'Barrene', el hijo de una entrenadora de baloncesto que vuelve a casa en bici pública

De los 9 jugadores que han debutado esta temporada en el primer equipo de la Real, Ander Barrenetxea no es solo el más joven, apenas 17 años, sino también es el que más promete

Foto: Ander Barrenetxea disputa un balón con Cabrera durante el Real Sociedad-Getafe. (EFE)
Ander Barrenetxea disputa un balón con Cabrera durante el Real Sociedad-Getafe. (EFE)

Luca Sangalli (24 años), Martín Merquelanz (23), Robin Le Normand (22), Ander Barrenetxea (17), Aihen Muñoz (21), Roberto López (19), Alex Sola (19), Ander Guevara (21) y, este mismo domingo, Martín Zubimendi (20). Hasta nueve jugadores han debutado ya esta temporada en el primer equipo de la Real Sociedad. A bote pronto, se sin duda es un dato que habla muy bien de la tradicional apuesta del club donostiarra por la cantera, así como del trabajo que se hace en la 'factoría' de Zubieta.

Ahora bien, al mismo tiempo tan alta cifra de 'potrillos' -como se conoce a los canteranos de la Real desde la época en la que el equipo txuri urdin se entrenaba en el hipódromo de Lasarte- hayan dado el salto a la élite deja en evidencia la confección de la plantilla por parte del director deportivo, Roberto Olabe, así como la labor de su ingente equipo de trabajo, pues dos cesiones millonarias -y, visto lo visto, afortunadamente sin opción de compra- no han mejorado lo que había en casa...

Y es que esta es, junto a la cantera, la otra pata sobre la que se sujeta la filosofía de la Real: fichajes que den un rendimiento inmediato y, como decía John Toshack, que den tiempo a los canteranos a formarse, pues es con estos con quien se tiene que tener paciencia y no con Theo Hernández o Sandro Ramírez, futbolistas que, por su insoportable indolencia y su desesperante inoperancia, respectivamente, se la hacen perder a cualquiera. Si a esto le sumamos la interminable lista de lesiones que ha sufrido el equipo -primero de Asier Gartiano y luego de Imanol, precisamente el técnico del filial-, he aquí otra explicación a semejante aluvión de debutantes.

De los nueve enumerados, hay uno que a día de hoy ilusiona de manera especial a la afición de la Real y por el que ya suspiran los vecinos de Bilbao: Ander Barrenetxea. Y no solo porque es el más joven de todos, sino también porque aporta cosas diferentes. El donostiarra se estrenó con el primer equipo el pasado 21 de diciembre, seis días antes de cumplir 17 años y en un partido que acabó con derrota (0-1 ante el Alavés) y le acabó costando el puesto a Garitano. De hecho, Ander se convirtió en el primer futbolista nacido en el siglo XXI que juega en la Liga Santander, además de superar la marca de un mito de la historia del club txuri urdin como es Roberto López Ufarte y la de otro que pasó a la historia, aunque del Barça, como es el ínclito José Mari Bakero.

Ander Barrenetxea celebra con Willian José y Mikel Oyarzabal el 2-0 de la Real al Getafe. (EFE)
Ander Barrenetxea celebra con Willian José y Mikel Oyarzabal el 2-0 de la Real al Getafe. (EFE)

'Barrene' fue noticia este domingo por su buena actuación en el partido contra el Getafe, en el que dejó destellos de la calidad técnica que atesora, así como de su extraordinarias condiciones físicas pese a haber nacido en diciembre de 2001. Sin embargo, lo más destacado del día que jugó su primer partido completo con la Real fue una imagen suya volviendo de Anoeta en una bici de alquiler municipal, algo que acostumbra a hacer al no poder sacarse aún el carnet de conducir. Sirva esta anécdota para dar a conocer a un futbolista que ya ha pasado por las categorías inferiores de la Selección y que antes de debutar en Primera, donde ya ha disputado seis partidos, renovó contrato hasta 2025.

Otra curiosidad sobre 'Barrene' es que su madre, Azu Muguruza, es la entrenadora del IDK Gipuzkoa de baloncesto, que precisamente el pasado mes de diciembre cumplió 25 años en los banquillos. Fue en 1993 cuando esta donostiarra que estudió Educación Física en Vitoria cogió las riendas de este equipo que entonces se llamaba UPV/EHU y empezó compitiendo en categorías universitarias para pasar después a hacerlo en Primera Nacional tras llegar a un acuerdo con el Atlético San Sebastián. De ahí subió a Liga Femenina y después a la Liga Dia, hasta consolidarse en la máxima categoría del baloncesto femenino español.

Es decir, que al joven Ander la preparación física le viene de casa, como también su sentimiento realzale. "¿Esperáis que desde arriba se siga teniendo en cuenta vuestra proyección?", le preguntaron a Barrenetxea tras la importantísima victoria de su equipo ante el Getafe (2-1) en la que, y es triste decirlo, el equipo donostiarra logró matemáticamente la permanencia en una temporada en la que debería haber estado luchando por volver a la Champions. "Bueno, al final venimos bastantes jugadores desde abajo y ellos verán cómo lo hacen, pero nosotros vamos a seguir luchando, somos de la cantera y sentimos mucho el escudo", sentenció el último, penúltimo o antepenúltimo -que ya he perdido la cuenta- canterano de la Real, un club que sigue pagando cara la falta de ambición de quienes la gestionan y la inoperancia de quienes deben apuntalar su cantera usando bien la cartera.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios