Ojo: España llega al Mundial en su peor momento de juego (y por tanto de goles)

Lejos de despejar unas dudas que sinceramente creo que no había, los amistosos contra Suiza y Túnez solo han servido para crearlas y a Lopetegui le bastará con recuperar el estilo

Foto: Julen Lopetegui, durante el amistoso de España contra Túnez en Krasnodar. (EFE)
Julen Lopetegui, durante el amistoso de España contra Túnez en Krasnodar. (EFE)

Se acabaron las balas de fogueo. Empieza lo serio. Julen Lopetegui llega al Mundial invicto, pero con el nivel de juego más bajo desde que es seleccionador. Aunque los análisis más simplistas reduzcan todo a la falta de gol, y prueba de esa simpleza es que basta que un delantero marque un gol para considerar que deba ser el titular, el viernes contra Portugal deberá verse un equipo con una idea de juego mucho más definida, al menos como punto de partida, y como consecuencia un fútbol mucho más fluido. Sí, Iago Aspas, casualmente el autor del gol de la victoria ante Túnez, es el delantero que, junto a Marco Asensio, mejor se ajusta al juego de posición que lideran los Busquets, Iniesta, Thiago, Isco y Silva. Iago y Marco no solo juegan al espacio, sino también al pie. Como le escuché decir a Nacho, "Aspas es un jugador que está siempre donde tiene que estar, en el sitio perfecto para meter gol".

De los 20 partidos que Lopetegui lleva al frente de la Selección 14 han sido victorias y 6 empates, por lo que el casillero de derrotas se mantiene a cero y, a priori, aunque no necesariamente en la fase de grupos, así deberá mantenerlo en Rusia si aspira a ganar la Copa del Mundo. Con 61 goles a favor, es decir, a una media de más de tres de por partido, es en este apartado donde se centran las críticas tras los amistosos contra Suiza (1-1) y Túnez (1-0), dos rivales que supieron cómo neutralizar a una España que jugó con Diego Costa y Rodrigo de inicio, respectivamente, de ahí que Lopetegui se viera obligado a probar otras fórmulas. Y es que, como apuntó Iago Aspas, "no hemos estado todo lo solventes que queríamos con el balón".

Aunque la falta de gol es evidente, lo realmente preocupante son las pocas ocasiones creadas y, aún más, la poca claridad a la hora de generarlas. Una cosa es tener el balón y pasártelo más o menos veces -el peyorativo y mal llamado tiki-taka- hasta encontrar el pase final, y otra bien distinta tener el balón y no utilizarlo, es decir, pasarlo, para desordenar al rival. Como dice una máxima del fútbol, las jugadas deben tener en menor número de pases posibles, pero ni uno menos de los necesarios, y siempre con la portería rival como destino.

Con 13 goles en contra, es decir, a una media de 0,6 por partido, lo cierto es que en los dos últimos amistosos tampoco exigieron demasiado a un De Gea que ante los suizos tuvo un error poco habitual en él. Ahora bien, tanto Suiza como Túnez llegaron con bastante peligro hasta la frontal española, en varias ocaciones por errores de los propios jugadores españoles, y es ahí donde quizás pueda pensarse que, efectivamente, no es lo mismo un amistoso que un partido de competición.

La inquietante presencia de Rodri en Rusia

Como quiera que hasta 24 horas antes del estreno del viernes Lopetegui podría sustituir a algún jugador por lesión, Julen se ha llevado a Rusia a 25 futbolistas, dos más de los 23 que finalmente disputarán el Mundial. Esos dos jugadores evidentemente no podían ser de los que en un principio podría pensarse que estarían en la lista final. Es por ello que los elegidos son dos meritorios como Vallejo, central suplente del Real Madrid, y Rodri, centrocampista del Villarreal fichado recientemente por el Atlético de Madrid y a quien se le reconocen semejanzas con Busquets. La ausencia de Sergio ante Suiza la cubrió Lopetegui con Thiago, aunque son jugadores muy distintos y ya ante Túnez jugaron juntos. Busquest no estuvo en el 6-1 a Argentina, pero entonces junto a Thiago estuvo Koke.

Las posibilidades de Vallejo para quedarse en Krasnodar pasan por que su compañero Carvajal, que sufrió una rotura fibrilar en la final de la Champions, podría perderse el Mundial si no se recupera a tiempo o con garantías de rendir al máximo nivel. En el supuesto de la ausencia del madridista, el lateral derecho quedaría a cargo de Odriozola, por lo que Nacho sería el recambio del donostiarra en el costado diestro y Vallejo se quedaría como tercer central, aunque el propio Nacho y Azpilicueta también puede sustituir a Piqué o Ramos.

Iniesta protege el balón ante los jugadores de Túnez. (EFE)
Iniesta protege el balón ante los jugadores de Túnez. (EFE)

En cualquier caso, y con los números en la mano, es decir, con las diferentes convocatorias de Lopetegui durante la fase de clasificación para el Mundial, Marc Bartra o Sergi Roberto, a quien finalmente le quitó el puesto el realista Odriozola, y precisamente otro realista como Illarramendi podrían haber sido esos dos jugadores. Sin embargo, es comprensible que dado su status no era sencillo convocarles a sabiendas de que, salvo lesión de un compañero, se irián de Krasnodar justo antes de empezar a jugar, lo cual no espanta la inquietud de ver a Rodri en Rusia y pensar en una posible lesión de Busquets con el Mundial ya empezado.

Nacho, recambio de Carvajal ante Cristiano

Con De Gea como indiscutible bajo palos y a la espera de poder contar o no con Carvajal, la defensa que apunta a titular contra Portugal será la formada por Piqué, Sergio Ramos y Jordi Alba. Odriozola, el lateral donostiarra de la Real, valga la redundancia, volvió a salir de inicio ante Túnez, aunque en la segunda parte Lopetegui le sustituyó por Nacho. "Julen no me ha dicho nada, pero puede contar conmigo para este tipo de partidos. Le conozco y no estaría nada mal marcar a Cristiano". La verdad es que Odriozola ha brillado en los pocos partidos que lleva con la Selección, pero yo apuesto por que Julen le dejará en el banquillo ante Portugal, al menos de inicio.

En el centro del campo también se antojan imprescindibles Sergio Busquets, Iniesta, Silva e Isco, con Thiago y Koke disputándose el otro puesto y Saúl como alternativa. Aunque para duda la del 9, con Rodrigo, Diego Costa y Iago Aspas como candidatos, a quienes hay que sumar a Marco Asensio y Lucas Vázquez. "Teníamos mejores sensaciones antes de comenzar la concentración que después de estos partidos", confesó Aspas.

Ojo, España llega al Mundial en el peor momento de juego desde que Lopetegui sustituyó a Del Bosque, pero, primero, sabido es que para la Roja los amistosos no son lo mismo que los partidos oficiales y, segundo, que Julen dispone de unos futbolistas excepcionales, en los que se puede confiar, pero a los que debe despejar la dudas sobre a qué pretende jugar. Sí, con Aspas mejor que con Rodrigo o Diego Costa, 'simples' alternativas porque juegan a otra cosa. Ni mejor, ni peor. A otra cosa.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios