Aun 'sin' Messi, el Barça deja en evidencia a Solari... (y en ridículo a la Grada Fans)

Poner en valor haber eliminado a Melilla, Leganés y Girona fue un mal presagio para el Real Madrid, que hizo méritos para ganar, pero volvió a perder contra un Barça a medio gas

Foto: Solari, durante la semifinal de Copa contra el FC Barcelona en el Bernabéu. (EFE)
Solari, durante la semifinal de Copa contra el FC Barcelona en el Bernabéu. (EFE)

"Hemos tenido que superar muchas eliminatorias para llegar aquí: frente al Girona, antes contra el Leganés y la del Melilla". No sé si será casualidad, pero este ridículo mensaje de Santiago Solari en la víspera de recibir al FC Barcelona en la vuelta de la semifinal de Copa (0-3) fue el mismo que se exhibió en la Grada Fans del Santiago Bernabéu, calificada de "patética y teledirigida" por Michael Robinson y "de gorrones" por Alfonso Ussía.

Yo añadiría que también es artificial, la única explicación para hacer el ridículo de semejante manera en los prolegómenos de todo un Clásico. Hay cosas que no se pueden copiar y por supuesto comprar. Cada afición es como es. La madridista siempre se ha caracterizado por ser fría, señorial y exigente, empezando por sus propios jugadores, y para su desgracia se está acostumbrando a perder contra el Barça en el Bernabéu mientras un grupo más o menos numeroso de 'fans' el término lo dice todo vestidos obligatoriamente de blanco animan... partitura en mano.

Es verdad que el 0-3 no refleja lo que se vio sobre el campo, pues el Real Madrid hizo méritos para ganar el partido y su rival, muy pocos. Sin embargo, no lo es menos que Messi no apareció en toda la noche y aun así su equipo volvió a ganar con holgura en Madrid, esta vez gracias a la eficacia goleadora de Luis Suárez y a un providencial Ter Stegen. El Barça se mete en una nueva final de Copa, la sexta consecutiva y la quinta que puede ganar también de manera consecutiva, mientras el Madrid volverá a verla por la tele. Por eso, alardear de haber eliminado a equipos, con todos mis respetos, tan modestos como el Girona, el Leganés y no digamos ya el Melilla, chirrió en boca de Solari y llamó la atención verlo en el mencionado 'tifo' desplegado en la Grada Fans. Quién sabe, quizás es el fiel reflejo del momento de debilidad que vive el Real Madrid tras la marcha del mayor goleador de su historia.

"La palabra 'injusto' sobra en el fútbol", dijo Solari al término del partido. "Ellos tuvieron contundencia y nosotros generamos muchísimas ocasiones, pero no las marcamos. Hemos caído con honor", añadió. No le falta razón al técnico argentino, pero algo muy parecido le sucedió a Julen Lopetegui y ya vimos dónde y cómo acabó. La marcha de Cristiano Ronaldo no podía salirle gratis al Real Madrid y en partidos del tamaño de los clásicos es normal que la ausencia del portugués se notara y se siga notando. Vinícius sigue progresando adecuadamente, pero a sus 18 años está muy lejos, a años luz todavía, de poder hacer olvidar a CR7. Lo mismo o parecido sucede con Reguilón, quien hizo un buen partido, pero no es Marcelo, de nuevo suplente.

En apenas tres días, el Barça volverá al Bernabéu, esta vez con la posibilidad de alejar al Real Madrid a 12 puntos en LaLiga y se supone que con un Messi mucho más activo que el que se vio en la eliminatoria copera, pues menos es complicado. Solari tendrá que volver a tomar decisiones delicadas, toda vez que tiene muchos frentes abiertos en el vestuario. En una cena con el presidente, el director general y el director de fútbol supuestamente secreta, pero de la que no tardaron en conocerse detalles, el argentino dijo que moriría con sus ideas, aunque viendo algunas de ellas, la verdad es que cuesta creerlo.

Este fue el 'tifo' que se desplegó en la Grada Fans del Bernabéu.
Este fue el 'tifo' que se desplegó en la Grada Fans del Bernabéu.

Un técnico sin poder ni autoridad

Porque, ¿qué decir del caso Bale? Los medios no tardaron en airear que "en el Real Madrid", es decir, su presidente, "no entienden" —sí, en plural, para disimular— que la Liga denunciara al galés por su corte de mangas tras marcar el tercer gol para los blancos en el derbi del Wanda Metropolitano y no lo hiciera contra el Atlético de Madrid por el trato que recibió Courtois. Es decir, que en lugar no ya de afear e incluso castigar la conducta de Bale, algo que en otros tiempos sí habrían hecho "en el Real Madrid", Florentino Pérez apeló al 'y tú más' y vio detrás de la denuncia de LaLiga una mano negra. Ya saben, cree el ladrón que todos son de su condición...

Como quiera que el Comité de Competición archivó dicha denuncia al no considerar el árbitro oportuno modificar el acta del Atlético-Real Madrid, Bale podía jugar contra el Barcelona en la vuelta de la semifinal de Copa, aunque Solari decidió volver a dejarle en el banquillo. Eso sí, el técnico argentino tampoco afeó el comportamiento de su futbolista en el Metropolitano, así como sus desplantes en el banquillo del Ciutat de València, donde tampoco celebró su gol con Lucas Vázquez. A falta de poder, pues en el Real Madrid este lo acapara el presidente, a Solari solo le queda imponer la autoridad, aunque viendo la diferencia de trato con Isco y con Bale, su mando en plaza debe de estar bajo mínimos....

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios