Las agujetas de Guardiola, el azote del resultadismo y el periodismo de bufanda
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

Las agujetas de Guardiola, el azote del resultadismo y el periodismo de bufanda

El entrenador que más apuesta por el juego es también el más ganador, con 30 títulos que en breve serán 31 y en tan solo 12 años, aunque si no gana la Champions le llamarán fracasado

placeholder Foto: Pep Guardiola, tras ganar su cuarta Carabao Cup. (REUTERS)
Pep Guardiola, tras ganar su cuarta Carabao Cup. (REUTERS)

Como dejó escrito esa referencia del periodismo que fue el argentino Dante Panzeri, "la palabra no ha sido inventada para no decir lo que pensamos. Para callar y ocultar se inventó antes el silencio". Claro que el autor de 'Fútbol: dinámica de lo impensado' no podía imaginar la degradación que iba a sufrir la crítica deportiva, en la que, parafraseando a Groucho Marx, más les valdría a muchos estar callados y parecer que no saben, a opinar y confirmarlo.

Y es que, como dijo el filósofo Fernando Savater, "no merece el mismo respeto una opinión que afirma que dos y dos son cinco, que la que dice que son cuatro, y eso es aplicable a cualquier contexto". También al futbolístico, donde se opina con tanta ligereza como desconocimiento de lo más importante, el juego, hasta el extremo de, por ejemplo, atreverse a llamar "fracasado" a Pep Guardiola. Pero así es este periodismo (con perdón) de bufanda y al servicio de quienes lo manejan a su imagen y semejanza. De ahí que se habla tanto del fútbol, pero poco o nada de fútbol.

Foto: Pep Guardiola y Juanma Lillo, en el banquillo del Manchester City. (REUTERS)

Con su tercer título de la Premier League a falta de un tropiezo del Manchester United este domingo ante el Liverpool en el partido que finalmente fue suspendido o que su Manchester City, que le saca 13 puntos de ventaja, sume dos en los cuatro que le restan, Guardiola no es solo el entrenador más prestigioso y reconocido del fútbol español, sino que también lo es a nivel mundial por lo que ha demostrado al frente de tres equipos, efectivamente, con muchos recursos, pero en los que ha sido capaz de implantar su manera de entender el fútbol e, incluso, cambiar la cultura de dos competiciones tan complejas y diferentes como la Bundesliga y la Premier.

Además, y para dejar en evidencia al resultadismo más recalcitrante y convertirse en el azote del mencionado periodismo de bufanda, desde que en julio de 2008 se hizo cargo del banquillo del FC Barcelona, el catalán ha ganado ya 30 títulos, 14 con el Barça, 7 con el Bayern y 9 con el City. Es decir, que en apenas 12 años se ha convertido en el tercer entrenador más laureado de la historia. Pep solo tiene por delante a Sir Alex Ferguson, con nada menos que 49 títulos, pero en 39 años, 10 con el Aberdeen y 39 con el Manchester United, y al rumano Mircea Lucescu, 33 en 40 y con nueve equipos diferentes (Corvinul Hunedoara, Rapid y Dinamo de Bucarest, Galatasaray, Besiktas, Brescia, Zenit de San Petersburgo, Shakhtar Donetsk y Dinamo de Kiev).

Al español le siguen otros dos ilustres veteranos como el ucraniano y mito del Dinamo de Kiev Valeryi Lobanovski, con 29 títulos en 42 años, el brasileño Luiz Felipe Scolari, con 26 en 39, el más importante, sin duda, un Mundial con la Canarinha, pues la mayoría fueron con equipos de su país y el Evergrande chino, y el escocés Jock Stein, 26 en 25, en su caso todos con el Celtic, salvo uno con el Dunfermline Athletic FC.

Cierra el cuadro de los 'siete magníficos' el otro entrenador que sigue en activo, el portugués José Mourinho, con 25 títulos en los 21 años que lleva en los banquillos, tras pasar por los de Benfica, Leiria, Oporto, Chelsea, Inter, Real Madrid, de nuevo Chelsea, Manchester United y Tottenham, del que recientemente ha sido destituido. Curiosamente, el autodenominado The Special One, es, junto al Cholo Simeone, uno de los iconos de muchos resultadistas, pero, sobre todo, de lo que en su día Joan Laporta llamó la caverna mediática.

Sin embargo, Guardiola es el primer resultadista, pues quiere ganar siempre y solo para ello prepara a sus equipos. Claro que la diferencia es que él quiere ganar, pero no a cualquier precio. Solo así puede entenderse su charla en el descanso del partido contra el Paris Saint Germain, en la que, según confesó, les dijo a sus jugadores que "si perdemos, perdemos. Si no llegamos a la final, lo intentaremos la próxima temporada. No hay problema. Pero hay que intentar jugar nuestro juego. ¿Cuál es nuestra identidad como equipo con y sin balón? OK, salgan ahí y traten de hacerlo". Y así lo hicieron...

placeholder Pep Guardiola, durante la ida de las semifinales contra el PSG. (REUTERS)
Pep Guardiola, durante la ida de las semifinales contra el PSG. (REUTERS)

Tras una temporada en la que las cosas no le fueron excesivamente bien, el 'fracasado' Guardiola ha remontado el vuelo este año, en el que su equipo ha conquistado la Carabao Cup o Copa de la Liga por cuarto año consecutivo, tiene la Premier encarrilada y está a un partido de la final de la Champions y a dos de ganarla. El 1-2 de París, pero, sobre todo, la manera de neutralizar a dos jugadores como Neymar y Mbappé, le permiten ser optimista a la hora de pensar en que, este año, sí su Manchester City levantará su primera Copa de Europa, la tercera de Pep tras las dos ganadas con el Barça.

Contrario a la Superliga de Florentino

“No puede considerarse deporte cuando no hay relación entre el esfuerzo y la recompensa y cuando el éxito está garantizado para unos pocos. Cuando no importa perder”, dijo Guardiola cuando el Manchester City aún no se había desmarcado del proyecto liderado por Florentino Pérez. “Me enteré pocas horas antes de que saliera el comunicado. Son los responsables de esta Superliga quienes tienen que salir a explicarse”, añadió.

El pasado mes de enero Pep ya propuso "hacer una 'Super Premier League' en vez de una 'Super Europa League', para no perder el significado de las ligas locales". "Hay que hacer más potentes las ligas europeas reduciendo equipos, apostando por la calidad en vez de la cantidad y creando divisiones inferiores más potentes; una mejor Premier sí, pero también una mejor Championship y una mejor League One con menos equipos en cada competición", añadió este apasionado del fútbol y no solo del negocio que hay detrás de él. Igualito que los entrenadores de LaLiga...

Foto: Florentino Pérez, junto a Zidane. (EFE) Opinión

Lo contó Juanma Lillo, quiera fuera su entrenador en los Dorados de Sinaloa y ahora está a su lado en el banquillo del Etihad: "Sus compañeros estaban asustados de su humildad, pese a que le decían que tenía agujetas de levantar tantas copas". Y eso que como futbolista, Pep ganó la mitad de títulos de los que lleva como entrenador, 16, todos con el Barça, además de una medalla de oro en los Juegos, dónde si no, de Barcelona 92. Imagínense las agujetas que tiene ahora, con 30 en 12 años y los que le quedan por levantar, entre ellos su tercera Champions...

Pep Guardiola José Mourinho Manchester City Premier League Manchester United Juanma Lillo Alex Ferguson UEFA Florentino Pérez Fernando Savater Mircea Lucescu