No te hace falta un Unit Linked
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Por

No te hace falta un Unit Linked

Lo habitual es que los inversores consideren el Unit Linked como un coste en el que deben incurrir para que sus herederos puedan hacer frente al pago del impuesto de sucesiones

placeholder Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

El gran atractivo de los Unit Linked es que en el caso de fallecimiento del tomador, los beneficiarios pueden disponer del dinero invertido en estos productos antes de pagar el impuesto de sucesiones porque, al tratarse de seguros de ahorro, no entran dentro de la masa hereditaria.

Esta cualidad hace que las entidades financieras vendan este tipo de productos como churros. Parece que toda cartera de inversiones bien construida deba tener siempre un espacio para un Unit Linked. Sin embargo, el negocio lo suelen realizar las entidades que lo comercializan, no sus clientes. Se trata de productos que, por su naturaleza, se mantienen “toda la vida” y que suelen generar retornos netos inferiores a los del resto de la cartera de inversiones, mientras que las comisiones del seguro de vida van creciendo.

Lo habitual es que los inversores consideren el Unit Linked como un coste en el que deben incurrir para que sus herederos puedan hacer frente al pago del impuesto de sucesiones. Sin embargo, debemos ser conscientes que los herederos tienen mejores alternativas para pagar el impuesto.

Foto: Istock Opinión

La primera es el dinero en efectivo del difunto. La normativa permite que los bancos autoricen una salida del dinero depositado en sus cuentas con la finalidad exclusiva de pagar el impuesto de sucesiones. Destaco que, en el entorno de tipos de interés actual, el dinero en cuenta bate en rentabilidad a la mayoría de los productos de inversión que invierten en renta fija porque están ofreciendo retornos negativos.

También se podrían liquidar los valores bursátiles para hacer frente al impuesto de sucesiones, para esto hay que solicitar y justificar el cobro anticipado.

La tercera opción es pedir un crédito con “promesa de prenda” sobre la herencia y cuando la herencia esté adjudicada se formaliza la pignoración de las garantías. Esto funciona especialmente bien cuando se heredan activos líquidos como fondos de inversión. Las entidades suelen dar créditos por importes que superan el 50% del valor de las participaciones incluso en los fondos de Renta Variable (más arriesgados) y con tipos de interés muy bajos (Euríbor más 1% o 2%) porque el riesgo que asumen también es muy bajo. El coste total del crédito sería casi insignificante comparado con el tamaño de la herencia o del impuesto porque lo podríamos cancelar en cuanto dispongamos de la herencia.

Aunque Hacienda debería facilitar mucho más el pago de este impuesto, los herederos suelen tener alternativas suficientes para pagarlo

La cuarta opción es rescatar parcial o totalmente planes de pensiones. Los planes de pensiones, al igual que los seguros, no forman parte de la masa hereditaria y tributan por el IRPF el año que se rescatan. Con el dinero obtenido del plan de pensiones se puede pagar el impuesto de sucesiones y liberar el resto de la herencia.

En definitiva, aunque Hacienda debería facilitar mucho más el pago de este impuesto, los herederos suelen tener alternativas suficientes para pagarlo. Por ello, lo mejor que podemos hacer por ellos, y por nosotros, es invertir bien el patrimonio.

*Juan Gómez Bada es director de inversiones de Avantage Capital y asesor de Avantage Fund

Impuesto de Sucesiones Renta variable Fondos de Inversión Herencia Euríbor
El redactor recomienda