Piqué, el provocador al que nunca se le agradecerá romperse la cara por España

Le gusta provocar y sabe que lo logra, pero su figura como futbolista del FC Barcelona y de la Selección española se merece un respeto que muchos no le tienen y tampoco les interesa

Foto: Gerard Piqué es tratado por Óscar Celada, médico de la Selección, en el España-Suiza del Mundial 2010. (EFE)
Gerard Piqué es tratado por Óscar Celada, médico de la Selección, en el España-Suiza del Mundial 2010. (EFE)

Hace unos días, Gerard Piqué concedió una entrevista al diario deportivo catalán 'L'Esportiu' con motivo del décimo aniversario del primer y único Mundial ganado por la Selección española. El jugador del FC Barcelona recordó cómo "en el primer partido me abrieron la ceja, en el segundo el labio, y en dos días, en un entrenamiento, me dieron un pelotazo en la boca y me abrieron de nuevo el labio".

Con 102 internacionalidades, Piqué figura entre los once jugadores que más veces han vestido la camiseta de España, junto a Ramos, Iker Casillas, Xavi, Iniesta, Zubizarreta, Silva, Busquets, Xabi Alonso, Cesc Fàbregas y Fernando Torres. Por cierto, nunca está de más destacar que no es casualidad que cinco de estos futbolistas jugaron juntos en el Barça de Pep Guardiola y en aquella Selección campeona del mundo, que completarían los también azulgranas Puyol y Villa.

"Recuerdo a Vicente del Bosque diciendo 'pero qué mala suerte tiene este chico'. Pero sí: me rompí la cara por España. ¡Viva el Rey!", añade Gerard en la citada entrevista sobre el Mundial de Sudáfrica 2010, para a continuación vacilar a su entrevistador: "Ya tienes el titular". Y es que, por si alguien no se ha dado cuenta todavía, Piqué es un provocador nato. Consciente de su tirón mediático, saca petróleo de cualquier declaración pública o mensaje en redes sociales, de ahí lo ridículo que es tomárselas en serio, salvo que lo que se busque es precisamente polemizar.

Quién no recuerda la respuesta que le dio al periodista que le preguntó por las declaraciones de Álvaro Arbeloa, en las que el entonces jugador y ahora entrenador madridista este aseguraba que "un día veré a mi amigo Piqué en el Club de la comedia". "Arbeloa no es amigo, es un cono... cido", respondió el catalán, en referencia al mote de cono que se le puso al salmantino, campeón del mundo como él, aunque solo jugara 13 testimoniales minutos contra Honduras, por los 660 del catalán. Es decir, todos los que disputó España, incluidos los 120 de la final contra Holanda.

Y, claro, tras esta contundente contestación, a Arbeloa se le quitaron las ganas de bromear y, en un sucedáneo de entrevista periodística, se puso muy serio: "Yo podría explicar al mundo por qué no soy amigo de Piqué. Quizá él no quedaría en muy buen lugar, pero también es verdad que conozco a su familia, y el respeto que él no tiene a la mía se lo tengo yo a la suya". Este es el problema de seguirle el juego al central del Barça, que puedes salir escaldado, pues él no solo lo sabe, sino que asume las consecuencias.

Jugadores del Sevilla y del FC Barcelona, en el partido de LaLiga del pasado viernes en el Pizjuán. (EFE)
Jugadores del Sevilla y del FC Barcelona, en el partido de LaLiga del pasado viernes en el Pizjuán. (EFE)

Como escaldado salió este sábado el colaborador de un programa en el que se habla del fútbol, pero nunca de fútbol, un pequeño pero importante matiz. "Te has pasado de la raya", fue la respuesta de Piqué al comentario "hay que venir llorado de casa". Tras el empate sin goles del Barça en el Pizjuán, el central declaró que "creo que va a ser muy difícil ganar esta Liga, al no depender de nosotros... Vamos a hacer todo lo posible, pero supongo que se van a perder muy pocos puntos. Vistas las jornadas que han sucedido, va a ser difícil que el Real Madrid pierda puntos. Viendo las dos jornadas que llevamos... Va a ser difícil. Pero, bueno, lo vamos a intentar", sentenció de forma irónica y buscando claramente meter presión a los árbitros y quitársela a su equipo.

Todo un ejemplo de compromiso

No hace falta recordar las veces que Piqué ha tenido que soportar los silbidos de la afición en partidos que ha jugado con la Selección, en muchas ocasiones promovidos por los mismos medios que luego le critican a él por provocar. Ya podrían tener todos su mismo compromiso. Y es que, volviendo al Mundial de Sudáfrica y a la entrevista en 'L'Esportiu', el catalán no tiene ningún problema en reconocer que fue una fiesta para España, y especialmente para él: "Me lo pasé de cojones. Gané el título más grande que uno puede conseguir —sí, por encima de los muchos que ha ganado con el Barça— y conocí el amor de mi vida. Salí de Sudáfrica siendo una persona diferente y viví una experiencia inolvidable".

Pero Gerard no habla solo de él, sino que también tiene un recuerdo para sus compañeros de equipo, algunos de ellos madridistas con quienes tantas veces se le ha intentado enfrentar. "Sería injusto ignorar a Iker Casillas, Sergio Ramos... Lo que no teníamos era una gran estrella. Aquella selección es el mejor ejemplo que por encima de un crack siempre hay el equipo. Y otra cosa que le dirá todo el mundo: buen rollo".

Es verdad que, precisamente por ser un provocador, algunas de sus declaraciones o mensajes en redes sociales no ayudan a generar buen rollo. Pero, aun así, sabiendo que es lo que busca y a lo que se atiene, se ha ganado un respeto como futbolista del Barça y de la Selección que muchos no le tienen y que, efectivamente, en algunos casos incluso les lleva a pasarse de la raya en su búsqueda incesante de aborregar a los aficionados. Porque, aunque nunca se lo van a reconocer, y no digamos ya agradecer, Gerard tiene razón cuando dice "yo me rompí la cara por España". Sin duda un buen titular para una buena entrevista, aunque el elegido fuera otro. Tiene "collons", sí...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios