Las futbolistas levantan la voz, aunque a alguna aún le mande callar hasta la Tato

En el I Convenio Colectivo del Fútbol Femenino hay un artículo que defiende la libertad de expresión de las jugadoras, aunque en algún club como el Athletic por lo visto no se han enterado

Foto: María Tato junto al presidente del Athletic, Aitor Elizegi, durante un entrenamiento del equipo femenino (EFE).
María Tato junto al presidente del Athletic, Aitor Elizegi, durante un entrenamiento del equipo femenino (EFE).

“El hombre es un lobo para el hombre”, escribió Thomas Hobbes en su obra 'El Leviatán' para referirse a que el estado natural del hombre lleva a una la lucha continua contra su prójimo. Según el filósofo inglés, es de considerar que el hombre puede presentar una conducta buena e intachable, pero también destructiva y egoísta, específicamente cuando se mueve por sus propios intereses, por ejemplo, un ascenso en el trabajo".

Aunque lo cierto es que Hobbes no lo especificó, es de suponer que cuando aseguró de que el hombre es un lobo para el hombre, daba por sentando que la mujer también es una loba para la mujer. Si más de cuatro siglos después alguien tiene dudas al respecto, basta con ver lo que está sucediendo en el fútbol femenino español, donde abogadas, en teoría sindicalistas, defienden los intereses de la patronal y van en contra de los de las jugadoras, algunas veteranas hacen la vida imposible a las más jóvenes y no faltan dirigentes capaces incluso de consentir que a estas últimas se les coarte su libertad de expresión, además de su derecho a elegir.

[Las futbolistas llevan su caso a la Audiencia Nacional]

"Este año estamos implicadas 17, pero el siguiente podemos ser 100. Esto tiene que ser una lucha de todas, donde también podamos dar nuestra opinión (cada una tendrá la suya), sin miedo, ya que está en juego nuestro futuro. Espero que esto nos sirva para aprender". Se puede decir más alto, medición que hoy en día marca el número de 'followers', pero no más claro. Este fue el valiente mensaje de Anna Torrodà (Barcelona, 21 de enero de 2000), la futbolista del RCD Espanyol ​incluida en la polémica Lista de Compensación que figura en el Artículo 20 del I Convenio Colectivo del Fútbol Femenino por el que sus clubes pueden poner precio a su libertad a pesar de acabar contrato.

La primera reacción llegó de una jugadora del FC Barcelona, Aitana Bonmatí, quien escribió en catalán: "Muy injusto. Espero que cada una de vosotras podáis decidir libremente vuestro futuro sin estar condicionadas. Hoy soy vosotras, pero mañana serán otras... FORÇA". "¡Seguiremos luchando, juntas somos más fuertes! Solo queremos el derecho a decidir nuestro futuro... las 17 implicadas y todas las que podrían estar afectadas en los siguientes años si esto no cambia", añadió otra de las afectadas, Damaris Egurrola, por la que el Athletic Club pretende cobrar 250.000 euros cuando su ficha no ha llegado a los 24.000 e incluso estuvo toda una temporada sin cobrar, tal y como denunció su padre.

Anna Torrodà, futbolista del RCD Espanyol y de la Selección española
Anna Torrodà, futbolista del RCD Espanyol y de la Selección española

Ana Torrodà también recibió el apoyo de otra joven futbolista, aunque no incluida en la Lista de Compensación, como la realista Lucía Rodríguez: "Esto es algo que nos afecta a todas, no solo a las que este año están implicadas, y que debe solucionarse cuanto antes. Todo mi apoyo @annatorroda6". Aunque más importante aún puede considerarse el respaldo de una veterana como la sevillista Virginia García: "¡Todo mi apoyo a nuestras jóvenes promesas! Vamos a cuidarlas y a darles una solución por el bien del fútbol español!". Efectivamente, esto es precisamente lo que necesita el fútbol femenino español, que se proteja el talento, en lugar de provocar casos como el Ona Batlle, quien se ha marchado al Manchester United por cero euros, cuando la UD Levante pretendía que el FC Barcelona o el Real Madrid pagaran por ella 500.000 euros. De locas.

El Artículo 35 sobre la libertad de expresión

No fueron muchas, aunque sí las suficientes, las futbolistas que se sumaron a la reivindicación de Torrodà, sobre todo teniendo en cuenta el miedo que tienen a expresarse libremente. De hecho, a una de ellas se le 'aconsejó' desde su propio club que retirara un mensaje de apoyo a sus compañeras. Por si en algunos departamentos de comunicación —o de incomunicación, según los casos— lo desconocen, según el Artículo 35 del I Convenio Colectivo del Fútbol Femenino, en el que se hace referencia a la Libertad de expresión, "las Futbolistas Profesionales tendrán derecho a manifestar libremente su pensamiento sobre cualquier materia y, en especial, sobre los temas relacionados con su profesión, sin más limitaciones que deriven de la Ley y del respeto a los demás".

I Convenio Colectivo del Fútbol Femenino, que está impugnado por UGT
I Convenio Colectivo del Fútbol Femenino, que está impugnado por UGT

Esto es algo que debería preocupar, por ejemplo, a María Tato, la vicepresidenta del Athletic y máxima responsable de sus equipos femeninos, quien, al igual que el innombrable presidente de la RFEF, realizó una defensa a ultranza de los derechos de las futbolistas cuando lo único que hacen es utilizarlas con un populismo que asusta. Es curioso ver cómo el mismísimo presidente rojiblanco, Aitor Elizegi, se aferra cuando le interesa a un convenio colectivo que ni siquiera ha firmado, en lugar de pararse a pensar por qué sus mejores futbolistas, léase Damaris Egurrola y Maite Oroz, van a marcharse de un club en el que, al menos en teoría y siendo lo que siempre ha sido, podrían tenerlo todo para ser felices, pero en el que, sin embargo, llevan años sintiéndose maltratadas.

Por cierto, entre las futbolistas ya no cuela —o al menos no debería, salvo que sucumban a las amenazas— lo que AFE va diciendo sobre que haber denunciado la Lista de Compensación a la Audiencia Nacional pone en peligro el I Convenio Colectivo del Fútbol Femenino. En realidad el único que lo puso en peligro fue su todavía presidente, David Aganzo, quien al dejar fuera de la firma a UGT logró que este sindicato con 130 años de historia lo impugnara, de ahí que siga sin estar en el BOE. Lo único que hace Futbolistas ON es defender las intereses de las futbolistas, quienes poco a poco van perdiendo el miedo a hablar, prueba de ello es el histórico comunicado que hicieron este viernes, aunque a alguna pobre aún le quiera hacer callar hasta la Tato...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios