Al menos la agresión de Verdon a su pareja no fue tapada por su club...

A diferencia de, por ejemplo, otro futbolista al que su club no solo sacó de comisaría sino que silenció el asunto, el caso del alavesista Verdon vio la luz y tendrá consecuencias

Foto: Verdon, durante un entrenamiento con el Alavés. (EFE)
Verdon, durante un entrenamiento con el Alavés. (EFE)

La noticia se conoció casi 24 horas después de producirse los hechos, pero se conoció, lo cual ya es de celebrar, pues no sería la primera vez que un club de fútbol tapa un caso de estas características. La Ertzaintza detuvo este miércoles en un conocido hotel de Vitoria a Olivier Verdon, futbolista del Deportivo Alavés, acusado de agredir a su pareja, a la que, según testigos presenciales, llegó a arrastrar del pelo por los pasillos del establecimiento hotelero. El central francés, aunque internacional por Benín, fue puesto en libertad con cargos y a la espera de juicio después de haber pasado la noche en dependencias policiales y declarar ante el juez de guardia.

La Ertzaintza recibió un aviso de que se estaba produciendo un incidente entre un hombre y una mujer en el mencionado hotel de la capital vasca. Hasta allí se desplazaron patrullas policiales que, después de las averiguaciones oportunas, detuvieron a Verdon por un presunto delito de violencia de género. A su pareja, que no presentó denuncia contra el reciente fichaje del Deportivo Alavés, se le han abierto diligencias por un delito de violencia doméstica, pues en el atestado también consta un parte de lesiones presentado por el internacional beninés.

[La dura carrera de Aleix Vidal y su curiosa cesión del Sevilla al Alavés]

"La detención del jugador Olivier Verdon se ha producido como consecuencia de hechos que afectan a su ámbito estrictamente personal, y que en modo alguno guardan relación con la actividad deportiva del jugador ni con el Deportivo Alavés, encontrándose en la actualidad instruyéndose las oportunas diligencias judiciales". Así reza el comunicado emitido por el club babazorro en su página web, en el que también se apela a la presunción de inocencia, se asegura que tomará "las medidas que procedan" en función del resultado que arrojen las actuaciones judiciales, por la que muestra su "respeto absoluto", y, como no podía ser de otra forma, deja claro que "está en contra, rechaza y condena expresa y firmemente cualquier tipo de violencia, y en especial la de género".

Como es habitual en estos tiempos en que las redes sociales son un gran juzgado de guardia, donde los juicios son tan rápidos como muchas veces precipitados, la noticia de la detención de Verdon por la presunta agresión a su pareja provocó reacciones tan dispares como la de quienes pedían su expulsión inmediata del Deportivo Alavés e incluso cuestionaban que el club apelara a la presunción de inocencia, junto a otras en las que se ponía el foco en que el futbolista también sufrió agresiones por parte de su pareja, pero solo él pasó la noche en el calabozo. Lamentable, pero cierto, sobre todo si como en este caso la mujer no denuncia la agresión y sale de los juzgados de la mano del futbolista como si nada hubiera pasado.

Aún no había sido presentado

Por suerte para el Deportivo Alavés, Verdon fue fichado hace apenas tres semanas, de ahí que ni siquiera haya sido presentado de manera oficial. Lo más probable es que a Josean Querejeta, máximo accionista del club vitoriano, no le tiemble el pulso y este defensa de 23 años que llegó procedente del Sochaux-Montbeliard, de la Ligue-2 francesa y tras haber disputado la Copa de África disputada en Egipto, no siga a las órdenes de Asier Garitano. Lo cierto es que su continuidad no estaba nada clara, aunque este lamentable incidente, de una gravedad mayor de lo que puede parecer, debería resultar definitiva para él.

En cualquier caso, dada la gravedad de los hechos y al tratarse de un personaje público, lo más importante es que, como comentaba al principio, haya salido a la luz. Y es que, aunque cueste creerlo y tampoco pueda ofrecer todos los detalles que me gustarían, no habría sido la primera vez que un club de fútbol saca a un jugador de la comisaría tras ser detenido por malos tratos y se encarga de tapar el asunto para no comprometer su imagen.

Normal que haya futbolistas que se sientan impunes, y creo que no hace falta dar nombres para explicar a qué me refiero, aunque la culpa no es solo de ellos sino también de quienes, debido al dinero que se mueve a su alrededor, los protegen hasta el punto de convertirse en cómplices. El Deportivo Alavés no lo ha sido, al menos de momento, de Verdon, a quien ser detenido por agredir a su pareja no debe salirle gratis.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios