'Typical spanish': estrenar el VAR con una sangría del que (casi) nunca defrauda

Solo los tres goles de Cristiano, uno de penalti que en cierto modo rearbitró el VAR, otro en un fallo de De Gea y el último de falta, impidieron a España ganar a una Portugal inferior

Foto: El árbitro italiano Favio Rocchi señala penalti de Nacho a Cristiano. (EFE)
El árbitro italiano Favio Rocchi señala penalti de Nacho a Cristiano. (EFE)

Hace unas semanas tuve ocasión de recibir una 'master class' sobre el funcionamiento del VAR (Video Assistant Refereee), la asistencia por vídeo del arbitraje que la temporada que viene se utilizará en LaLiga y que a nivel internacional se ha estrenado en el Mundial de Rusia. De la charla impartida por el exárbitro internacional español Carlos Velasco Carballo me quedaron clara varias cosas: que el VAR solo se utiliza para goles, fueras de juego, rojas directas y confusiones de identidad en tarjetas; que ni los equipos ni el árbitro pueden pedirlo; que su interlocutor será otro árbitro, quien únicamente le avisará cuando haya algo extraordinario; y que cuanto menos se utilice, mejor, pues lo ideal es que el VAR provoque el mínimo de detenciones.

Pero quizás lo más importante de todo lo que nos explicó Velasco Carballo, recientemente nombrado presidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA) en sustitución de Victoriano Sánchez Arminio, es que el árbitro decidirá si comprueba o no la pantalla y que él seguirá teniendo la primera y la última decisión. Pues bien, y como no podía ser de otra forma, España estrenó el VAR en el Mundial de Rusia, y para verse perjudicada en la primera jugada polémica. A los tres minutos del partido contra Portugal, el italiano Gianluca Rocchi vio falta en una acción de Cristiano ante Nacho, compañero suyo en el Real Madrid.

En ese momento entró en escena el VAR al tratarse de un penalti, uno de los cuatro preceptos que establece su protocolo. En apenas unos segundos, Rocchi escucharía por su pinganillo el "¡check, check, check!" con el que desde la sala de visionado del VAR le avisaban de que estaban revisando la jugada al no haberla visto clara. La respuesta fue positiva y validó la decisión del árbitro principal del encuentro: lanzamiento desde los once metros para Portugal, mientras a Cristiano se le veía decir "Nacho, Nacho, es penalti" y en España eran muchos los que, como es mi caso, opinábamos que fue el delantero quien buscó la pierna del defensa para provocar que pareciera penalti. "Intento retirar la pierna, pero sé que le toco", reconoció el lateral de la Selección, a quien posiblemente le pudo la presión de marcar a un compañero tan ilustre.

Los jugadores de España hablan con el árbitro italiano Rocchi, pendiente del VAR. (Reuters)
Los jugadores de España hablan con el árbitro italiano Rocchi, pendiente del VAR. (Reuters)

El caso es que, aunque es verdad que Rocchi no varió su decisión, puede decirse que la jugada fue en cierto modo rearbitrada y que la decisión final no la adoptó el árbitro del partido, sino otro italiano, Maximiliano Irrati, árbitro de VAR designado por FIFA para el primer gran partido del Mundial, así como para el inaugural entre Rusia y Arabia Saudí. Irrati estaba acompañado en la sala de visionado por tres AVAR, dos también italianos y un chileno. Como quiera que ellos no vieron claro el penalti de Nacho y que su obligación es avisar cuando detectan, en palabras de Velasco Carballo, "errores claros y manifiestos en situaciones decisivas", se lo comunicaron a Rocchi, quien, sin embargo, ni siquiera se acercó a la banda para ver la repetición en el vídeo. Como diría Mourinho: ¿por qué? Según la FIFA, el árbitro recurrió a una "verificación sin visionado", pero no al sistema de VAR propiamente dicho. Ya, como el asunto no es lo suficiente complicado, para complicarlo aún más.

También en el 1-1 de Diego Costa

El VAR, aunque la FIFA lo llamará "verificación sin visionado", también apareció en el 1-1 de Diego Costa, ya que está dentro del protocolo previsto por la nueva tecnología que en las acciones de gol se pueda revisar hacia atrás lo que afecte a la propia jugada. Así, se revisó el salto del delantero del Atlético de Madrid con Pepe, pero de nuevo Irrati dio validez a la decisión de su compatriota Rocchi. Menos mal que el Italia tienen experiencia, que si no... Sí, ya nos lo avisó Velasco: "El VAR no acaba con la polémica y no ha sido diseñado para intentar corregir los pocos errores que los árbitros cometen, pues no se quiere rearbitrar el partido". Y concluyó: "El VAR es un ser humano y cometerá errores". Pues dicho y hecho.

El caso es que a los cuatro minutos de partido Cristiano tuvo la oportunidad de marcarle, por fin, un gol a España. Lo hizo con un penalti polémico a pesar del VAR, pues en el Argentina-Islandia hubo un penalti bastante parecido a Pavón que no fue pitado y tampoco al árbitro le dijeron que lo fueran a chequear. Después, un error de De Gea al más puro estilo Karius en la final de la Champions de Kiev permitió al delantero del Real Madrid volver a adelantar a su selección justo antes descanso. Sin embargo, en la segunda parte España le dio un buen meneo a Portugal que vino acompañado del segundo gol de Diego Costa y de un golazo de Nacho.

"Casi no le toco, Cristiano es muy propenso a tirarse, le pitan casi todas. Al mínimo contacto, se deja caer", denunció Piqué. Así, gracias de nuevo a una rigurosa falta pitada esta vez en la frontal del área, CR7 batió de nuevo a De Gea y puso el 3-3 en el marcador. Al igual que sucede cuando juega en el Real Madrid, la capacidad goleadora del portugués le llevó a firmar un 'hat-trick' que, eso sí, dista mucho de poder calificar de partidazo su actuación frente a España, aunque ya sabemos cómo funciona la cosa.

Cristiano y De Gea se saludan al final del partido entre Portugal y España en el Mundial de Rusia. (Reuters)
Cristiano y De Gea se saludan al final del partido entre Portugal y España en el Mundial de Rusia. (Reuters)

Cristiano y su acuerdo con Hacienda

Casualmente, en la mañana del viernes se supo que el delantero portugués ha llegado a un acuerdo con Hacienda por su presunto delito de fraude fiscal. Según informó el diario 'El Mundo', Cristiano ha cerrado un acuerdo con la Abogacía del Estado para poner punto y final al proceso judicial en el que está inmerso y no ha tenido más remedio que aceptar las condiciones impuestas por la Agencia Tributaria. El madridista reconoce cuatro delitos fiscales, que conllevan una pena de dos años de prisión (que no deberá cumplir) y el pago de una multa que asciende a 18,8 millones de euros.

Cabe recordar que la Audiencia Provincial de Barcelona ya condenó a Messi y a su padre a 21 meses de prisión por tres delitos fiscales y una multa de 3,5 millones. El argentino fue portada de diarios deportivos y generalistas. Veremos si la repercusión mediática es la misma con el portugués cuando se conozca la condena, aunque me temo que no será así. De momento, el Mundial permitió a la mayoría de los medios seguir mirando hacia otro lado, aunque alguno incluso lo aprovechó para frivolizar con ello.

"Estoy muy orgulloso de los míos. No cambiaba a Cristiano por ninguno", dijo Fernando Hierro, un día después de que Julen Lopetegui, durante su presentación como nuevo entrenador del Real Madrid, hiciera el ridículo al afirmar que "Cristiano Ronaldo es el jugador que quiero a mi lado siempre. Evidentemente, el mejor del mundo está en el Real Madrid”. Unas declaraciones muy distintas a las de hace tan unas semanas, cuando dijo que "Messi es el mejor futbolista del mundo y difícilmente veremos de nuevo a un jugador como él”.

Por si quedaban dudas, los abucheos de los presentes al periodista que hizo la pregunta y los aplausos de los palmeros del presidente a Lopetegui las despejaron. Y, sí, es posible que más de un florentinista, a la espera de ver qué sucede definitivamente con el portugués, brindara el viernes por la sangría de goles de Cristiano, el que (casi) nunca defrauda...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios