Por qué Pablo Laso es el único entrenador que repite en la mesa de Florentino

En los años que Pablo Laso lleva al frente del Real Madrid de baloncesto el equipo de fútbol lleva seis entrenadores, Zidane por partida doble, y con un título menos que el vitoriano

Hace unos días, en plena vorágine por el inminente cierre del mercado futbolístico español, el Real Madrid anunció que había llegado a un acuerdo con Pablo Laso para ampliar el contrato del entrenador de su equipo de baloncesto hasta 2021. El vitoriano lo había renovado hasta 2020 en octubre de 2017, con lo que con este nuevo acuerdo amplía una campaña más su vinculación con el club que preside Florentino Pérez, aunque los responsables de su gestión sean en este caso Juan Carlos Sánchez como director de la sección y Alberto Herreros como director deportivo.

Cuando Pablo Laso llegó al banquillo del Real Madrid de baloncesto, y concretamente lo hizo el 21 de junio de 2011, al primer equipo de fútbol lo entrenaba el portugués Jose Mourinho, quien había llegado un año antes procedente del Inter de Milán. Pues bien, en estos ocho años y dos meses que han transcurrido desde entonces, el entrenador vasco ha visto pasar por el banquillo del Bernabéu, además de al mencionado Mourinho, a Ancelotti, Rafa Benítez, Zidane, Lopetegui, Solari y de nuevo Zidane. Es decir, seis técnicos diferentes, y en el caso del francés, por partida doble.

[Pablo Laso, tras los pasos de Ferrandiz y Sainz: cumplirá 10 años en el Real Madrid]

Para dejar constancia de ello, basta con ver las fotos de la tradicional comida de Navidad del Real Madrid, en las que, salvo Julen Lopetegui, a quien no le dieron tiempo ni de comerse el turrón, aparecen cinco entrenadores de fútbol distintos compartiendo mesa y mantel con el presidente, Florentino Pérez, y su homólogo del equipo de baloncesto, Pablo Laso, el único que repite, algo que a día de hoy no creo que todo el mundo se atreva a asegurar que ocurrirá las próximas navidades en el caso de Zidane.

Con el técnico vitoriano el Real Madrid de baloncesto ha ganado cinco Ligas Endesa (2013, 2015, 2016, 2018 y 2019), cinco Copas del Rey (2012, 2014, 2015, 2016 y 2017), y cuatro Supercopas de España (2012, 2013, 2014 y 2018), además de dos Euroligas (2015 y 2018) y una Copa Intercontinental (2015). En total, 17 títulos tras disputar 24 finales de 33 posibles. Además, Laso ha sido elegido mejor entrenador de la Liga Endesa en cuatro ocasiones y dos de la Euroliga y, tal y como señalan los especialistas, ha conseguido que el Real Madrid despliegue un juego reconocible, alegre y atractivo.

Por contra, desde la temporada 2011-12 el Real Madrid de fútbol solo ha ganado dos Ligas (2011-12, con Mourinho y 2016-17, con Zidane), una Copa del Rey (2013-14, con Ancelotti) y dos Supercopas de España (2012, con Mourinho y 2017, con Zidane), mientras que a nivel internacional levantó cuatro Champions (2013-14, con Ancelotti, y 2015-16, 2016-17 y 2017-18, con Zidane), los correspondientes cuatro Mundiales de Clubes (2014, 2016, 2017 y 2018) y tres Supercopas de Europa (2014, 2016 y 2017). En total, 16 títulos, uno menos que Laso y compartidos por tres técnicos, pues los otros tres no ganaron ninguno.

Diferencias entre baloncesto y fútbol

En febrero de 2016, es decir, hace ya tres años y medio, escribí un artículo en el que daba diez posibles diferencias entre la gestión de los equipos de fútbol y de baloncesto del Real Madrid. La primera, y quizás también la más importante de todas, era la independencia deportiva que tienen los citados Juan Carlos Sánchez y Alberto Herreros como máximos responsables. Con ellos Pablo Laso tenía y sigue teniendo dos tapones, nunca mejor dicho, que no solo le ayudan, sino que sobre todo protegen a la hora de desempeñar su labor, pues impiden al presidente interferir en él.

Pablo Laso, durante un partido del Real Madrid de la temporada pasada. (EFE)
Pablo Laso, durante un partido del Real Madrid de la temporada pasada. (EFE)

La segunda diferencia con el fútbol, consecuencia directa de la primera, era y es la estabilidad, la cual precisamente se confirma con la continuidad del técnico en el banquillo, mientras el del Bernabéu vio pasar tres la temporada pasada. La estabilidad enlaza y es consecuencia a su vez con la tercera: la paciencia. Como en todo el deporte profesional, esta es la pescadilla que se muerde la cola. Si hay paciencia con el entrenador, los éxitos suelen terminar llegando y son estos los que han dado estabilidad a la sección de baloncesto del Real Madrid. Ya lo djio Laso: "El Madrid no puede vivir de momentos. Los grandes equipos viven de trayectorias".

En casa de Herreros...

Juego de palabras en referencia al papel de Alberto Herreros, quien nunca ha dudado en salir en defensa del técnico, independientemente de lo que pensaran en las altas esferas del propio club, que es lo que nunca hará Emilio Butragueño. "No, no hay debate. Pablo Laso es entrenador del Real Madrid, tiene contrato, y personalmente no veo ningún debate en el tema. Es nuestro entrenador", señaló Herreros con rotundidad una de las veces en las que Laso estuvo cuestionado. Y es que, al menos desde fuera, la sección de baloncesto del Real Madrid transmite sensatez, sobre todo desde que Florentino Pérez se entrometiera por penúltima vez, cuando el entrenador era Ettore Messina y Jorge Valdano director general de todo el club, si bien no sentía el baloncesto como parte de sus funciones.

¿El resto de diferencias? Algo han podido cambiar, pero eran tener un bloque de la casa, el buen funcionamiento como equipo, un estilo definido, un capitán respetado como es Felipe Reyes, haber eclipsado al Barça... Por último, destaqué que, a diferencia del fútbol, el baloncesto está mucho menos intoxicado, en gran medida porque la presión de los medios es mucho menor. De ahí que Pablo Laso aspire a cumplir diez temporadas ininterrumpidas como entrenador del Real Madrid, una marca solo al alcance de Lolo Sainz y Pedro Ferrándiz, que estuvieron 13, aunque el segundo no consecutivas.

Como escribí entonces y me reafirmo ahora, los diez motivos por los que el Real Madrid de baloncesto es más estable e incluso exitoso que el de fútbol se resumen en el primero: que el presidente no se entrometa en la parcela deportiva y se dedique a la económica, aunque es cierto que en ocasiones ambas estén estrechamente ligadas. La ventaja es que Florentino no sabe de baloncesto y lo sabe. El problema, que tampoco de fútbol, pero él se cree que sí.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios