Los negacionistas confirman el cambio climático

Las variaciones en las temperaturas en los últimos años demuestran que se deben tomar medidas para evitar que la tendencia siga

Foto: Los negacionistas confirman el cambio climático

Berkeley Earth es una joven organización formada por científicos eminentes. Se dedica a analizar la evolución histórica de las temperaturas, las metodologías empleadas y a responder dudas y cuestiones planteadas por los escépticos del calentamiento global. Su objetivo es encontrar por fin la verdad y confirmar la terca realidad climática que ya padecemos.

Una de sus primeras aportaciones provino de la Charles G. Koch Charitable Foundation (150.000 dólares) de los conocidos hermanos Koch, empresarios muy activos en financiar todo aquel grupo que niegue cualquier influencia humana en asuntos climáticos y, por supuesto, el calentamiento global. Se llevaron un buen chasco. 

Evolución de las temperaturas

La temperatura en la superficie terrestre se ha incrementado 1,5 ºC  durante los últimos 250 años, y alrededor de 0,9 ºC durante el último medio siglo.

Para llegar a tales conclusiones Berkeley Earth ha realizado un análisis riguroso utilizando los datos y registros disponibles del último cuarto de milenio, abarcando cien años más que los resultados presentados por estudios previos.

Responde las cuestiones planteadas por los escépticos, es uno de sus objetivos principales, como puede ser la influencia de la aportación térmica de las ciudades, la utilización correcta de los registros, así como sus procedimientos de ajuste y calibración, la posible mala calidad de las estaciones de recogida de datos y su situación. Han demostrado que tales factores no influyen significativamente en los resultados finales.

Según se ve en los gráficos, la dispersión disminuye según avanza el tiempo a causa de la mejor calidad de la información disponible.

Influencia humana

Las variaciones principales de las temperaturas se pueden explicar mediante una combinación de los efectos causados por erupciones volcánicas y la emisión antropogénica de gases de efecto invernadero. Del ser humano, vaya. Las fluctuaciones de la actividad solar no parecen afectar significativamente a las tendencias observadas.

Entre otras muchas observaciones preocupantes, los gráficos muestran como a partir de 1960 la pendiente de las curvas aumenta de manera abrupta, coincidiendo con la revolución verde. Significa que a partir de tales fechas se incrementa significativamente la perniciosa influencia humana en la evolución de las temperaturas a la vez que el consumo se masifica y el derroche energético se universaliza.

Como no se tomen medidas enérgicas que permitan reducir las emisiones, las predicciones consensuadas de que las temperaturas medias aumentarán dos grados más a finales de siglo podrían quedarse cortas, sobre todo si el gran condensador oceánico devuelve el exceso de energía almacenada en sus profundidades.

Son cosas de las que este país a la vanguardia de la injusticia y la Inquisición, de la desigualdad más pavorosa que envilece a la mujer por ley y por sistema, del inmovilismo político más recalcitrante que nos recuerda el infausto siglo XIX español, no quiere saber nada.

El futuro se nos escapa

Nos conformamos con contemplar por televisión la vergüenza ajena que produce el agreste debate sobre el estado de esta nación enferma, la falta de pudor de unos políticos enjaezados con unos arreos intelectuales tan reducidos, la vacía capacidad y el nulo sentido de Estado que muestran cada día nuestros patéticos gobernantes.

No tendremos derecho a quejarnos hasta que los mandemos entre todos a casa, hasta que regeneremos estos corruptos eriales, hasta que comencemos a respetar este planeta y a dignificar a sus apaleados ciudadanos ofreciéndoles una vida más sana, armoniosa, limpia y bella. Cuando la política se ennoblezca y se comience a gobernar construyendo un futuro decente para nuestros hijos que el ombligo, el egoísmo, la desidia y la corrupción no solo intelectual hacen que se nos escape.

Las conclusiones son evidentes. Hay que romper el nudo gordiano del crecimiento económico. Es un buen momento para comenzar a INNOVAR, para implantar la Economía Fundamental y, de paso, restablecer los Derechos Humanos conculcados el día que se derogó el Artículo 14 de la Constitución y se comenzó a encarcelar inocentes en España. Se cumplen ya diez años de tal canallada.

Apuntes de Enerconomía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios