pasamos 23 días al año mirando la pantalla

Eliminar las notificaciones de tu móvil, la más valiosa función del 'smartwatch'

Un creciente número de usuarios ha confesado que los relojes inteligentes les están liberando de la tiranía de las notificaciones del 'smartphone'

Foto: Eliminar las notificaciones de tu móvil, la más valiosa función del 'smartwatch'

El restaurante estaba atestado. Y era de esos lugares en los que el ruido de fondo reverberaba con intensidad haciendo, si cabe, todavía más asfixiante el ambiente. Con los platos ya escogidos y conversando con mi acompañante, un mal disimulado grito interrumpió nuestra charla: “¡Apaga el puto móvil de una vez!”. Miradas cruzadas intentando mantener la discreción, pero localizamos rápidamente el origen del exabrupto: una pareja sentada un par de mesas más allá.

La protesta venía de ella, y el aludido la contemplaba todavía aturdido. Que a estas alturas de la vida comprobemos que el mal uso del móvil se ha convertido ya en un problema de educación, no es nada nuevo pero, ¿se está convirtiendo en un cáncer para nuestra productividad?

La paradoja en estado puro: el smartphone debería simplificarnos el día a día, pero se ha convertido en nuestro mayor ladrón del tiempo ¿Sabían que hay estudios que demuestran que pasamos un total de 23 días al año pegados a la pantalla del móvil? Vamos, el equivalente a las vacaciones de todo el año. Pero hay cura, y llega de la forma más inesperada: el smartwatch.

Con cada vez más redes sociales, aplicaciones de mensajería y demás fuentes de información, nos hemos convertido en seres permanentemente conectados. Algo que, aunque no queramos reconocerlo, va en contra de nuestra propia naturaleza. A ver quién se resiste a la tentación de mirar la pantalla del móvil cuando vibre o pite. Somos capaces de dejarlo absolutamente todo sólo para descubrir que tenemos un Me gusta más en Instagram.

Un estudio calcula en 1.500 las ocasiones al cabo de la semana que giramos el móvil para atender alguna notificación

Y no es un gesto baladí: otro estudio llevado a cabo en el Reino Unido calculaba en 1.500 las ocasiones al cabo de la semana que girábamos el móvil para atender alguna notificación. Todo un despropósito en el que además se nos van las horas atendiendo asuntos triviales y que no aportan nada a nuestra productividad personal.

La llegada de los relojes inteligentes a priori prometía oscurecer todavía más este sombrío escenario. Pero atentos a la sorpresa, porque un creciente número de usuarios ha confesado que estos dispositivos les están liberando de la tiranía de las notificaciones.

Un cambio de hábitos gracias al 'smartwatch'

El escritor escocés Matt Gemmell abrió fuego con uno de los artículos que más ha circulado por la red desde el lanzamiento del conocido reloj de Apple. Bajo el título de Distracciones, el autor confesó que en un comienzo miraba con suspicacia al smartwatch, pero desde que lo empezó a utilizar, se dio cuenta que el dispositivo le estaba evitando el grueso de las interrupciones que le hacían perder el tiempo en el móvil.

Y por una cuestión de fuerza mayor: uno no puede llevar en la muñeca un dispositivo en permanente vibración avisando de cualquier suceso, por un lado, y por otro, su diminuta pantalla y escasa capacidad de interacción obligan al usuario a ser selectivo y breve. Selectivo para escoger qué notificaciones tendrían acceso al reloj: quedarían fuera todas aquellas que no fueran realmente prioritarias y de esta manera, se encontró con que apenas llegaban avisos, y ahora sí, eran todos prioritarios. Y breve, lógicamente porque este equipo apenas permite responder con monosílabos o emoticonos.

Joanna Stern del Wall Street Journal es otra de las voces que se han apuntado a esta tendencia, destacando que la clave del éxito del smartwatch en su caso residió en pulverizar las notificaciones y filtrar únicamente aquellas que le aportaban valor añadido real. Algunos relojes inteligentes permiten un nivel de configuración aplicación por aplicación que facilita al usuario la labor quirúrgica de determinar qué salta del móvil a la muñeca. Esta nueva tendencia está entrando como una brisa de aire fresco entre unos usuarios agobiados de tantos avisos con los asuntos más triviales.

De hecho, los que llevan tiempo utilizando relojes inteligentes acostumbran a dejar el móvil sobre la mesa, y confiar en el reloj los avisos de lo más importante. Pero si todavía no es el afortunado propietario de un smartwatch, puede empezar la guerra por su cuenta terminando sin piedad con las notificaciones menos importantes en su móvil, y en lo que respecta al correo electrónico, emplear aplicaciones como Outlook, que ya hace ese trabajo de discriminación de avisarnos únicamente de lo que es realmente prioritario.

Techfacts
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios