Es noticia
Menú
DSA: ¿alguien está pensando en las 'startups' y pequeñas plataformas europeas?
  1. Tecnología
  2. Tribuna
TribunaEC15

Tribuna

Por

DSA: ¿alguien está pensando en las 'startups' y pequeñas plataformas europeas?

Lo que comenzó siendo una excelente oportunidad para clarificar la regulación de las plataformas en Europa, puede acabar convirtiéndose en una máquina destructora de pequeñas plataformas y 'startups'

Foto: Foto: Pixabay/Gerd Altmann.
Foto: Pixabay/Gerd Altmann.

Nos encontramos en pleno proceso de debate en todas las instituciones de la UE sobre la Digital Services Act. Lo que comenzó siendo una excelente oportunidad para actualizar y clarificar la regulación de las plataformas en Europa puede acabar convirtiéndose, aunque no sea esa la pretensión, en una máquina destructora de pequeñas plataformas y 'startups'.

Para las 'startups' europeas es fundamental que exista seguridad jurídica y un marco regulatorio claro que nos permita hacer nuestro trabajo: innovar, crecer, crear empleo y riqueza. Así, habíamos acogido con buena disposición la propuesta original de la Comisión Europea en la que se mantenían ciertos principios fundamentales de la directiva de comercio electrónico de 2001, es decir, el principio de país de origen, la teoría del conocimiento efectivo (el principio de exención de responsabilidad de las plataformas respecto a posibles contenidos ilícitos mientras no hayan sido advertidas de su existencia), así como el mantenimiento de la prohibición de monitoreo generalizado.

Foto: Margrethe Vestager. (EFE)

Sin embargo, en los debates en el Consejo y el Parlamento Europeo vuelven a aparecer los sospechosos habituales y los negros nubarrones se vuelven a cernir sobre nuestras cabezas. Con argumentos que denotan una cierta desconfianza hacia el funcionamiento de las plataformas digitales, hay grupos parlamentarios y algunos gobiernos de los países miembros que abogan por obstaculizar, cuando no prohibir directamente, la publicidad personalizada. Esa propuesta impediría a la mayoría de las 'startups' progresar y hacer su trabajo. Para entenderlo de manera clara: sin grandes presupuestos para hacer 'marketing' de manera tradicional en medios generalistas y sin poder segmentar sus campañas a su público objetivo, ¿cómo va a poder un emprendedor lanzar y hacer crecer su 'startup'? Sería totalmente ineficiente y prácticamente imposible.

Otra de las cuestiones que están siendo objeto de debate es exigir a los 'marketplaces' una 'due diligence' respecto de los sujetos que intervienen y los productos que comercializan en su plataforma. La implementación de estos procedimientos internos de verificación y seguimiento sería muy costosa y, por tanto, también inasumible para las 'startups'.

Foto: Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea. (Reuters)

Igualmente, nos preocupa que, aunque la propuesta de la Comisión mantiene este principio, algunos gobiernos y grupos políticos plantean modificar el principio del país de origen. Esta es una cuestión vital para las 'startups', sin ese principio, no podrían escalar en el conjunto de la Unión Europea. Es incuestionable la seguridad jurídica y las facilidades que proporciona el principio de país de origen de cara al crecimiento de un proyecto más allá de las fronteras nacionales. Piénsese el obstáculo que supondría para las pequeñas y medianas empresas no solo hacer un análisis previo de la legislación de cada país, sino el puntual seguimiento de todas ellas y el mantenimiento de una relación fluida con las distintas autoridades competentes, ya no solo a nivel nacional, sino también regionales y locales. Si decido digitalizar mi negocio y vender mis productos 'online', ¿acaso tendré que estudiar cada mañana el Boletín Oficial de Lituania y conocer la normativa de consumo de Šventoji?

Por último, queremos referirnos a las propuestas de algunos grupos que pretenden exigir a las plataformas la obligación de retirada/bloqueo de contenido y sujetos en plazos excesivamente cortos, así como la obligación de evitar que tal contenido/sujeto reaparezca, total o parcialmente, en la misma. ¿Alguien piensa que una pequeña plataforma tiene recursos o tecnología para eso? ¿Pueden explicar cómo compatibilizar esta obligación con el principio de no monitoreo generalizado?

Foto: EC.

Al margen de consideraciones adicionales, estas propuestas ignoran el efecto red y el hecho de que la economía digital se ha construido como un ecosistema. Hay una pretensión que se repite, propuesta legislativa tras propuesta legislativa en Europa, desde el GDPR, pasando por la directiva de 'copyright', hasta llegar a la DMA y al DSA: se pretende frenar el poder de mercado de las grandes plataformas introduciendo medidas que estas últimas podrán más o menos cumplir con alto coste, pero que son inasumibles en términos económicos para las 'startups' y pequeñas plataformas. Si queremos impulsar el Mercado Único Digital, si queremos que Europa sea líder en grandes tecnologías e innovaciones sociales, no podemos seguir poniendo más obstáculos al crecimiento de nuestras 'startups'. Hace falta cambiar el paradigma de la regulación.

Con este enfoque regulatorio, Europa está desaprovechando muchos proyectos que están naciendo en nuestros países y todas las plataformas europeas tendrán una clara desventaja frente a sus homólogas americanas o asiáticas. Pensemos entre todos cómo podemos desarrollar la necesaria regulación en estas materias. Pedimos a las autoridades políticas europeas y nacionales que trabajen con las plataformas en un marco de confianza y que se apueste por formulaciones que apuesten por la autorregulación y la supervisión de las autoridades. Por nuestra parte estaremos encantados de participar en el debate y ayudar al regulador a innovar también en este cambio de paradigma que proponemos.

*Carlos Mateo. Presidente de la Asociación Española de Startups.

Nos encontramos en pleno proceso de debate en todas las instituciones de la UE sobre la Digital Services Act. Lo que comenzó siendo una excelente oportunidad para actualizar y clarificar la regulación de las plataformas en Europa puede acabar convirtiéndose, aunque no sea esa la pretensión, en una máquina destructora de pequeñas plataformas y 'startups'.

Comisión Europea Parlamento Europeo
El redactor recomienda