Es noticia
Menú
Volkswagen será la nueva Ford: lo que dice el pacto secreto de Ximo Puig y Wayne Griffiths
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
Víctor Romero

Nadie es perfecto

Por

Volkswagen será la nueva Ford: lo que dice el pacto secreto de Ximo Puig y Wayne Griffiths

El MOU confidencial firmado entre la Generalitat y el fabricante alemán para la gigafactoría de Sagunto compromete ayudas permanentes y anuales similares a las que recibe Almussafes

Foto: El presidente de Seat, Wayne Griffiths. (EFE)
El presidente de Seat, Wayne Griffiths. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Ya van restando los días del calendario para que el grupo Volkswagen deshoje la margarita y confirme si presenta los avales que exige el Ministerio de Industria para poder acogerse a las ayudas del Perte VEC, las que van dirigidas a la electrificación de la industria patria del automóvil. La incógnita se despejará esta semana. Siempre que no haya prórrogas, que no sería de extrañar, visto el desbarajuste que la nomenclatura funcionarial, fruto quizás de un exceso de celo poco empático, ha provocado en el que pretendía ser el plan estrella industrial del Gobierno de Pedro Sánchez sin que nadie haya sido capaz de dar un puñetazo en la mesa en el departamento de Reyes Maroto.

placeholder Pedro Sánchez, Herbert Diess y Ximo Puig, en la presentación de la gigafactoría de Sagunto. (EFE/Biel Aliño)
Pedro Sánchez, Herbert Diess y Ximo Puig, en la presentación de la gigafactoría de Sagunto. (EFE/Biel Aliño)

A punto ha estado de irse a pique el invento por la decepción sufrida entre los fabricantes, a los que se les prometieron casi 3.000 millones y se han encontrado con poco más de 877 millones entre subvenciones y préstamos. Maroto ha prometido una segunda ronda con una nueva convocatoria de 2.000 millones que ya está negociando con el sector, se entiende que con los ajustes en las bases, plazos y requisitos necesarios para agotar el crédito y no acumular un segundo fallido.

Volkswagen, a través de SEAT España, la filial que ha presentado los proyectos, es la que más fondos recibirá por ahora, con 397 millones asignados (213 ayudas, el resto son créditos blandos), si bien la cifra está muy lejos de los mil millones a los que aspiraba de salida. Ahora todas las partes andan exprimiendo reglamentos y procedimientos administrativos para aflorar los 400 millones que le faltan al fabricante alemán y cuadrar el excel de su business plan.

Foto: Pedro Sánchez asiste a la presentación de la gigafactoría en Sagunto (Valencia). (EFE)

En ese sudoku van a jugar un papel clave los gobiernos autonómicos en cuyos territorios se ubican los complejos industriales, Navarra, Cataluña y la Comunidad Valenciana, que albergará la todavía inexistente fábrica de baterías con una inversión prevista de 3.000 millones de euros. VW no ha confirmado todavía que vaya a hacer realidad el proyecto de la gigafactoría y mantiene así la tensión para arrancar al Gobierno las ayudas que quiere. "Soy optimista", dijo la semana pasada el presidente de SEAT, Wayne Griffiths, en un desayuno con medios de comunicación en Madrid.

Son muchos los teléfonos que se han levantado estos días en el triángulo Barcelona-Valencia-Madrid. Las vibraciones que transmite Volkswagen son de buen feeling con el trabajo que se está realizando con las administraciones autonómicas, en contraste con la gelidez que exhalan los burocráticos pasillos del 160 del Paseo de la Castellana, sede de Industria, donde a veces no se sabe a ciencia cierta si hay realmente interés en que los planes salgan bien. Quizás porque no es allí donde están en juego miles de puestos de trabajo y el futuro sustento de muchas familias.

placeholder Vista de la planta que Ford tiene en Almussafes. (EFE/Kai Forsterling)
Vista de la planta que Ford tiene en Almussafes. (EFE/Kai Forsterling)

En ese flanco autonómico, Volkswagen tiene firmado un memorando de entendimiento (MOU) confidencial con el Consell del barón socialista Ximo Puig en el que se han puesto negro sobre blanco una serie de hitos y compromisos que las partes deben ir cumpliendo para avanzar en la implantación de la fábrica de baterías para coches eléctricos. El documento fija los pasos urbanísticos necesarios para liberar y urbanizar los terrenos de Parc Sagunt II, encargo que ha recibido la mercantil pública Espais Econòmics Empresarials.

Esta empresa es la que anda tramitando las expropiaciones y licitando las obras de urbanización. Ha habido que hacer encaje de bolillos para cuadrar los terrenos de la planta fotovoltaica que Volkswagen ha encargado a Iberdrola para garantizarse el suministro eléctrico. El peleón concejal de Urbanismo de Sagunto, Quico Fernández (Compromís), ha advertido del impacto territorial que suponía la macroinstalación en una zona plagada de naranjales y el embrollo está muy cerca de solucionarse con una fragmentación de los huertos solares, según aseguran quienes andan en la pomada.

Foto: Reyes Maroto en la visita a la planta de Ford en Almussafes. (EFE)

Pero, más allá de lo urbanístico, el MOU que Puig y Griffiths guardan en secreto y bajo siete llaves tiene también compromisos económicos. El fabricante ha abierto la vía administrativa de los incentivos regionales para completar el Perte. Son estos unos dineros que, pese a que hay que tramitarlos a través de la ventanilla de la Generalitat, corresponde al Gobierno liberarlos previa evaluación compartida del proyecto. En lo que la Administración valenciana se ha comprometido a apoquinar importantes recursos propios es en la financiación de proyectos de investigación y desarrollo (I+D+i). En los presupuestos autonómicos, Volkswagen va a ser la nueva Ford Almussafes, una empresa que recibirá por concesión directa importantes cantidades todos los años. Solo en la última década, Ford se ha embolsado más 160 millones que han entrado a través de su propio CIF o de la Fundación de I+D que comparte con la Generalitat.

La primera asignación ya ha enseñado las orejas, todavía sin haberse confirmado la nueva factoría que promete crear 3.000 empleos directos. La Conselleria de Economía ha pintado 3,8 millones para formación de capital humano para la empresa Power HoldCo Spain, la sociedad constituida para desarrollar el proyecto de baterías. Va a ser la primera partida de muchas que irán llegando en los próximos años.

Foto: El ex-CEO de Volkwagen Herbert Diess, con Pedro Sánchez, en Sagunto. (EFE/Biel Aliño)

Superado el susto inicial que provocó el amago de portazo del gigante germano, hay confianza en las cocinas de la Generalitat valenciana en que la crisis se haya reconducido y se mantengan los planes de inversión de la gigafactoría de Sagunto. La presentación de avales será la señal de que no hay marcha atrás, porque de los 397 millones asignados en ayudas y créditos, 170 serían para la fábrica de baterías, según relataba Marcos Lamelas. Uno no coge el dinero si no es porque se lo va a gastar en lo que tenía previsto. Porque no ejecutar el plan obliga a devolver los fondos europeos Next Generation que lo financian.

Ya van restando los días del calendario para que el grupo Volkswagen deshoje la margarita y confirme si presenta los avales que exige el Ministerio de Industria para poder acogerse a las ayudas del Perte VEC, las que van dirigidas a la electrificación de la industria patria del automóvil. La incógnita se despejará esta semana. Siempre que no haya prórrogas, que no sería de extrañar, visto el desbarajuste que la nomenclatura funcionarial, fruto quizás de un exceso de celo poco empático, ha provocado en el que pretendía ser el plan estrella industrial del Gobierno de Pedro Sánchez sin que nadie haya sido capaz de dar un puñetazo en la mesa en el departamento de Reyes Maroto.

Ximo Puig Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda