El 'pecho frío' y 'cagón' de Messi debió ir con España (aun con acento argentino)

Messi cumplió este domingo 31 años, de los que 18 lleva en España. Con 17, la RFEF ya le quiso llevar al Mundial Sub 20 de Finlandia, pero él prefirió esperar a Argentina, donde no se lo agradecen y le insultan

Foto: Messi, durante la derrota de Argentina contra Croacia en el Mundial de Rusia. (Reuters)
Messi, durante la derrota de Argentina contra Croacia en el Mundial de Rusia. (Reuters)

"Estos son los partidos en los que España necesita un Messi, pero siempre Messi necesita el fútbol de España". Este tuit de Diego Latorre durante el Irán-España no pudo ser más clarividente, a la vez que revelador. Dos días después de la sufrida victoria de la Selección ante, en teoría, un rival menor, Argentina se pegaba otro estacazo en el Mundial de Rusia al perder 3-0 contra Croacia y solo gracias a la victoria de Nigeria frente a Islandia no está eliminada, aunque este martes deberá ganar precisamente a los africanos para acceder a octavos.

Como no podía ser de otra forma, las críticas contra la Albiceleste llegaron en aluvión y se centraron en dos nombres, los de Jorge Sampaoli y Leo Messi, de quien no se tardó en destacar que se pasó el 84% del partido caminando y dio menos pases que Willy Caballero, otro de los grandes protagonistas, precisamente por dar un mal pase. "En cualquier otro país del mundo, un seleccionado que llega a tres finales seguidas sería valorado, pero nosotros no. Acá nos dicen 'cagones' o 'pecho frío'. Esto pasa en Argentina, no más", comentaba Messi antes del Mundial. "Cada uno lleva la presión y la maneja como puede. Primero hay que darse cuenta de qué cosas le hacen mal a uno", explicó Leo, para quien está claro que vestir de albiceleste nada tiene que ver que hacerlo de azulgrana. Visto lo visto y, sobre todo, escuchado lo escuchado, mejor le hubiera ido jugar con España, donde el argentino, que este domingo cumplió 31 años, lleva viviendo 18.

Como es de sobra conocido, Messi llegó a Barcelona con 13 años cuando el club catalán lo trajo desde Rosario a sus equipos infantiles y le costeó el tratamiento que necesitaba para crecer. “Argentina es mi país, me preguntan por qué no perdí mi acento, pero no lo hice porque no quiero perder ninguna identificación con mi patria”, recuerda Leo. Vicente del Bosque confirmó que España quiso reclutarle. "Hubo un intento, pero él y su familia decidieron representar a Argentina, se mantuvo firme en esa determinación”, señaló el ex seleccionador. "Nunca hubiera elegido jugar para España porque soy argentino. Es verdad que en España me tratan muy bien, pero no nos olvidemos que ya casi llevo la misma cantidad de años viviendo en Barcelona que los años vividos en Argentina. Eso te parte el corazón, pero no cambian los colores”, confesó Messi.

Messi, junto a otros compañeros de la selección argentina, cabizbajo en la derrota contra Croacia. (Reuters)
Messi, junto a otros compañeros de la selección argentina, cabizbajo en la derrota contra Croacia. (Reuters)

El 29 de junio de 2004, Leo debutó con la selección Sub 20 de Argentina en un amistoso contra Paraguay jugado en el estadio Diego Armando Maradona, la cancha de Argentinos Juniors. Acababa de cumplir 17 años, entró en el minuto 67 y le bastaron 14 para marcar un gol. España llevaba ya dos años intentando convencerle de que jugara con la llamada Rojita, pero Messi decidió esperar a que la AFA supiera de su existencia. Desde la Federación Española de Fútbol (RFEF) habían intentado convencerle para disputar con ellos el Mundial Sub 17 de Finlandia 2003 en que la Rojita, con su compañero y amigo Cesc Fábregas como gran figura, llegó a la final.

Pero Leo y su padre querían que el jugador defendiera a Argentina, a pesar de que para ese Mundial el entonces seleccionador argentino de categorías inferiores, Hugo Tocalli, no contó con él. El padre de Messi aprovechó una visita a Barcelona de Marcelo Bielsa, entonces seleccionador argentino, para hablarle de su hijo, de ahí su debut en 2004 y que el Mundial Sub 20 de Holanda 2005 lo jugara con la albiceleste. Allí, la Rojita, con Cesc,Silva, Albiol, Torres y Fernando Llorente en sus filas, era la gran favorita, pero en cuartos se topó con Argentina, que ganó por 3-1, con un tanto de Messi, máximo goleador y mejor jugador de aquel Mundial que ganó en la final a Nigeria por 2-1, con dos tantos de Leo de penalti.

Messi, entre Iniesta y Xavi, con el Balón de Oro de 2010 en el que los españoles fueron segundo y tercero. (Imago)
Messi, entre Iniesta y Xavi, con el Balón de Oro de 2010 en el que los españoles fueron segundo y tercero. (Imago)

Un contexto reconocible para Leo

No es ventajismo ni oportunismo, sino la cruda realidad que muy bien apuntó Diego Latorre. Con España, donde habría jugado junto a Xavi e Iniesta, sus socios en el FC Barcelona, además de otros anteriores o actuales compañeros azulgranas como Valdés, Puyol, Piqué, Cesc, Jordi Alba, Busquets, Sergi Roberto, Thiago, Pedro o Villa, Leo habría tenido un contexto futbolístico reconocible para él, algo que no le sucede en Argentina, donde llevan años sin saber a qué juegan y con Sampaoli ha tocado fondo. De ahí que resulte tan sencillo pensar que Messi habría participado en los éxitos de las Eurocopas 2008 y 2012, así como en el Mundial de 2010, y quién sabe si con él jugando de falso 9, la Selección no habría podido ganar también el Mundial 2014 y la Eurocopa 2016, además de aspirar aún más al Mundial que ahora está disputando.

Nadie puede dudar del compromiso de Leo con Argentina, aunque son muchos los argentinos que no solo lo hacen, sino que no se lo agradecen, le desprecian y le faltan permanentemente al respeto. El mencionado Mundial Sub 20 es uno de los dos títulos que ha ganado Messi con Argentina, junto a los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, mientras se le resiste uno en la absoluta tras cuatro finales perdidas, la del Mundial 2014 y tres de la Copa América las ediciones de 2007, 2015 y 2016, tras la cual anunció que abandonaba la selección, si bien acabó regresando. A diferencia de Diego Costa, cuyo fútbol es contracultural, pero aún así se ha hecho un hueco en la Selección, a Messi le va como anillo al dedo.

"Cambiaría todos los récords por un título, por hacer feliz a la gente de mi país", llegó a decir el 10 de Argentina, que bien pudo serlo de España, donde no le llamarían 'cagón' o 'pecho frío', aunque es cierto que habría tenido que aguantar otro tipo de presiones mediáticas por aquello de jugar en el Barça. Otra cosa es cómo habría encajado en una Selección dirigida primero por Luis Aragonés (2004-08), luego por Del Bosque (2008-16) y más tarde por Lopetegui (2016-18), pues Hierro no es sino un parche. A Messi le acusan de algo evidente: no tiene liderazgo, y mucho menos el de Maradona, pero esto con España tampoco le hubiera hecho falta. A partir de ahí, solo su acento le habría hecho parecer un extraño en la selección ideal para su fútbol.

P.D. Por supuesto, en Argentina son muchos lo que valoran y agradecen a Messi que juegue con Argentina. Sivan estas líneas de un aficionado como ejemplo. "Once años tenía Messi cuando empezó a inyectarse hormonas para poder jugar a la pelota (...) Ni un pelo en los huevos tenía cuando se pinchaba él solito la pierna (...) El planeta está lleno de pecho fríos. Nuestro país está lleno de pecho fríos. De vez en cuando aparece uno con huevos, uno que se la banca de verdad. Messi es uno de ellos. Por eso sufre la carga de que lo comparen con Maradona, el más grande de toda la historia. A vos si tenes suerte te comparan con tu papá". Pue eso.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios