'Muñeca Rusa': el mejor estreno de Netflix en 2019 también ha sido el más discreto

Natasha Lyonne (‘Orange is The New Black’) protagoniza esta comedia negra creada y producida por Amy Poehler (‘Parks and Recreation’) y Lesley Headland ('SMILF')

Foto: Natasha Lyonee en una imagen de 'Muñeca Rusa'. (Netflix)
Natasha Lyonee en una imagen de 'Muñeca Rusa'. (Netflix)

Solo Netflix (y los expertos del marketing) saben por qué hay series que merecen ocupar una fachada en la Puerta del Sol, y series que tienen que conformarse con llenar durante un ratito la pantalla principal de la plataforma. Series de las que se dosifican meticulosamente sus avances y series que te encuentras por sorpresa, porque Netflix cree que es una serie “para ti”.

Hace unas semanas, afortunadamente, el algoritmo acertó, y me recordó que se acababa de estrenar una serie que tenía apuntada en el calendario. Porque ‘Muñeca Rusa’ es una producción que, por lo menos, merecía un hueco en la apretada agenda de visionado. Aunque Netflix apenas publicitó una comedia protagonizada por Natasha Lyonne, una de sus actrices de ‘Orange Is The New Black’, y escrita y producida por una de las mejores cómicas de la ficción audiovisual norteamericana, Amy Poehler. Tampoco debió de ver atractivo su argumento a pesar de que, de partida, invita a echar un vistazo.

Lyonne interpreta a Nadia, una joven que celebra su 36º cumpleaños con una fiesta en un idílico loft neoyorquino. Después de acostarse con un hombre, y trabajar en su proyecto, Nadia sale a comprar tabaco y muere atropellada. Nadia regresa al cuarto de baño del loft. Sale de él y su amiga Maxine le espera con la misma pregunta que ha escuchado hace horas. No tardará en volver a morir. “Estoy pasando una noche muy dura que no se acaba nunca” reconoce tras su segundo regreso.

A este le seguirán muchos más, y durante este interminable eterno retorno del más allá, Nadia vivirá una montaña rusa de sentimientos que le permitirán ver su situación desde diferentes puntos de vista. A la frustración y extrañeza inicial, que trata de justificar echándole la culpa a las drogas, le seguirán el miedo y el drama, para cerrar el primer episodio abrazando el sueño dorado de cualquier joven amante de la noche. Asumiendo que su destino es vivir, una y otra vez, su fiesta de cumpleaños y darlo todo como si no hubiera, porque no lo hay, un mañana.

Natasha Lyonne en el papel de Nadia. (Netflix)
Natasha Lyonne en el papel de Nadia. (Netflix)

Morirse (otra vez)

A lo largo de 8 episodios ‘Muñeca Rusa’ conjuga con maestría el atractivo de sus personajes, las contingencias propias del fallecimiento repentino y la habilidad de contar una historia inteligente y atractiva en la que la comedia suele llegar perseguida por algún pequeño drama. Porque no podemos olvidar que morirse no es gracioso ni divertido, aunque para Nadia termine convirtiéndose en simpática rutina, especialmente en el segundo episodio.

Con Nueva York como escenario, Natasha Lyonne hace de Nadia un personaje adorable, a pesar de sus vicios, su lengua viperina y su facilidad para resultar desagradable. Junto a Leslye Headland, Poehler y la intérprete han sabido construir un personaje independiente y luminoso que lleva años soportando una pesada carga sobre sus espaldas.

Dascha Polanco y Jeremy Bobb en una imagen de 'Muñeca Rusa'. (Netflix)
Dascha Polanco y Jeremy Bobb en una imagen de 'Muñeca Rusa'. (Netflix)

Nadia no está sola

Para cuando el espectador, y la propia Nadia, son capaces de entender las circunstancias de la fugacidad de la vida, la narración hace un alto en el camino para centrarse en Alan. “Un chaval que el universo a puesto a mi cargo” en palabras de Nadia, para los posibles espectadores un joven meticuloso y ordenado que quedará inevitablemente ligado al destino de la imprevisible Nadia.

Charlie Barnett, al que hemos visto previamente en ‘Chicago Fire’, es el encargado de interpretar a Alan, un rol que aportará nuevos hábitos a la rutina cumpleañera de Nadia. En el reparto también encontramos a la compañera de Lyonne en ‘Orange is the New Black’, Dascha Polanco, Yul Vazquez (‘Narcos México’), Jeremny Bobb ('Godless') y Chloë Sevigny (‘Bloodline’) en un rol breve pero fundamental para la historia.

Charlie Barnett y Natasha Lyonne en una imagen de 'Muñeca Rusa'. (Netflix)
Charlie Barnett y Natasha Lyonne en una imagen de 'Muñeca Rusa'. (Netflix)

La sombra de los precedentes

Para los amantes del séptimo arte es evidente la referencia a títulos como ‘Atrapado en el tiempo’ o ‘Feliz día de tu muerte’, dos largometrajes que ya han explorado los inconvenientes de quedarse atrapado en el presente ya sea después de meterse en la cama, o de ser brutalmente asesinada. Sin embargo, ‘Muñeca Rusa’ explora las posibilidades de un personaje curioso, que está dispuesto a desentrañar los misterios que le llevan, una y otra vez, al baño de su fiesta de cumpleaños.

Con una estética oscura que a Lyonne le va como anillo al dedo, y una banda sonora adictiva que convierte la pegadiza ‘Gotta Get Up’ en un himno, la producción de Netflix juega con maestría con una premisa marcada por el éxito. La actitud de Nadia, la mortalidad en Nueva York en tiempos de los teléfonos móviles o la falta de los tópicos tan propios de la propuesta convierte a ‘Muñeca Rusa’ en una producción que merece un lugar junto a sus precedentes cinematográficos. Y aunque estamos en febrero, probablemente también entre las mejores comedias del año.

Desde Melmac

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios