El 'procés' y la misteriosa mordida en el fichaje de Griezmann por el Barcelona

El cerco sobre el "abogado barcelonés que cobró 7 millones de comisión en el fichaje de Griezmann" podría salpicar al presidente del Barça, de ahí la estrategia 'indepe' de Bartomeu

Foto: Josep María Bartomeu, junto a Antoine Griezmann en la presentación del francés como jugador del Barça. (EFE)
Josep María Bartomeu, junto a Antoine Griezmann en la presentación del francés como jugador del Barça. (EFE)

Del mismo modo que hay una nota de los Mossos d’Esquadra que demuestra que el 'procés' nació para tapar la corrupción del 'caso 3%', lo cual tratándose de política dudo que a nadie le extrañe, el hecho de que el presidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu, se haya envuelto en la 'estelada', aunque nunca se haya proclamado independentista, también podría obedecer a una estrategia para tapar un oscuro asunto que puede explotar en cualquier momento y que afectaría, aunque fuera indirectamente, al máximo dirigente culé.

El caso es que hace apenas un mes, el diario El Mundo desveló que Antoine Griezmann negoció, por escrito y nada menos que en marzo, el pago de 14 millones de euros en comisiones por su fichaje por el Barça. El entonces todavía jugador del Atlético de Madrid se intercambió una serie de correos electrónicos, a cuyo contenido tuvo acceso el citado medio. En ellos no solo abordó su marcha al conjunto azulgrana a final de temporada, "sino también lo que éste debía pagar a sus asesores, la mayoría familiares, y a un mediador clave".

[El comunicado del Barcelona y la lección de 'seny' de Chen, el dueño chino del Espanyol]

Según siempre la mencionada y contrastada información, fue el abogado personal de Griezmann, Sevan Karian, quien le remitió una propuesta, con copia a su padre y a su hermana, en el que se fijaron las cantidades y las personas a las que se debía abonar un porcentaje por haberle ayudado a cerrar su fichaje por el Barça. Sí, cerrar, y de ahí las quejas e incluso la denuncia del Atlético de Madrid. Aunque les puso sobre aviso, el francés ocultó al club con el que tenía contrato en vigor el acuerdo que había cerrado y que esperó a después del 1 de julio, es decir, cuando su cláusula bajó de 200 a 120 millones, para irse.

Pero, volviendo al meollo de la cuestión, pues el resto quedó en una ridícula multa de 300 euros al Barcelona impuesta por la juez única de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF), en los correos electrónicos que reflejaban las conversaciones se abordó el pago de cuatro grandes lotes de comisiones. El primero, asignado a la hermana y agente de Griezmann y a su padre; el segundo, al abogado del jugador; el tercero, a un comisionista francés que ya había participado en las negociaciones del año anterior, aunque su cantidad era testimonial, de ahí que fuera él quien sacara a la luz los correos electrónicos; y el cuarto, el más importante de todos, pues se elevaba a 7 millones de euros, era para un abogado barcelonés a que se le considera mediador clave en la operación.

Pancarta política en el Camp Nou en el FC Barcelona-Sevilla. (EFE)
Pancarta política en el Camp Nou en el FC Barcelona-Sevilla. (EFE)

Se estrecha el cerco sobre el mediador

Pues bien, en los mentideros futbolísticos no solo se da por hecho que el nombre de este misterioso mediador saldrá a la luz en breve, sino que puede guardar una estrecha relación con Bartomeu, con lo que ello lógicamente le comprometería. Igual así empezaría a entenderse, además del empeño del presidente del Barcelona en fichar a Griezmann en contra del sentir de muchos culés, su repentina radicalización política y, lo que es peor, a la que está arrastrando a su club.

Es cierto que el máximo dirigente azulgrana lleva tiempo pregonando "el derecho a decidir, que la gente vote". Sin embargo, del mismo modo que en privado siempre se ha mostrado en contra de la independencia y públicamente nunca se ha declarado a favor, últimamente no ha impedido que en el Camp Nou aparezcan pancartas a favor de los políticos presos y basta con leer el comunicado oficial del club tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo para confirmar cómo está politizando el Barça.

Las nuevas revelaciones que están surgiendo, y que difícilmente aflorarán desde medios catalanes, pueden colocar en una delicada situación al dirigente culé. ¿Cómo explicaría esa mordida de 7 millones a un "mediador clave en el fichaje de Griezmann" que encima guardara relación con él? Buscando posibles coartadas, Bartomeu quizá intentaría blanquearse en su ‘foro estelado’, pues siempre podría convencer a los suyos de que se trata de un montaje como represalias de Madrid por su independentismo. Ya saben, algo nada novedoso como parapetarse en aquello de "España nos roba", mientras son otros los que lo hacen...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios