemos la ‘virtud’ de sacar antes aspectos negativos que positivos… Mira a Nadal, por ejemplo, hace poco se le quería retirar y ahora otra vez se le alaba. Yo sé que por lo que iba a hacer recibiría críticas y ya en Nueva York me preparé para ello”. Su apariencia es la de un joven musculado, con un corte de pelo moderno, que en muchas ocasiones se pinta la cara e incluso el torso para salir a tocar. A esto hay que añadir que mezcla estilos musicales y ambientes a la hora de desarrollar su profesión: un escenario de rock o de indie, una discoteca, o una clase de spinning en la que Danone muestra su nuevo yogurt YoPro. Para los más puristas y quien se deje llevar por los prejuicios, seguramente no encaje en el concepto de batería/músico virtuoso… Y si te viene a la cabeza algún adjetivo similar a pintamonas, olvídate de este 'cuñadismo'. Es un batería/músico de 360 grados que toda su puesta en escena se basa en un excelente nivel musical.

“Soy cristiano y puedo ir con mi cresta a misa”

“Comencé a tocar la batería a los 8 años. Me apunté al Instituto de Música y Tecnología y luego me fui un año a Nueva York, a la academia Drummers Collective”, la escuela de percusión más famosa del mundo. Durante su aprendizaje se ha sacado la carrera de Derecho en la Universidad Autónoma y ha realizado intensivos con personalidades como José Bruno (Calamaro, Sabina, Ariel Rot, Fito, Def con Dos, Manolo Tena…), de quien también ‘tiró’ al principio para eliminar el cliché en el cual se le podía encajar de guaperas con continente y escaso contenido. Creó el ‘Spanish Drummer Mafia’ donde invitaba a grandes baterías de España a realizar una sesión que sería grabada y colgada en su canal de Youtube. “He hecho ya tres ediciones y en la primera logré reunir a 60 baterías, de los cuales 55 eran ‘top’”. El márketing funcionó y hubo quien giró la cabeza para comenzar a ver a David, a un abogado que se hace llamar Deiv, de otro modo más profesional (en el segundo vídeo de este tipo ‘colocó’ a 104 bateras).

“Ya es el rechazo que de primeras te crea la imagen. Yo, por ejemplo, soy cristiano y puedo ir con mi cresta a misa y… pues a lo mejor una viejecita que está sentada en un banco me va a mirar mal”. La energía que aparentemente le podía lastrar dando el giro a a su imagen le ha servido para dar solidez a su carrera, aportando mayor credibilidad y dando una vuelta de tuerca a su profesión. Porque Deiv no entiende que su instrumento musical esté tan “escondido, sobre todo en España. Ves a grupos de masas donde los baterías no se han complicado nada la vida. Yo les respeto y tengo mucho cariño, de hecho Rafa (Hombres G) es uno de mis mejores amigos… pero ves a Javi Molina (El Canto del Loco), y dices, coño, es la batería más sencilla que se podía hacer. En el otro extremo están grupos como Sober o Dinero… Tú escuchas a una banda americana como Foo Fighters y más allá de canciones cantables, a nivel musical son muy buenos”.

De 600 a más de 2.000 euros de caché

Esta es la “obsesión” de Deiv, elevar la presencia de la batería en la música española. Y para ello se ha olvidado de seguir el camino tradicional de tener un grupo y dar clases. Que también. Digamos que su epicentro está en YouTube, gracias al cual recibe propuestas de diferentes marcas para hacer ‘bolos’ por los que cobra un caché mayor –pueden ir de 600 a más de 2.000 euros- que con su grupo Kitai (aunque cobrasen 3.000 euros por bolo -cifra ficticia- hay que repartir entre los miembros del grupo, quitar gastos…) y, por supuesto, dar clases. Hace cinco años, cuando arrancó su canal, comenzó a plantar semillas y ahora no para de recoger frutos. “Desde que colgué el primer vídeo no han parado de llamarme. El primero me acuerdo que fue de Mallorca, que me dijeron que me pagaban dietas, avión y creo que unos 200 euros”.

Kitai, tras dos discos y sólo 4 años de vida, tiene pinta de que sufrirá un ascenso similar en breve, sabiendo que ya han ascendido de Tercera a Segunda división musical y que la profesionalidad acompaña a una banda que tienen claro que esto se trata de una carrera de fondo. “Cuando llegué de Nueva York me levantaba a las 7 de la mañana y me iba al estudio hasta la hora de comer. Mi madre me preguntaba: “¿Pero a dónde vas a estas horas?”. Y yo respondía que a trabajar, como si fuera un horario de oficina. Me ponía a estudiar o lo que fuera”. Los grupos que cuentan sus horas en el estudio por litronas consumidas lo tienen difícil por apuestas y seriedad de grupos como Kitai. Ojo, esto no está regañado a que “después de cada concierto suele venir una gran juerga”. Sexo y rock and roll, pero con orden.

“Con Kitai estamos rompiendo mafias”

Si con Deiv Hook está rompiendo moldes y creando un camino diferente para un baterista en España, con Kitai está “rompiendo mafias, que están a la orden del día… El tocar en un festival hoy en día, pagas a un cabeza de cartel y el resto por enchufes o intereses… No puedes bloquearte o frustrarte por esto. Esta banda está aquí porque el dueño tal y el manager lleva también a estos, y te preguntas por qué si no les ve nadie”, explica quien tiene como sueño, insiste, “elevar a la altura de ‘celebrity’ la batería. Ni el dinero ni nada de eso, esto es secundario. Llegar al ‘mainstream’, ¡que si se cambia el batería de un grupo se note! Ir haciendo grande al batería… Me pone muy cachondo esa idea”. Y no cesa de repetirla.

Alegre, dicharachero, apasionado, currante y rockero sin cerrar la puerta a explorar otros estilos -como “el rap o el trap”, géneros hacia los que irán sus próximas composiciones-, a David la batería le dio una forma de vida, Nueva York le abrió la mente y cambió el chip, Youtube (Deiv Hook) le ha puesto en el mapa con bolos individuales para empresas o proyectos musicales como los que le llevarán próximamente a China y Miami -donde quiere comenzar a plantar semillas-, y Kitai es una plataforma del presente y gran futuro. Con estos brazos son con los que toca la batería y se está convirtiendo en una referencia en el gremio, un influencer... y no por sus seguidores de Instagram, Facebook y Youtube.

Área Rock

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios