Cristiano, sin el escudo del Real Madrid (y de Chitín), sí hará esta vez el paseíllo

A diferencia de cuando estaba en el Real Madrid y Florentino Pérez le protegía con su mano derecha, Cristiano regresa a la capital de España para ser condenado... y que sea visto por todos

Foto: Cristiano Ronaldo, en una imagen de archivo. (Reuters)
Cristiano Ronaldo, en una imagen de archivo. (Reuters)

"Acuerdo no estimar las pretensiones solicitadas para el acusado, toda vez que, a pesar de la gran notoriedad del mismo, no existe acreditación de que el señalamiento en sí mismo venga a comprometer la seguridad del peticionario en cuanto al acceso del mismo a las instalaciones de esta Audiencia Provincial durante la celebración del juicio oral correspondiente".

Así reza el auto firmado por Juan Pablo González-Herrero, presidente de la Audiencia Provincial de Madrid, en el que a Cristiano Ronaldo se le niegan las medidas de seguridad excepcionales solicitadas por su defensa para que se le permitiera entrar y salir por el garaje al juicio que tiene este martes. El portugués será condenado a una pena de dos años de prisión y al pago de 18,8 millones de euros en virtud del pacto al que llegó con la Fiscalía de Madrid y Hacienda, por el que reconoció haber cometido cuatro delitos fiscales entre 2011 y 2014. Es decir, que el ahora jugador de la Juventus no podrá evitar la denominada 'pena de paseíllo' ante la numerosa presencia de periodistas, reporteros gráficos, cámaras de televisión e, incluso, aficionados que a buen seguro se agolparán a la entrada del tribunal de la capital española.

Como recordarán, cuando Cristiano, siendo aún futbolista del Real Madrid, prestó declaración en el Juzgado de Instrucción número 1 de Pozuelo de Alarcón como investigado, no solo entró en un coche para que nadie pudiera verle sino que tampoco habló a la salida, a pesar de que esa era la idea inicial, tal y como evidenció el atril colocado en previsión de que lo hiciera. "Todo esto es porque soy Cristiano Ronaldo", le llegó a decir el portugués a la jueza Mónica Gómez, quien le replicó: "No, si usted se llamase Antonio Pérez, estaría sentado ahí también. No está aquí como futbolista, sino como un ciudadano más".

Tal y como informó El Confidencial unos meses después, resulta que Florentino Pérez 'coló' en la mencionada vista judicial a su mano derecha, José Luis del Valle, más conocido por 'Chitín', secretario de ACS y directivo del Real Madrid, quien se encargó no solo de controlar lo que pasaba en la sala sino también de que Cristiano hiciera chitón y dejara plantados a los casi 200 periodistas y las 40 cámaras que le esperaron a la salida durante varias horas y bajo un sol de justicia. Tuvo que ser un responsable de comunicación de la defensa de CR7 quien, entre abucheos, diera sentido al atril para decir: "Bueno, solamente unas palabras. El jugador ha declarado por espacio de una hora, está todo en orden y ya está camino de su casa. En 20 minutos tendréis una nota de prensa con toda la información, ¿vale?".

El famoso atril ante el que finalmente no compareció Cristiano Ronaldo en Pozuelo. (EFE)
El famoso atril ante el que finalmente no compareció Cristiano Ronaldo en Pozuelo. (EFE)

Eso sí, al juicio que Cristiano tiene este martes, fijado para las 9:50 y que se prevé que sea rápido pues se reconocerá culpable, no se permitirá la entrada de cámaras. Al tratarse de un acuerdo en conformidad, el portugués se salvará al menos de ser grabado sentado en el banquillo. Por contra, a quien sí se le podrá ver e incluso grabar es a su excompañero Xabi Alonso, quien está citado en la Audiencia Provincial de Madrid 10 minutos más tarde y para quien la Fiscalía pide cinco años de prisión por presunto fraude fiscal. A diferencia de Ronaldo, el exjugador de Real Sociedad, Liverpool, Real Madrid y Bayern sigue declarándose inocente y, como sobre su caso ya opiné hace unos días, no me desvío con él y sigo con el del portugués.

La diferencia de tratamiento con Messi

Basta recordar la diferencia de tratamiento mediático que tuvieron en algunos medios los casos de Messi y de Cristiano cuando este aún estaba en el Real Madrid, para saber que ahora ya no sería igual. De hecho, ya no lo es. Especialmente recordadas son dos portadas de 'ABC': "21 meses de cárcel para Messi y su padre por un fraude de extrema gravedad", rezaba la primera del citado diario cuando se conoció la sentencia de los argentinos, con el titular engatillado a una foto de ambos delante del juez. "No es admisible que se trate a Cristiano como a un delincuente", podía leerse en la segunda con una foto de Florentino Pérez, autor de la cita, posando para la cámara. Sin comentarios.

Esta es la gran diferencia entre la situación que vivió entonces Cristiano y la que vivirá este martes en su triste regreso a Madrid, antes de volver vestido de corto al Metropolitano para disputar los octavos de final de la Champions contra el Atlético. Ahora, el portugués ni luce en el pecho el escudo del Real Madrid ni, por consiguiente, tiene el 'escudo' de su presidente. Sinceramente, creo que el paseíllo que se verá obligado a hacer tiene mucho interés informativo e, incluso, será visto por algunos como ejemplarizante, si bien no es menos cierto que era evitable. Aunque esta vez no se encargue de ello Chitín...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios