Cuando cinco españoles hicimos historia y la Prensa seguía hablando de fútbol

Andy Soucek reflexiona sobre su gran victoria en los 1000 km de Paul Ricard y la brillante generación de pilotos españoles actual además de Fernando Alonso y Carlos Sainz

Foto: Andy Soucek, piloto de Bentley.
Andy Soucek, piloto de Bentley.

El automovilismo es un deporte bastante ingrato. Puedes estar haciendo las cosas a la perfección y los resultados simplemente se niegan a llegar. Y hay temporadas en las que las cosas simplemente no salen bien. Cuando se junta todo…

En la F1, la máquina es el factor determinante pero el piloto aún puede marcar la diferencia con respecto a su compañero de equipo. Pero, ¿en las carreras de resistencia? No se pueden imaginar la cantidad de factores que inciden y son determinantes en carreras como las 24 Horas de Le Mans, el WEC o, en mi caso, las Blancpain Endurance Series.

Tener un coche competitivo, encontrar la puesta a punto idónea, la armonía entre tres compañeros compartiendo un mismo coche, la estrategia, las paradas en boxes, los posibles problemas mecánicos, la meteorología, el calor extenuante, la suerte o no cuando sale un safety car a sacan un “full course yellow”… Que se dé todo a la vez, es un milagro. Pero nos ocurrió a mis compañeros y a mí hace apenas una semana, ganamos una de las carreras más importantes del campeonato: los 1000 km de Paul Ricard.

Lucas Ordóñez, Dani Juncadella, Antonio García y Andy Soucek.
Lucas Ordóñez, Dani Juncadella, Antonio García y Andy Soucek.


Ganar a 62 coches y 186 pilotos

Llevo cuatro años y medio en este campeonato. He pilotado para McLaren, Aston Martin y desde el 2015 lo hago como piloto oficial de Bentley. Parece mentira que después de más de diez pódios (entre ellos varios segundos puestos), nunca antes había ganado una cita del campeonato de resistencia. Ganar es difícil hasta “jugando a las chapas” y si encima tenemos en cuenta las alineaciones de pilotos y equipos en el Blancpain, el mérito es aun mayor. Es un campeonato que ha crecido exponencialmente en Europa y que además cuenta con siete españoles que luchamos cada fin de semana por pódios y victorias. Hay pilotos ganadores del DTM, Le Mans, Fórmula 2, F-1, WTCC, Turismos.... Por su fuera poco, en Paul Ricard éramos 63 coches, tres pilotos por coche, 189 pilotos en una misma carrera, y todos con un mismo objetivo. Ganar. Nos tocó a nosotros.

Después de veinte años en las competición, cada vez saboreo más las victorias. Quizás es nostalgia, o puede que me esté haciendo mayor, pero soy más consciente de lo difícil que es cruzar la meta en primera posición. Será por eso que el otro día, después de seis extenuantes horas, celebrase esa victoria como nunca antes lo había hecho. Solté todo el estrés, la ira, la rabia, la impotencia que sentí el año pasado cuando perdimos las dos carreras más importantes (Paul Ricard y Spa 24hr) en sus compases finales cuando liderábamos ambas pruebas.

Bentley gana.
Bentley gana.


La mejor sensación para un piloto

Mi padre siempre me dice que para ganar, es mejor salir delante y ahorrarse problemas en la fase inicial de carrera. Hay que mantenerse con los líderes y rodar con buen ritmo sin cometer errores, adelantar a los doblados perdiendo el menor tiempo posible y hacer buenos cambios de piloto. Y eso fue precisamente lo que hicimos. Mi compañero Vince Abril me entregó el coche en quinta posición. En seguida me sentí cómodo y empecé a conducir suave, cuidando el neumático por miedo a desgastarlo debido a las altas temperaturas. De pronto vi que los tiempos me salían de manera natural, casi con facilidad y el coche hacía lo que yo quería. Esa sensación es poco habitual porque encontrar un coche neutro es una gozada difícil de describir. Es cómo para un tenista hacer un “ace”, para un golfista hacer un “hole in one” o para un boxeador hacer un “KO técnico” en el primer asalto.

Conseguí adelantar a mis rivales y lideré la prueba durante gran parte de mi “relevo doble”. Cuando le pregunté a mi ingeniero (después de 2 horas metido en el coche con un calor sofocante) cuantas vueltas quedaban, me dijo que cinco: y por primera vez no quería que se acabara nunca. Le entregué el coche primero a Soulet, quién mantuvo un gran ritmo y controló en todo momento a nuestros perseguidores. Cuando cruzó la meta, estallé y grité como nunca antes lo había hecho. Salir de Paul Ricard con el liderato del campeonato nos da mucha confianza de cara a la carrera más importante del año, las 24 Horas de Spa Francorchamps.

Andy, Miguel y Antonio.
Andy, Miguel y Antonio.


Un repóker español histórico

Pero si la victoria ya de por sí era emocionante, cuando vi que habíamos logrado hacer historia no me lo podía creer. De los siete españoles que corrimos, cinco terminamos entre los cinco primeros de la general. Miguel Molina, Antonio García, Dani Juncadella y Lucas Ordoñez completaron un hecho histórico que (ojalá me equivoque), tardará mucho tiempo en repetirse en una carrera internacional. Albert Costa llegó a liderar la prueba y un problema técnico le dejó fuera de la lucha, pero también merecía estar ahí para completar lo que fue una carrera con mucho sabor español.

Estar rodeado de pilotos a los que admiro, respeto y aprecio, amigos con los que comparto entrenamientos en bici, con los que he coincidido desde mi época del karting, es algo que para mi tiene un valor emocional aun mayor si cabe. Me enorgullece pertenecer a una generación de pilotos que seguimos en activo, corriendo al más alto nivel y dedicándonos a lo que nos gusta, pilotando para marcas como Bentley, Nissan, Mercedes, Audi, Chevrolet, Ferrari o Jaguar... ¿Cuántos constructores existen en F1 hoy en día? ¡Cuatro! Mercedes, Ferrari y Renault y McLaren. ¡En las Blancpain hay más de once!

La celebración en el box, por todo lo alto.
La celebración en el box, por todo lo alto.

No existe el reconocimiento que merecemos

Estamos viviendo un proceso de cambio en dónde los GT están posicionándose como una alternativa a muchos pilotos que no han podido llegar a la F1. Muchos jóvenes ya no compiten para llegar allí, sino para ganarse la vida haciendo lo que les gusta, corriendo en GT, sea en Europa, Asia o EEUU. Porqué el mercado es muy amplio, y las marcas apuestan por el talento. Y de esto nos sobra en este país, sólo tenemos que ser capaces de admirarlo en vez de ignorar lo que en otros países alaban.

Os puedo asegurar que ninguno de nosotros estamos aquí por casualidad. Y quisiera humildemente que se nos dé da la difusión y el reconocimiento que merecemos. Siento cierto desinterés por algunos medios deportivos y especializados por todo aquello que no es F1 y creo que, por el bien de nuestro deporte, deberían ser capaces de ver el bosque detrás del árbol. El automovilismo en España no se puede aferrar sólo a Alonso y Sainz. Hay más después de la F1. Nada menos que un repóquer de españoles en los 1000 Km de Paul Ricard. Ahora, toca repetir en las 24 Horas de Spa Francorchamps.

Quemando Rueda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios