Florentino, tú eres el culpable (y lo sabes)

Lopetegui estaba sentenciado y será ajusticiado, pero el culpable es Florentino Pérez, más preocupado en hacer obras en el Bernabéu que en suplir bajas tan importantes como la de Cristiano

Foto: Caricatura Florentino Pérez. (Raúl Arias)
Caricatura Florentino Pérez. (Raúl Arias)

“Lopetegui está sentenciado, ya se ha tomado una decisión”, aseguró un periodista de tantos al poco de consumarse la derrota del Real Madrid contra el Levante (1-2). Sin embargo, después de ese partido Julen se reunió con Florentino Pérez en las entrañas del Bernabéu y el presidente no le comentó nada sobre su posible destitución. ¿Pero no había tomado ya la decisión? Claro que sí, solo que aún no tenía un sustituto y había que ganar tiempo, sin importarle un bledo que para ello hubiera que humillar a un entrenador que pagó muy caro su fichaje por el Real Madrid.

El guipuzcoano preparó el partido de la Champions contra el Viktoria Plzen, el primer 'match ball' que debía superar si quería llegar al Clásico que se disputaba en Barcelona y donde el FC Barcelona le despidió con una 'manita' (5-1 y sin Messi). Con Lopetegui de cuerpo presente en la Ciudad Real Madrid de Valdebebas, empezaron a salir nombres de posibles sustitutos. Desde Antonio Conte, aunque parece que fue el propio italiano quien se ofreció y curiosamente será el elegido, hasta el actual técnico del Castilla, Solari, o el también ex madridista Guti, para acabar incluso hablando -y no por hablar- de Mourinho.

"Gracias por el esfuerzo, Lopetegui. Adiós", escribió en su cuenta de Twitter un tertuliano político -sí, político, no deportivo, aunque sabido es que de fútbol y de medicina todo el mundo opina-. Un comentario gratuito, pero también revelador, pues todos sabemos que algunos que van de madridistas son antes florentinistas. El mencionado tuit me recordó aquella deplorable portada de 'Marca' sobre la destitución de Pellegrini: "Estás despedido, Manolo". No, no es casualidad que la mano que está detrás de estos ajusticiamientos sea la misma. Lopetegui estaba sentenciado y el objetivo de la propaganda era que se supiera. Que fuera un secreto a voces y que una vez más el cornudo fuera el último en enterarse.

Es asombroso cómo Florentino Pérez es capaz de generar un estado de información-opinión del que él siempre sale indemne y sin necesidad de dar la cara o abrir la boca. Bueno, sin abrirla públicamente, pues en privado es precisamente él quien se encarga vía telefónica de señalar la presa y cargar las escopetas. Qué no comentaría el presidente de ACS en el palco del Bernabéu durante y después del 1-2 ante el Levante, que hasta Emilio Butragueño no se atrevió a ratificar a Julen. No debió de ser así tras la pírrica victoria ante el Viktoria Plzen, pues el Buitre aseguró que el técnico estaría en el Camp Nou, aunque, efectivamente, Lopetegui seguía estando sentenciado y la decisión está tomada -y reafirmada tras el 5-1 del Camp Nou- a falta de encontrarle un sustituto.

Florentino Pérez mira a Zidane, durante la rueda de prensa de despedida del francés. (EFE)
Florentino Pérez mira a Zidane, durante la rueda de prensa de despedida del francés. (EFE)

Florentino puede ser cualquier cosa, menos tonto, de ahí que sepa que la destitución de Julen no es sino el reconocimiento de su fracaso. Es lo que tiene ser el director deportivo sin estar capacitado para ello, sobre todo si al mismo tiempo se ejerce también de director de obras, algo de lo que sabe mucho, por no decir demasiado... La realidad, y esto es algo que sabe muy bien el madridismo, es que el señor Pérez lleva dos veranos debilitando la plantilla con salidas como las de Pepe, James, Morata y Cristiano. Su prioridad ya no es fichar galácticos, sino techar y remodelar el Estadio Santiago Bernabéu, para lo cual pedirá un préstamo de casi 600 millones de euros.

Y, claro, la pérdida de calidad acarrea necesariamente pérdida de competencia, algo que Zidane vio claro cuando tomó la decisión de dimitir y que Lopetegui en ningún momento se paró a pensar. Ganar tres Champions consecutivas, pero la última en la misma temporada en la que el Real Madrid quedó tercero en la Liga a 17 puntos del FC Barcelona, era todo un síntoma. "La Liga es más difícil de ganar que la Champions", reconoció públicamente Zizou, de ahí que tampoco es de extrañar que en su despedida dijera que "mi mejor momento en el Madrid fue ganar la Liga”. Esto es así, aunque, claro, Florentino tiene a su corte de palmeros que ya se encargan de vender otra cosa. Da igual que para ello tomen por estúpidos a sus lectores, oyentes o telespectadores.

Zidane vaticinó lo que pasaría

Todo empezó el 30 de mayo, cuando Zinedine Zidane presentó su dimisión tan solo cuatro días después de levantar su tercera Champions consecutiva. El francés lo tenía claro y se plantó en el despacho de Florentino en ACS, sí, el de su empresa y desde el que dirige el Real Madrid, tal y como le confesó al juez Eloy Velasco cuando declaró como testigo en la Audiencia Nacional por la Púnica. “Uno no puede estar preparado para una noticia como esta", reconoció Pérez, a quien, efectivamente, la dimisión de Zidane le pilló con el pie cambiado. Pochettino, Allegri, Klopp, Naggelsman o Löw fueron algunos de los nombres que el Real Madrid sondeó con mayor o menos insistencia o interés, pero ninguno fue posible.

Al igual que sucedió con Rafa Benítez, Florentino hizo caso a su director general, José Ángel Sánchez, quien a falta de otro y como quiera que el tiempo apremiaba le planteó la opción de Lopetegui. El hecho de que Julen no solo acabara de renovar su contrato como seleccionador español sino que incluso estuviera a punto de debutar en el Mundial de Rusia no fue ningún impedimento para el presidente del Real Madrid. Su ascendencia sobre el recién nombrado presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, le llevó a irrumpir en la concentración de la Selección en Krasnodar como un elefante en una cacharrería. Adiós Mundial.

Julen Lopetegui, en el banquillo del Camp Nou. (Reuters)
Julen Lopetegui, en el banquillo del Camp Nou. (Reuters)

Lo comentó Carlos Queiroz recientemente: "Cuando tienes una oferta del Real Madrid, primero aceptas y luego piensas". Y esto fue lo que hizo Julen Lopetegui cuando el Real Madrid le llamó a Rusia para ofrecerle el puesto, aunque en su caso primero aceptó y no tuvo ni tiempo para pensarlo, pues fue decapitado por Luis Rubiales. Con nueve títulos en apenas dos años y medio, Zizou demostró ser un buen jugador de póker y se plantó cuando vio que ya no iba a ser fácil seguir ganando y que podía perderlo todo. "Me voy por el bien del equipo. Conmigo hubiese sido complicado ganar el año que viene. Lo hemos visto en los momentos complicados. Hay que saberlo cuando estás en este club", dijo el francés, para añadir: "No quiero acabar mal. Quiero terminar cuando todo va bien. Ya lo hice como jugador. No veo tan claro seguir ganando y hay que hacer un cambio". Es evidente que Zidane hizo lo que tenía que hacer. El tiempo le está dando la razón y es Florentino quien no ha sabido dar el cambio que el Real Madrid necesitaba tras vender a un futbolista con 50 goles de media por temporada.

Lopetegui ha pecado de ingenuo desde el día en que aceptó la oferta que le hizo Pérez. Primero le costó el cargo de seleccionador, pues fue la excusa perfecta para que Rubiales, a quien la Selección le importa lo mismo que a su 'amigo' Florentino, le pasara factura por no haberle votado en las elecciones a la presidencia de la RFEF. El clientelismo funciona así. Y ahora le costará el puesto en el Real Madrid y pasar a la historia como el segundo técnico con peores registros. Julen tenía el respaldo de la mayoría de sus jugadores, pero nunca tuvo la confianza suficiente del director deportivo ni, sobre todo, su respaldo con fichajes. Efectivamente, como él mismo se encargó de recordar en la previa del Clásico, Julen seguirá respirando a pesar del 5-1 e, incluso, lo hará más tranquilo. El gran culpable de la situación del Real Madrid -¡¡¡noveno clasificado en la Liga!!!- no es Lopetegui ni tampoco la prensa, como quiso hacer ver Marcelo, sino Florentino. Y lo sabe, que diría Julio Iglesias.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios