La razón por la que Florentino Pérez abre la puerta a Sergio Ramos: "Manda más que yo"
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

La razón por la que Florentino Pérez abre la puerta a Sergio Ramos: "Manda más que yo"

El presidente del Real Madrid se parapeta en un salvable asunto económico para no renovar a un futbolista que, como antes Hierro, Raúl, Casillas o Cristiano, considera que le eclipsa

placeholder Foto: Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, abraza al presidente del club, Florentino Pérez.  Pérez
Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, abraza al presidente del club, Florentino Pérez. Pérez

Un mes lleva ya Sergio Ramos con la puerta del Real Madrid abierta de par en par por si a final de temporada quiere marcharse. Como es sabido, el próximo 30 de junio acaba contrato y desde el pasado 1 de enero el central y capitán blanco es libre para negociar con otros clubes, si bien, tal y como indica el artículo 18.3 del Reglamento de Transferencias de FIFA, "un club que desee concertar un contrato con un jugador profesional debe comunicar por escrito su intención a su equipo actual antes de iniciar las negociaciones con él, y cualquier violación de esta disposición estará sujeta a las sanciones pertinentes".

Si Ramos no ha renovado ni otro club ha comunicado al Real Madrid que negocie su fichaje solo puede deberse a dos motivos. El primero, porque su intención es seguir, tal y como se han cansado de repetir tanto él como desde la llamada zona noble del Bernabéu. "Queremos que Sergio esté aquí muchos años porque es uno de los grandes de nuestra historia, una leyenda del club y estamos encantados con él", dijo no hace mucho Emilio Butragueño. El segundo motivo puede ser que el camero no tiene donde irse o no le gusta lo que le ofrecen, al menos en las condiciones económicas y deportivas que pretende a sus 34 años y ante su último gran contrato.

Foto: Sergio Ramos celebra con Hazard su gol al Eibar en el regreso del Real Madrid a LaLiga. (EFE) Opinión

Claro que ese mismo tiempo, un mes y subiendo, lleva su presidente, Florentino Pérez, sin cerrar la renovación de un futbolista que tanto le ha dado a él —salvándole la cabeza con varios goles in extremis marcados con la suya— y por supuesto al Real Madrid, un club al que llegó hace 16 temporadas procedente del Sevilla FC con tan solo 19 años y en el que suma 668 partidos, nada menos que 100 goles, una barbaridad tratándose de un defensa, y 22 títulos, tan solo uno menos que Paco Gento, el madridista más laureado de la historia, y empatado con su todavía compañero Marcelo.

Como en toda negociación desde que el fútbol dejó de ser un juego, un deporte, una pasión y pasó a ser únicamente un negocio, desde las dos partes se quiere hacer ver que el problema está en la oferta que el Real Madrid, es decir, Florentino Pérez, le ha hecho a Ramos: dos temporadas si se baja la ficha un 10% o tan solo uno si no lo hace. Es cierto que la situación económica del Real Madrid no es la mejor tras el descenso de los ingresos a causa de la pandemia del coronavirus y con la remodelación del Bernabéu como prioritaria. Sin embargo, el dinero nunca ha sido un problema para Florentino, un auténtico genio de las finanzas.

En su condición de presidente electo y director deportivo impuesto, Pérez está en su derecho de considerar que Sergio no merece un contrato mejor del que le ofrece, aunque su historial derrochando el dinero, no el suyo, sino el del Madrid, en fichajes como los de James, Odriozola, Jovic o Hazard, por poner solo algunos ejemplos, no le legitima para escatimarle ahora unos millones a un jugador de leyenda como es Ramos. Sin embargo, por más que esto pueda ser así, el auténtico motivo por el que Florentino mantiene abierta la puerta a Sergio es porque, como él mismo ha comentado en sus círculos cercanos o a quienes circunstancialmente se acercan a él, "Ramos manda más que yo".

placeholder Florentino Pérez habla con Sergio Ramos en Valdebebas. (realmadrid)
Florentino Pérez habla con Sergio Ramos en Valdebebas. (realmadrid)

Quien conozca o haya conocido al presidente del Real Madrid en persona habrá podido comprobar que entre sus virtudes no se encuentra precisamente la discreción, de ahí que no ha sido una sino varias las personas que han escuchado este comentario en tono jocoso, pero con una gran carga de profundidad. Públicamente, Florentino cuida mucho las formas, no digamos ya su imagen, y pocas veces dice una palabra más alta que otra. Ahora bien, en privado es otra cosa.

Ya saben, algo así como aquello que José María García llegó a decir sobre el mencionado Butragueño, "ni una mala palabra, ni una buena acción". Pero, del mismo modo que cuando sale a desmentir algo dice "nadie en el Madrid", es decir, como si el Madrid solo fuera él o lo que él diga, Pérez prefiere lanzar sus mensajes a través de terceros con ese chirriante "en el Madrid piensan", "en el Madrid creen", "en el Madrid dicen"...

Se da por hecho que se marcha

La última es de hace tan solo unos días y precisamente sobre la renovación de Ramos. "En el Madrid dan por hecho que Sergio Ramos se marcha el 30 de junio", aseguraron en un programa de variedades futbolísticas, que no de fútbol, donde no solo se filtró que Florentino le ofreció al sevillano dos años si se rebaja un 10% su ficha o tan solo uno no si está dispuesto a hacerlo, sino incluso cómo fue la conversación: "Ramos le dijo 'presi voy a escuchar ofertas' y desde entonces Ramos no ha dicho nada. El club entiende que Sergio está buscando su salida. Si Ramos quiere seguir, que llame". ¿Entendido, René, hermano y representante del futbolista?

Al igual que en los casos de Hierro, Del Bosque, Raúl, Casillas o Cristiano, a Pérez no le molesta que alguien se considere que está por encima del club, algo impensable tratándose del Real Madrid, sino que pueda ser más importante que él. Es decir, alguien que le quite protagonismo y, sobre todo, poder. Lo único, además del dinero, que mueve a los empresarios que desembarcan en el fútbol sin haber dado una patada a un balón. Si eso es mirar por el bien del Real Madrid, que baje Bernabéu y lo vea...

Y qué decir de las maniobras como filtrar el acuerdo con David Alaba. Técnicas más viajes que el 'TBO', que lo único que buscan es presionar a Ramos, recordarle que no es imprescindible y transmitirle que si no acepta lo que le ha ofrecido, ya sabe dónde está la puerta. Una puerta que, como la de la jaula de un pájaro, Florentino ha dejado abierta para que Sergio se canse de esperar y vuele, para luego poder decir que fue él quien no quiso seguir "en el Madrid".

Sergio Ramos Florentino Pérez David Alaba José María García Emilio Butragueño Cristiano Ronaldo Raúl González Blanco Fernando Hierro Vicente del Bosque Iker Casillas