Pepu, Trapiello y el socialismo madrileño
  1. España
  2. Segundo Párrafo
Marta García Aller

Segundo Párrafo

Por

Pepu, Trapiello y el socialismo madrileño

El PSOE se ha convertido en Madrid en una maquinaria infalible, solo que en vez de para ganar elecciones, para triturar reputaciones de personalidades respetadas

placeholder Foto: El portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Pepu Hernández. (EFE)
El portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Pepu Hernández. (EFE)

No es de extrañar que Pepu Hernández haya sido noticia por algo que no sabe. Más raro habría sido que ocupara titulares por algo que hubiera hecho. En realidad, después de tanto tiempo desaparecido, ya es bastante extraordinario que Pepu Hernández sea noticia. No lo ha sido en toda la campaña del 4-M y lo ha sido ahora por no saber explicarle a Alsina en su entrevista en 'Más de Uno' por qué el PSOE no está de acuerdo con darle la medalla de honor de la capital a Andrés Trapiello.

Seguro que a Pepu le hubiera resultado más fácil salir del paso explicando por qué este escritor sí merece tal reconocimiento. Ni siquiera necesitaba haberse leído su obra, como tampoco hace falta escucharse los discos de Ramoncín, que también está entre los premiados. Solo con echar un vistazo al escaparate de cualquier librería, bastaría para reconocer la innegable contribución a impulsar la imagen de la ciudad de Trapiello con su último libro, convertido en uno de los fenómenos literarios del año. Se titula ‘Madrid’ y es una entrañable carta de amor a los barrios, personajes y anécdotas de la capital en forma de autobiografía. Cuanto más incidía Alsina en tratar de aclarar por qué el PSOE madrileño acusa a este escritor de “revisionista”, más claro quedaba que Pepu era incapaz de explicarlo. Y ese es el problema de atreverse a criticar la trayectoria de alguien reputado, que hay que estar más documentado que para alabarla.

Foto: Andrés Trapiello. (EFE) Opinión

En defensa de quien ha dado tantos buenos momentos al deporte nacional, cabría preguntarse por qué debería explicar nada de esto el exentrenador de baloncesto con el que España ganó el Mundial de Japón. No tendría por qué, desde luego, de no ser porque desde hace dos años Pepu es el portavoz socialista del Ayuntamiento de Madrid. Ha pasado tan inadvertida su labor de oposición que es fácil olvidarlo. Y tan ajenas parecían sonarle algunas preguntas de Alsina que es probable que de vez en cuando incluso a él también haga falta recordárselo.

El PSOE se ha convertido en Madrid en una maquinaria infalible, solo que en vez de para ganar elecciones, para triturar reputaciones de personalidades respetadas. Lo era Pepu Hernández antes de meterse en política y lo era también Ángel Gabilondo antes de que Moncloa se metiera en su última campaña. Ambos candidatos han llevado el PSOE madrileño a los peores resultados de su historia y en ambos casos las estrategias han estado bajo tutela de Pedro Sánchez.

Foto: Pedro Sánchez, durante un acto de campaña en Madrid. (EFE)

Pepu Hernández fue candidato en 2019 a la alcaldía de Madrid por decisión personal del presidente del Gobierno. Un fichaje arriesgado que se saldó con el PSOE como cuarto grupo del consistorio. Al exentrenador de baloncesto, amigo de Sánchez, no le invitaron a irse a casa después de la debacle, como ha pasado con Gabilondo tras el 4-M. Aunque pocos dudan en el ayuntamiento de que ya le estén buscando sustituto, sobre todo ahora que por fin Sánchez ha valorado en público el hundimiento del PSOE en las urnas como “rotundamente malo”, para luego prometer que “en Madrid la izquierda volverá. Volverá con más esperanza y con más fuerza de la mano del PSOE”. Gabilondo ya se ha ido. Pero cómo van a acordarse los votantes de que Pepu sigue en la oposición si hasta el presidente habla de la izquierda como algo ausente.

Así que mientras buena parte del socialismo sigue regañando a los votantes por votar a la derecha, en la izquierda madrileña, tanto en la comunidad como en el ayuntamiento, un partido que muchos daban por desahuciado con la marcha de Carmena ha dado el sorpaso al socialismo. Más Madrid ha conseguido liderar la oposición dando continuidad a perfiles hasta hace poco desconocidos como el de Rita Maestre y Mónica García. También el PP ha acertado apostando por su cantera (no hace tanto que Almeida y Ayuso eran dos desconocidos de la política local).

Foto: La candidata de Más Madrid en las elecciones a la Comunidad de Madrid, Mónica García. (EFE)

Es improbable que Pepu Hernández sea el próximo candidato socialista en 2023, como tampoco lo será Gabilondo. Así que tiene pinta de que lo que promete Sánchez cuando dice que el PSOE volverá es que desembarcará de nuevo con paracaidistas de renombre para buscar un golpe de efecto en el último momento, aunque sea una estrategia que lleva varias décadas dándole un mal resultado. También podría optar por construir trayectorias sólidas en la política local. Eso les ha funcionado a las formaciones que más han subido en las urnas, a izquierda y derecha.

A ver si al final va a resultar que si al PSOE no le ha ido bien en Madrid no es culpa del votante. Algo tendrá que ver que sus candidatos de paso no terminan de convencer a los madrileños. Aunque tal vez los próximos elegidos tengan más suerte. Trapiello dice que Madrid puede ser una ciudad generosa con las gentes sin oficio ni beneficio. Si le hubieran leído lo sabrían.

PSOE Ayuntamiento de Madrid Ángel Gabilondo Pedro Sánchez
El redactor recomienda