Isco ya puede llamar a su perro por su nombre (al menos mientras siga Solari)

Isco está sentenciado en el Real Madrid. Solari nunca ha confiado en él, lo cual resulta bastante sospechoso, de ahí que el malagueño ya pueda sacar a su perro Messi a pasear...

Foto: Isco, en el banquillo del Bernabéu, durante el Real Madrid-Real Sociedad. (EFE)
Isco, en el banquillo del Bernabéu, durante el Real Madrid-Real Sociedad. (EFE)

"A mi perro nunca lo saco a la calle para no llamarle Messi", confesó Francisco Román Alarcón Suárez, más conocido por Isco, tras su fichaje por el Real Madrid. "Tengo que decir que fue más una idea de mi hermano y de mi padre. Yo me limpio las manos, soy del Madrid y ya está", añadió el malagueño, de quien Florentino Pérez dijo en su presentación que "todos sabéis que Isco tenía otras ofertas, pero él ha elegido jugar en el Real Madrid, el club más importante de la historia, donde los retos son permanentes, donde el hambre de triunfos es irrenunciable y donde el afán de superación es una constante". Plas, plas, plas, le interrumpieron sus palmeros.

"Llegas a un club con un nivel de exigencia inmenso pero que siempre estará a tu lado, especialmente en los momentos más difíciles, para que puedas ofrecer lo mejor de ti en los terrenos de juego", le prometió el presidente del Real Madrid a Isco aquel lejano 3 de julio de 2013. Unas palabras que ahora resultan difíciles de asociar al nombre de un futbolista que parece estar apestado y con el que hay barra libre para despotricar. Y no solo porque Isco tenga complicado, por no decir imposible, ofrecer "lo mejor de sí mismo" si está en el banquillo o en la grada, sino porque no da la sensación de que el club esté "a su lado" en estos momentos tan difíciles para él.

"Me parecería una locura echar a Lopetegui", se atrevió a decir el malagueño cuando Julen vivía sus últimos días en el banquillo del Bernabéu y, por consiguiente, antes de la llegada del meritorio Santiago Solari. Como dice el refrán, es de bien nacidos ser agradecidos, e Isco tenía motivos para estarlo con un técnico con el que se proclamó campeón de Europa Sub 21, fue al Mundial de Rusia pese a no ser titular en su equipo y contó con él para "reinventar" el Real Madrid post-Cristiano. Sin embargo, y por más que Lopetegui lo intentara sin ningún éxito, volvió a quedar confirmado que las características del 22 encajan mejor en el Barça —sobre todo cuando era el Barça— que en las de este Madrid —más que nunca el Madrid de Florentino—.

Isco ya se quedó fuera de la lista en el debut de Solari como entrenador interino. Sí, nada menos que contra el Melilla en Copa, lo cual resulta cuanto menos mosqueante. Luego le dejó sin convocar ante la Roma en la Champions y sin minutos ante Celta y Rayo Vallecano en LaLiga. No le dio un solo minuto en la final del Mundial de Clubes y ha sido suplente en los dos últimos partidos, uno de LaLiga y otro de la Copa, en este último con un equipo repleto de lesiones. Ser el único jugador al que no puso en el once inicial en sus primeros seis partidos como entrenador del Madrid denota que lo de Solari pudo ser una imposición como la de que Courtois sea el indiscutible portero titular en detrimento de Keylor Navas.

La primera titularidad de Isco con Solari llegó en la vuelta ante el Melilla en la Copa, pero su buen partido, en el que marcó dos goles, no le sirvió para ser titular en LaLiga tres días después. El andaluz se ofuscó y lo pagó con quien y cuando menos debía: la grada del Bernabéu y en la derrota ante el CSKA. Pero hay más: en el partido de Copa contra el Leganés, Solari entrenó con un once en el que estaba Isco. Sin embargo, tal y como informó 'Marca', la sorpresa para el grupo en general y para el implicado en particular llegó cuando en la charla previa el argentino dio un once en el que estaban todos menos, qué casualidad, Isco.

Isco se retira del campo cabizbajo ante la mirada de Solari. (EFE)
Isco se retira del campo cabizbajo ante la mirada de Solari. (EFE)

La realidad es que el internacional español jamás ha contado con la confianza de Solari, por lo que, insisto, todo invita a pensar que la decisión le vino impuesta. Cuentan que la relación entre ambos está completamente rota, aunque para romper una relación primero hay que tenerla. Normal que Isco cuente los días para que finalice el curso y se produzca un cambio de técnico, otro más, en el banquillo del Real Madrid. Su situación nada tiene que ver con la vivida con Zidane.

Sabido es que detrás de la salida de James al Bayern estuvo la mano de Zizou, quien, puestos a elegir, prefirió quedarse con Isco. Esto es algo que Florentino Pérez no olvidó, pues él no quería que el colombiano se fuera, pero tuvo que tragar para complacer a su exitoso entrenador. De ahí la inevitable pregunta que en su día me hice de si no estuvo el presidente detrás de las informaciones en las que se colocaba al malagueño fuera del Madrid para 'vengarse' de su técnico y, de paso, allanar el camino hacia un posible traspaso o trueque, pues la hipotética venta de Isco se relacionaba con la eterna llegada de Hazard.

Florentino ya rajaba de Isco

No fue casualidad, y ahora se ve con más claridad, que la temporada pasada el presidente empezara a rajar de Isco por las esquinas, la mecha para que sus medios más afines —por no llamarles serviles— empezaran a airear que Zidane no le quería, hasta el punto de asegurar que el francés había pedido su salida. Como escribí entonces: "¿Cómo va a pedir Zidane la salida de Isco, si él es el primero que puede salir a final de temporada?". Premonitorio, sí.

Entonces Isco no se planteó su futuro fuera del Real Madrid y se centró únicamente en acabar lo mejor posible la temporada y llegar en las mejores condiciones al Mundial, pues sabía que Lopetegui le consideraba indiscutible en el centro del campo de la Selección. "Soy injusto con Isco y con muchos jugadores que en otro club serían titulares", reconoció Zidane. "Siempre he dejado claro que quiero estar aquí muchos años y no sé por qué a la gente le sorprende que quiera jugar más. Si creyera que no lo merezco, no lo diría”, aseguró el jugador.

"Ha puesto a Dani Ceballos, a Casemiro fuera de forma y hasta se pone a sí mismo que se retiró hace veinte años, antes de poner a Francisco 'Isco' Alarcón", escribió un aficionado en Twitter. Un mensaje que 'gustó' al malagueño, aunque luego se retractó. Qué más da. Isco está sentenciado en el Real Madrid, al menos mientras siga el servil Solari. Así que ya da igual que saque a su perro a la calle y le llame por su nombre...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios