Rubiales no es Florentino y sale escaldado (junto a Camps) de su ataque a Roures

Rubiales quiere dejar fuera de la RFEF a Mediapro apelando a criterios éticos, lo cual en su caso ya suena a broma, y Roures le saca los colores recordando el pasado de su Secretario General

Foto: Jaume Roures, presidente de Medriapro. (Reuters)
Jaume Roures, presidente de Medriapro. (Reuters)

Alimentado por un entorno preocupado y ocupado en que parezca lo que no es, quizás sea el ego lo que incite a Luis Rubiales a pensar que su relación con Florentino Pérez es de igual a a igual. Sin embargo, lo cierto es que 'Rubi' no es más que un adlátere del calificado por Butragueño como 'Ser Superior'. Así se explica que, con los rescoldos de la noticia sobre el futuro de Real Madrid TV aún echando humo, el diario 'Marca' adelantara que el ególatra presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) "comunicó a su Junta directiva que no quiere saber nada de Mediapro".

Efectivamente, en esta información solo faltó incluir un "tampoco" antes del "quiere saber nada", pues se filtró un día después de conocerse que la empresa que preside Jaume Roures dejará de producir el mencionado canal de televisión del Real Madrid. "El motivo" de Rubiales, según podía leerse en la misma información, es "el código ético de la RFEF, que impide establecer puentes comerciales o de cualquier tipo con empresas relacionadas con casos de soborno o corrupción". Sí, resulta cuando menos chocante que se hable de ética en una federación salpicada por tantos casos de corrupción. El más reciente, y por no aburrir con los de Peláez, Del Amo u otros siniestros presidentes de territoriales, el del sucesor de Andreu Subies, el dimitido vicepresidente y mano derecha de Rubiales.

Han bastado unas semanas para que el canario Antonio Suárez Santana fuera acusado por la Guardia Civil de consentir un presunto desfalco en su territorial. Al igual que en el caso del exvicepresidente catalán, solo la directiva Ana Muñoz mostró sus objeciones a la continuidad de Suárez Santana al frente de su nuevo cargo federativo, aunque de nada le valió. Y eso que la que fuera directora general del Consejo Superior de Deportes (CSD) es la vicepresidenta de Integridad de Rubiales. Para qué decir más, ¿verdad?

Pero volviendo al "Rubiales no quiere saber nada de Mediapro", como no podía ser de otra forma dada las graves acusaciones, la empresa que preside Jaume Roures no tardó en salir al paso con una carta firmada por el propio empresario catalán y destinada al presidente de la RFEF. "Ni Mediapro, ni Imagina Media Audiovisual, sociedad matriz del grupo, han sido condenadas por delitos de soborno, fraude o similares en ninguno de los países donde desarrollan su actividad", puede leerse en el mencionado escrito, donde también se deja claro que se requerirá "el amparo de los tribunales ante cualquier acusación infundada de condena por soborno o fraude". La verdad es que en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas no están como para meterse en más guerras jurídicas, sobre todo porque las pierden todas.

Andreu Camps, exmiembro del TAD y actual secretario general de la RFEF.
Andreu Camps, exmiembro del TAD y actual secretario general de la RFEF.

Roures, quien también destaca que Mediapro cuenta con un Código Ético que "prohíbe las conductas delictivas a las que hace referencia la RFEF e incorpora los más altos estándares éticos bajo los que se desarrolla toda su actividad, incluida la comercialización de derechos audiovisuales", recuerda que "el propio Secretario General de la RFEF, el Sr. D, Andreu Camps Povill, que firma el burofax, se ha visto también envuelto en circunstancias similares, al haber sido imputado por un delito de plagio —causa que fue finalmente archivada por el Juzgado de Instrucción número 8 de Granada—, por lo que entiendo que será capaz de explicar la diferencia tan relevante que existe entre estar sujeto a una imputación y la posterior ausencia de condena". Como se dice ahora, un zasca en toda regla.

Camps y el condenado David Cabello

Efectivamente, el caso al que hace referencia Roures en su carta dirigida a Rubiales para solicitarle optar "con cualquier otro interesado" a los derechos audiovisuales internacionales de la final de la Copa del Rey y la Supercopa de 2019, es del que informamos en El Confidencial en agosto de 2017 por el que el todavía —sí, todavía hoy— presidente de la Federación Española de Bádmiton (FESBA), David Cabello, fue condenado a seis meses prisión por plagiar un proyecto. Andreu Camps, miembro del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) hasta unos días antes de la sentencia tras presentar su dimisión "por causas personales", fue absuelto del delito contra la propiedad intelectual del que provisionalmente también fue acusado junto al citado Cabello y la mujer de este, ambos condenados.

Pero hay más. Cuando Andreu Camps era vocal del TAD fue recusado por Javier Tebas porque más de dos meses después de que el CSD le solicitara la apertura de expediente a Ángel María Villar, el citado tribunal seguía sin hacerlo. La petición del presidente de LaLiga estuvo basada y documentada "en el interés personal de Camps en los asuntos relacionados con la RFEF, así como mantener relación de servicio con la institución federativa que preside Villar". Vamos, que tras el nombramiento de Camps como secretario general de la RFEF presidida por Rubiales, pocas dudas quedaban de que era e iba a ser más de lo mismo, aunque realmente está siendo mucho peor...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios