Julen Lopetegui, entre la soberbia de Florentino y las mentiras de Rubiales

La presentación de Lopetegui como técnico del Madrid sirve para desenmascarar a Rubiales, pero también para constatar que Pérez cree que puede hacer lo que quiera y cuando quiera

Foto: Julen Lopetegui, con Florentino Pérez, en su presentación como entrenador del Real Madrid. (EFE)
Julen Lopetegui, con Florentino Pérez, en su presentación como entrenador del Real Madrid. (EFE)

Aunque cada uno tendrá su escala de culpables o responsables de este esperpento, los hechos son irrefutables: el mismo día y prácticamente a la misma hora que Julen Lopetegui iba a estar dando la rueda de prensa previa al debut de España en el Mundial de Rusia contra Portugal, el seleccionador español, en su condición de ex, estaba siendo presentado en el palco de honor del Santiago Bernabéu como nuevo entrenador del Real Madrid para las próximas tres temporadas. Poco más de 24 horas después de ser destituido de su cargo por Luis Rubiales, el imberbe presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Lopetegui confesaba haber pasado de "vivir el día más triste desde la muerte de mi madre al más feliz de mi vida", mientras posaba junto a Florentino Pérez, quien prendió la mecha que provocó este incendio.

Después del sofocón por la inesperada y convulsa dimisión de Zidane, así como de las calabazas que le dieron, directa o indirectamente, entrenadores con contrato en vigor como Pochettino, Löw, Allegri o Klopp, el presidente del Real Madrid decidió que el idóneo era Julen Lopetegui. Sí, un técnico que también tenía contrato en vigor, incluso recién renovado hasta el 2020, pero, sobre todo, que estaba en vísperas de dirigir a la Selección española en el Mundial de Rusia.

[ES TU HORA - La Escuadra del Mundial: guía de Rusia 2018]

"Nosotros llegamos a un acuerdo rápido con Lopetegui en el ejercicio de la libertad de ambas partes", explicó un convencido Florentino, que pareció obviar que Julen tenía contrato en vigor con la RFEF. "Decidimos hacerlo público como acto de transparencia antes del Mundial para no perjudicar el trabajo de la Selección durante el campeonato", añadió Pérez, creyéndose que él es quien manda en la federación, algo que por otro lado es verdad, pues si Rubiales está donde está es en gran parte gracias a él. "El Real Madrid ha estado siempre orgulloso de haber contribuido a los éxitos de la Selección", sentenció el presidente de ACS, en un alarde de hipocresía o patriotismo barato que solos sus incondicionales se creerán.

Sí, es cierto que Florentino quería fichar a Lopetegui para después del Mundial y así lo explicó el Real Madrid en su escueto comunicado de prensa, aunque, ahora bien, anunciando su fichaje antes de que empezase el campeonato, algo que, efectivamente, Luis Rubiales aceptó en un principio, pero frenó después, hasta el punto de destituir a Lopetegui a dos días del debut de España. Y así, gracias a la cerilla del pirómano Rubiales, alabado por algunos ingenuos que o aún no le conocen o son tan simples que les va el populismo barato, el Madrid tiene al entrenador que quería en el momento que más lo necesitaba, con el tiempo y la disponibilidad que requieren los delicados asuntos a tratar. Un figura 'Rubi', como ha pedido a los empleados de la RFEF que le llamen, y a quien Julen recordó que "lealtad es decir la verdad". El problema de Lopetegui no ha sido de lealtad, sino de una ambición legítima y comprensible, pero inoportuna.

Luis Rubiales, durante la rueda de prensa en la que anunció la desitución de Lopetegui. (EFE)
Luis Rubiales, durante la rueda de prensa en la que anunció la desitución de Lopetegui. (EFE)

Del mismo modo que la presentación de Julen sirvió para dejar el presidente de la RFEF como un mentiroso, yo también destacaría la soberbia de Florentino al asegurar que "llegamos a un acuerdo y decidimos hacerlo público como acto de transparencia antes del Mundial para no perjudicar el trabajo de la Selección durante el campeonato". ¿Pero qué derecho tiene él para cerrar un acuerdo con un entrenador que tiene contrato en vigor y, además, hacerlo público por su cuenta y riesgo? "Comuniqué el acuerdo al presidente de la Federación, un acuerdo que sólo incumbe a ambas partes", insistió, para en este caso dar la razón a Rubiales, si bien la contradictoria reacción del ex presidente de AFE encierra algo que tarde o temprano sabremos.

Aunque Rubiales va diciendo que la cláusula de dos millones la pactaron Lopetegui y Larrea, lo cierto es que el ex tesorero y ex presidente en funciones de la RFEF solo llegó a ofrecerle la renovación en un vuelo y, como quiera que Julen le dijo que su cuerpo técnico era de los que menos cobraban de Europa, le prometió pagarle un millón anual, en lugar del uno y medio que tenía por dos años. De todas formas, el anterior contrato al que le renovó Rubiales estaba en vigor hasta el 31 de julio, si bien el nuevo presidente quiso, con buen criterio, prorrogarlo antes de viajar al Mundial.

"El primero en saberlo fue Rubiales"

Claro que si en la presentación del Bernabéu Florentino quedó como un soberbio, a Rubiales le dejaron como un mentiroso. Según denunciaron, primero Pérez y luego Lopetegui, "el primero en saberlo fue Rubiales". "Desde ahí hubo felicitaciones, incluso en un primer comunicado", aseguró Julen, quien confirmó que "tenía pensado dar una rueda de prensa ese mismo día, pero Rubiales estaba fuera y me pidió que le esperáramos. Era lógico que él estuviera, aunque yo quería alejar esa comparecencia lo máximo posible del partido. El acuerdo era cerrarlo antes del Mundial y no con él ya comenzado. Al día siguiente pasó lo que pasó y lo que pasó entre esas horas lo desconozco".

Además, y tal y como desveló El Confidencial, en la rescisión del contrato del ya ex seleccionador aparecen reflejados "avisos y advertencias reiteradas", lo que deja en muy mal lugar la versión que dan los voceros de Rubiales y el propio presidente de la RFEF. De hecho, el calentón que se llevó por delante a Lopetegui no solo le ahorra al Real Madrid el pago de su supuesta cláusula de dos millones, la cual sigue siendo un misterio, sino que también deja a la Selección sin ese dinero, justo la cantidad que Rubiales dijo que costaba un viaje a Rusia que el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) ha pedido que se investigue a petición del sindicato Futbolistas ON. Aunque, claro, si como dijo 'Rubi' renovar a Lopetegui le llevó 5 minutos es comprensible que no reparara en esos pequeños detalles...

Julen Lopetegui y Florentino Pérez, durante la presentación del técnico en el Bernabéu. (EFE)
Julen Lopetegui y Florentino Pérez, durante la presentación del técnico en el Bernabéu. (EFE)

El cambio de parecer de Rubiales

"Fue un acto de normalidad y se habló de una rueda de prensa conjunta para el día siguiente", había explicado el presidente del Real Madrid en su comparecencia sin preguntas. Y Lopetegui insistió en ello en la suya: "Había felicitación y tono cordial. Lo que pasó después lo desconozco", aunque ese algo Florentino lo calificó como "una absurda reacción de orgullo mal entendido" por parte de Rubiales, para acabar con una coletilla que no podía faltar: "Algunos aprovechan cualquier motivo para desprestigiar al Real Madrid”. No, señor Pérez, si alguien desprestigia al Real Madrid ese es usted creyéndose por encima del bien y del mal. Como Luis Rubiales ha empezado a desprestigiar al fútbol español a nivel mundial y eso que no lleva ni un mes en el cargo. Ni un mono con dos pistolas...

Hay quien piensa que Florentino no midió bien la reacción de su 'amigo' Rubiales, aunque yo pienso justo lo contrario: que quizás lo que hizo Pérez fue medirla perfectamente, por más que desde el Bernabéu se intentara por todos los medios frenar la destitución de Julen. De hecho, y como decía anteriormente, el Real Madrid tiene ya al entrenador que quiere, mientras que España se ha quedado sin su seleccionador al que Rubiales renovó hasta 2020. Aunque, visto lo visto, parece que lo hizo más por obligación que por convicción, de ahí que durante la discusión que tuvo con Lopetegui el presidente de la RFEF no dudara en echarle en cara que "yo te renové y eso que sabía que tú no me habías votado". El sistema clientelar de Villar de toda la vida, vamos, aunque algunos no se enteren.

P.D. "¿Si en vez del Madrid hubiera sido otro equipo? Es una buena pregunta", dijo Julen, si bien no la respondió y, curiosamente, se llevó los aplausos de la concurrida sala. ¿Y saben por qué no la respondió? Porque a día de hoy a ningún club se le hubiera ocurrido hacer una oferta al seleccionador español a pocos días de empezar el Mundial. Y, segundo, porque a día de hoy el único club que podía convencer a Lopetegui para aceptarla era el Real Madrid, y a los hechos me remito. A Julen le ha podido la ambición y se ha visto acorralado entre la soberbia de Florentino Pérez y las mentiras de Rubiales, incapacitado para presidir el fútbol español.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios