La modélica votación sobre las casas de apuestas: con la Real no se 'juega'

La Real Sociedad es el único club de los 20 de Primera que no tiene patrocinio de una casa de apuestas y somete este asunto a una consulta. No se apuesten nada, que lo pierden...

Foto: Imagen de la tienda de la Real Sociedad. (EFE)
Imagen de la tienda de la Real Sociedad. (EFE)

En la presente temporada, 19 de los 20 clubes de la Liga Santander tienen algún acuerdo de patrocinio con casas de apuestas, mientras que en la Liga123, es decir, la Segunda División, el número se reduce a 6 sobre un total de 22. Incluso LaLiga cuenta con el suyo propio. El único club de Primera que se resiste a asociar su nombre con alguna de las innumerables casas de apuestas es la Real Sociedad.

"Somos conscientes de la responsabilidad que tenemos de representar a Gipuzkoa. Es por ello que debemos cuidar mucho los mensajes que trasladamos a nuestra comunidad. Un ejemplo de ello es el tema de las casas de apuestas", dijo el presidente txuri urdin, Jokin Aperribay, en la reciente Junta General de Accionistas que celebró el club donostiarra, precisamente donde anunció que este asunto se sometería a una consulta entre los socios y los accionistas, mayores de 16 años o que los cumplan durante el año 2018.

Así, desde las 00:00 horas de este martes y hasta las 24.00 de este jueves los aficionados de la Real que reúnan estas condiciones votarán, ya sea a través de la APP Realzale, del espacio habilitado en la página web del club o en las propias oficinas de Anoeta, sobre cuál es su postura al respecto. ¿Apruebas que la Real Sociedad suscriba acuerdos de patrocinio con casas de apuestas en el futuro?, es la pregunta que se formula. Los resultados se comunicarán este viernes a las 12.00 horas a través de los canales habituales. Como es lógico, la consulta será vinculante, al menos durante el mandato del Consejo que preside Jokin Aperribay, el cual expira en 2022. De lo contrario habría sido un simple postureo, sobre todo en caso de ganar la opción del no, tal y como se puede vaticinar, que no apostar...

El pasado verano, la Real se debatió entre aceptar o no una oferta de Betway, una empresa británica con sede en Malta que le ofrecía más de 2 millones de euros por aparecer en su camiseta y que esta temporada patrocina a Alavés, Leganés y Levante. La razón, además de lo que señaló su presidente antes los accionistas, el recelo del Consejo de Administración del club donostiarra por la reputación del negocio de las apuestas, además de los escándalos de amaños que de manera tan directa afectan a los futbolistas. Durante las dos últimas temporadas, la Real tuvo un acuerdo con Kirolbet, empresa vasca que patrocina a Numancia y Osasuna.

La integridad del fútbol... y de los futbolistas

Como es sabido, el crecimiento de la industria de las apuestas por internet es un nuevo desafío para la integridad del fútbol y de los futbolistas, pues a los amaños que buscan un beneficio deportivo y que han existido siempre se han sumado en los últimos años los que buscan ganar dinero a través de las apuestas. Basta con ver un partido por televisión para comprobar la cantidad de anuncios que se emiten, uno tras otro, antes y durante los encuentros, en los que se incita al espectador a apostar. LaLiga presume de estar en la vanguardia en la lucha contra el fraude que rodea a las apuestas. Sin embargo, también se beneficia del patrocinio de estas empresas y, ya sea a través de su competición o de los clubes, sirve de plataforma de expansión de un negocio que cada vez mueve más dinero en España.

Imagen de la última Junta General de Accionistas de la Real Sociedad
Imagen de la última Junta General de Accionistas de la Real Sociedad

La siguiente reflexión tiene todo el sentido del mundo: si la publicidad del tabaco y del alcohol están restringidas o prohibidas en ciertos supuestos, ya que se considera que fomentan comportamientos nocivos, problemas de salud y adicciones, ¿no se deberían prohibir o restringir de forma drástica los anuncios de juego? La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, rechazó en el Congreso de los Diputados la prohibición absoluta de la publicidad de los juegos de azar, pues, según dijo, "se trata de una actividad legal". Sin embargo, Montero sí avanzó que se prohibirá dicha publicidad en horarios infantiles, en acontecimientos deportivos, en cualquier entorno que pueda ser referencia para la configuración de la personalidad, además de limitar la posibilidad de utilizar a famosos para promocionar este tipo de actividades. Es decir, todo lo contrario de lo sucede alrededor de LaLiga y en contra de lo que precisamente la Real Sociedad se ha mostrado cuanto menos prudente o responsable.

Normativa equiparable a tabaco y alcohol

Por mucho que desde la Asociación Española de Anunciantes proclamen que "estamos en una sociedad libre" y "hay que dejar libertad del anunciante", lo más normal es limitar la publicidad del juego y aplicar una normativa equiparable a la de la publicidad del tabaco o el alcohol. Cabe destacar que los ingresos de las páginas de apuestas ‘online’ alcanzaron los 560 millones de euros en 2017, frente a los 229 registrados en 2013, y que ya se han cerrado 271 páginas web que no cumplían con la normativa.

Por mucho también que se pretenda impulsar la promoción del juego responsable y difundir buenas prácticas del juego para prevenir y reparar efectos negativos, la sombra de la ludopatía es alargada. Por más que se obligue a los operadores a desarrollar algoritmos que permitan identificar comportamientos de riesgo en el juego y a establecer que una parte de las tasas de gestión administrativa abonadas por los operadores ‘online’ se destine a ayudas a las asociaciones de juego responsable y a campañas de sensibilización, el riesgo es muy grande.

Posdata: Aprovechando, no que el Pisuerga pasa por Valladolid, sino que el Urumea lo hace por San Sebastián, los rectores de la Real ya podían haber hecho con el nuevo e infumable himno lo mismo que con el patrocinio de las casas de apuestas: someterlo a votación. Y no me refiero solo al cambio de la letra por aquello de una igualdad mal entendida, sino también a la lamentable versión 'gregoriana' que más que animar al equipo antes de los partidos lo que hace es deprimirle. Como si no hubiera bastante ya con la falta de ambición de su entrenador...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios