El arroz que se le pasa a Neymar por no querer ir al Real Madrid

Una mentira más del padre de Neymar. Dice que los clubes sueñan con él y se queda en el Paris Saint Germain. Ha perdido el interés de Florentino Pérez y Bartomeu

Foto: Neymar junto a la cantante brasileña Anitta. (Reuters)
Neymar junto a la cantante brasileña Anitta. (Reuters)

El padre de Neymar dice –en Radio Montecarlo– que su hijo quiere ayudar a ganar títulos al Paris Saint Germain y que “el contrato es largo. Sólo estamos en la segunda temporada y aún no ha terminado. Los clubes sueñan con él”. Una mentira más del padre. Otra falsedad. Nadie quiere a este Neymar. Ni el Barcelona, que es donde realmente querría estar el chico, ni ahora en el Real Madrid. A Florentino Pérez le encantaría tener a uno de sus prototipos. Futbolista mediático, filigranero y una fuente de ingresos en marketing. Pero el presidente blanco pierde el interés. No para de recibir mensajes de socios, aficionados y peñistas que le dicen que ni se le ocurra fichar a un mal profesional. Que está pendiente de cómo escaquearse para ir al cumpleaños de su hermana en Brasil y a los carnavales cuando está recuperándose de una lesión y en muletas.

A Neymar le gustaría regresar a Barcelona para estar al lado de sus amigos Messi y Luis Suárez. Para seguir de bromas con Piqué. Está arrepentido. Y se queda en el Paris Saint Germain porque no ha sido capaz de poner en la balanza que, después del Barcelona, su mejor destino habría sido el Real Madrid. En un equipo sin Cristiano Ronaldo y en el que va a salir Gareth Bale tendría los galones de estrella y líder. Como le dijo un día Florentino y no le hizo caso. En el Madrid tendría muchas opciones de ganar el Balón de Oro. De sentirse futbolista y dejar de dedicarse a los reality.

Neymar ya se tiene que conformar con la esperanza de que algún día llegue su momento de triunfar en el Paris Saint Germain. El padre ha vuelto a hablar para asegurar que este verano tampoco habrá movimiento. Seguirá en París. La realidad es que ya no llegan ni ofertas ni interés por su hijo. Igual que en el Real Madrid se ha devaluado Gareth Bale esta temporada, se puede decir lo mismo de Neymar. Con la diferencia de que al galés hace un año le esperaba un momento cumbre en su carrera con los dos goles en la final de la Champions al Liverpool y uno de ellos, el de la ‘chilena’, para la antología de esta competición. Para enmarcar. Neymar va en picado.

Acomodado y mal aconsejado

A Neymar se le ha pasado el arroz del Real Madrid y también del Barcelona mientras esté Bartomeu en la presidencia. Esta es la pena o la desgracia del hijo 'mimado' pese a que el padre se beba los vinos más caros del mundo a costa de lo que le pagan de comisiones los jeques. Con 27 años, Neymar tiene las puertas cerradas del Real Madrid y el Barcelona. Ahora Florentino está en otra película. Ilusionado en ver cómo Vinicius –18 años– ha enganchado con el Bernabéu e ilusionado con Zidane y Hazard. Esperando que llegue el día en el que Mbappé salga del PSG y ponerle la camiseta del Real Madrid. Ni Messi echa de menos a un Neymar, que con 27 años, ha tirado a la basura dos temporadas en París.

Le tiene que doler, todavía más, ver cómo Cristiano Ronaldo eligió su camino de salir del Real Madrid para irse a la Juventus y el portugués tiene intacto el sueño de ser campeón de Europa. Cuántas diferencias entre uno y otro. Cristiano Ronaldo, una bestia competitiva. Centrado en su trabajo, obsesionado con superarse y voraz. Neymar acomodado, mal aconsejado y de fiesta. Se equivoca el papá. Nadie sueña ya con Neymar.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios