¿Tiene sentido invertir en materias primas?

La compra de materias primas para revender después sin dar valor añadido adicional al comprador es para mí especular con un activo. No una inversión productiva

Foto: .
.

Hace tres semanas, un lector de este artículo me escribió diciendo que además de los cuatro tipos de activos mencionados (renta variable, renta fija, sector inmobiliario y liquidez), los inversores deberían considerar invertir una parte de su patrimonio en materias primas.

Concretamente me indicó lo siguiente: “Dejar fuera del análisis los asset classes que según todos los manuales son los que mejor funcionan en el escenario previsto en el artículo de estanflación es hacer un poco "trampas al solitario". Es de manual, que, a priori, el oro, petróleo, commodities, bitcoin, etc serían los activos que mejor responderían a una crisis como la descrita (tipo años 70).”

Su comentario refleja la opinión de muchos inversores, por ello creo interesante aportar mi punto de vista, que difiere del de la mayoría.

El sector commodities lo divido en dos: compra de materias primas en sí y producción de materias primas. Para mí, la producción/extracción de materias primas es un tipo de negocio más. Es decir, entra en la categoría de acciones (renta variable).

Por otro lado, la compra de materias primas para revender después sin dar valor añadido adicional al comprador es para mí especular con un activo. No una inversión productiva. La mayoría de quienes compran oro, petróleo, dólares o bitcoins como inversión no generan valor a la sociedad. No considero que a largo plazo tenga mucho sentido invertir en este tipo de activos. Aunque haya mucha gente que gane dinero haciendo "front trading", comprando algo que creen que después tendrá más demanda. El negocio está en producir/servir lo que el cliente quiere, no en almacenarlo especulativamente.

Diferente es el negocio de almacenaje general (energía, materias primas o productos terminados). Da valor porque une oferta y demanda. Almacena desde que se produce hasta que se entrega. Esta actividad también entraría en acciones (renta variable).

Por último, destaco que veo dos grandes diferencias entre la situación actual y la de los años 70:

1º) La población mundial crece muchísimo menos. Posiblemente no hagan falta tantas materias primas.

2º) Ahora hay mucho capital y muy barato dispuesto a financiar la producción/extracción de materias primas. La barrera de entrada natural de estos negocios es que requerían inversiones muy elevadas para financiar los activos fijos. Los tipos bajos y el desarrollo del sistema financiero provocan que cada vez llegue más capital a este tipo de negocios, aumentando enormemente la capacidad de producción.

Actualmente se venden los proyectos de producción de materias primas y energía como si fueran bonos. Además, en estos negocios, la oferta se ajusta muy lentamente a la demanda. Aunque los precios de las materias primas se desplomen, estas empresas deben seguir produciendo a pérdida durante años para recuperar parte de la inversión realizada en activos fijos. En líneas generales creo que actualmente el riesgo es más de sobreoferta de materias primas que de escasez.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios