El pequeño gran cambio del BCE en diciembre

"Aunque no conozcamos cuándo van a comenzar a subir los tipos ni cuándo dejarán de renovarse los vencimientos, el orden de utilización de ambas medidas no es un tema menor"

Foto: Una estatua del euro delante de la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort. (Reuters)
Una estatua del euro delante de la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort. (Reuters)

En plena caída de las bolsas y mientras los inversores tenían la vista puesta en la reunión de la Reserva Federal de una semana después, la reunión del Banco Central Europeo del 13 de diciembre fue aparentemente de trámite.

Sin embargo, en esa reunión el BCE aclaró qué herramienta de política monetaria utilizará antes y cuál después en su retirada de estímulos a la economía. Anunció que seguirá renovando los vencimientos del programa de compras de activos (Quantitative Easing) “durante un período prolongado tras la fecha en la que comencemos a subir los tipos de interés oficiales”. Es decir, primero empezará a subir tipos y después reducirá el volumen de activos en balance adquiridos en su programa de compra de activos. Hasta entonces el BCE estaba retirando estímulos en el orden inverso a como los había implementado. Con este anuncio cambia el paso.

Aunque todavía no conozcamos cuándo van a comenzar a subir los tipos ni cuándo dejarán de renovarse los vencimientos, el orden de utilización de ambas medidas no es un tema menor. Que se empiece primero a subir tipos tendrá las siguientes consecuencias:

1º) Se saldrá antes de la zona de tipos negativos en gran parte de las emisiones de deuda en euros. Nivel antinatural que genera desconfianza.

2º) Se reducirá el enorme incentivo al endeudamiento público porque aumentará antes el coste de la deuda. Los tipos de interés reales (descontada la inflación) serán menos negativos.

3º) Hará subir al Euribor hasta terreno positivo. Con el consiguiente aumento de coste para quienes tienen una hipoteca vinculada a este índice y, a la vez, mejora de los márgenes de las entidades de crédito.

4º) Los inversores conservadores empezarán a invertir el dinero que hoy tienen paralizado debido a la ausencia de rendimiento en los activos de menor riesgo. Esto impulsará la inversión y la velocidad de circulación del dinero.

5º) Cuando los tipos oficiales alcancen un determinado nivel, 1%-1,5% por ejemplo, el BCE podrá ralentizar el ritmo de las subidas o detener las mismas durante un tiempo porque tendrá disponible otra herramienta para seguir disminuyendo la oferta monetaria. Podrá entonces dejar de renovar los vencimientos o incluso vender los activos adquiridos durante el Quantitative Easing.

En conclusión, con esta decisión el BCE consigue dos objetivos:

1º) Reducir antes los incentivos a acumular excesiva deuda por parte de quienes tienen mejor acceso a los mercados de capitales (estados y grandes empresas) sin apenas afectar negativamente a la inversión, mientras los tipos sean bajos.

2º) Guardar una herramienta para reducir la oferta monetaria que podrá utilizar más adelante, en lugar de seguir subiendo tipos a niveles más elevados que sí frenen la inversión y puedan provocar una ralentización en la economía.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios