Market Timing, acertar con el momento de comprar y vender

¿Qué debe hacer un inversor que considera que nos encaminamos a una recesión? Si se piensa que no es el momento para invertir en inmuebles ni en acciones

Foto: Istock economía
Istock economía

Partamos del caso de la semana pasada. ¿Qué debe hacer un inversor que considera que nos encaminamos a una recesión? Alguien que piensa que no es el momento para invertir en inmuebles ni en acciones y que mantener el dinero en liquidez le va a hacer perder poder adquisitivo.

Una opción lógica es invertir en el activo que normalmente menos pierde en un escenario de recesión y cambiar a los activos en los que más pueda ganar cuando el momento de ciclo sea bueno. Es decir, mantener el capital en liquidez ahora y comprar acciones e inmuebles más adelante.

Esta alternativa sería la mejor si no hubiera que tener en cuenta otros dos aspectos. El primero es la dificultad para prever si realmente nos adentramos en una recesión, su duración, su alcance y su punto de inflexión. Quienes suelen ver el vaso medio vacío habitualmente son los primeros que ven la crisis, pero también los últimos en darse cuenta que termina.

El segundo aspecto a considerar es la evolución de los precios de los activos con mayor riesgo. Suelen tener precios más bajos cuando las perspectivas económicas son malas y más elevados cuando las expectativas son buenas.

Hasta tal punto es así que normalmente el mejor momento para invertir es cuando se espera una recesión y el mejor momento para vender es cuando el mercado es positivo respecto a la evolución futura de la economía. Exactamente lo contrario de lo que pretende hacer el inversor referido.

¿Qué hacer entonces? Incorporar ambos aspectos en nuestra toma de decisiones. Por un lado, debemos enfrentar nuestras expectativas con las del mercado (resto de participantes en él). Lo importante es nuestra expectativa relativa a la de la mayoría. Por ejemplo, si el consenso de mercado espera una recesión y nosotros una ralentización temporal de la actividad deberíamos tener un mayor nivel de inversión, puesto que tenemos una visión más positiva que la de la mayoría.

Por otro lado, debemos tener en muy cuenta los precios de los activos comparados con su capacidad de generar retornos (calidad). A menudo los activos cotizan a niveles que se justifican con escenarios mucho más optimistas o pesimistas que los nuestros o que los del consenso de mercado. El mercado no es perfecto y los precios que se forman no tienen por qué guardar una relación directa con las expectativas de la mayoría.

Por último, destaco que en cualquier escenario siempre hay buenas oportunidades de inversión y nefastas inversiones. Además, en cualquier momento las expectativas y los precios pueden cambiar en cualquier dirección por causas no previstas inicialmente. Por ello, mi consejo es estar siempre invertido a un nivel que dependa de las circunstancias mencionadas, pero nunca al máximo. Siempre debemos guardarnos la opción de aumentar las inversiones y la posibilidad de vender parte de ellas.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios