Pedimos más deporte femenino en los medios... ¿Para luego llamarlas 'feminazis'?
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

Pedimos más deporte femenino en los medios... ¿Para luego llamarlas 'feminazis'?

Los impresentables comentarios escuchados durante las pruebas de realización de RTVE de un partido de la Primera Iberdrola demuestran que la cuestión no es imponer, sino educar

Foto: Las jugadoras del Real Madrid celebran un gol. (EFE)
Las jugadoras del Real Madrid celebran un gol. (EFE)

Es literal: "Nada, que no tenían que jugar. Que lo deberían de prohibir (sic). Estas 'feminazis', que quieren la igualdad, tío...". Como no podía ser de otra forma, estos comentarios escuchados durante las pruebas de realización del partido de la Primera Iberdrola entre Real Madrid y Eibar y cuya grabación se difundió a través de las redes sociales han levantado una gran polémica. Y no solo por su gravedad, una inadmisible falta de respeto hacia el fútbol femenino y las mujeres en general, sino porque encima se produjeron en RTVE.

"Radio Televisión Española ha abierto una investigación interna para esclarecer la procedencia de los imperdonables comentarios machistas", anunciaron desde el ente público, donde explicaron que "al tratarse de unas pruebas técnicas, esa secuencia no se emitió en ninguno de los canales ni plataformas de RTVE, ni en Teledeporte, que emitió el partido en directo, ni en +TDP". Cabe recordar que la televisión pública española no concurrió al concurso para la emisión de la Supercopa de España que el año pasado se disputó en Arabia Saudí, "por razones humanitarias que hacen que para RTVE resulte incompatible la participación en ese evento deportivo con los principios constitucionales y con su compromiso reiterado con la promoción del deporte femenino", expuso la corporación que aún administra Rosa María Mateo.

Foto: La china Yifan Hou, en una partida simultánea en Valencia. (EFE) Opinión

Conocido es el machismo, pero también la hipocresía, que rodea al deporte femenino en general y al fútbol jugado por mujeres en particular. Se vende que se les quiere dar protagonismo, y luego se firman acuerdos como el de la Federación Española de Fútbol (RFEF) con la mencionada RTVE, que en el fondo solo buscaban quitarle el control a LaLiga y los derechos que la mayoría de los clubes de la Primera Iberdrola vendieron a Mediapro. Las futbolistas, al igual que el resto de deportistas, necesitan visibilidad, pero también sostenibilidad y no dopaje financiero. De ahí que no cuidar a las empresas que apuestan por ellas, no parezca lo más inteligente.

Según una investigación de la Universidad Carlos III de Madrid presentada por la profesora Clara Sainz de Baranda en la II International Conference Gender and Communication, la presencia de la mujer en la prensa deportiva española es de un 5% de los casos, mientras que el hombre lo hace en más del 92. Además, de ese 5%, en un 3% de las mujeres aparecen acompañadas por deportistas masculinos, mientras que las palabras más empleadas a la hora de redactar la noticia son 'mayor', 'edad', 'embarazada', 'casada' y 'soltera'.

La verdad es que tampoco hace falta ser muy ducho en la materia para darse cuenta de que el protagonismo, no solo ya de los deportistas sobre las deportistas, sino de los futbolistas sobre el resto de deportistas (salvo honrosas y contadas excepciones) es avasallador. De hecho, el fútbol, y más concretamente el fútbol profesional que gestiona LaLiga, es el gran motor del deporte español. De ahí lo incomprensible que resulta que el balompié femenino no haya permanecido a su amparo en lugar de ser subyugado por una federación que, como antes comentábamos, se llevó la Supercopa a Arabia, lo que, entre otros motivos, provocó la dimisión de su vicepresidente de integridad.

La propuesta de la senadora Liberal

El pasado mes de marzo, el Grupo Socialista registró en el Senado una moción para instar al Gobierno a que "siga avanzando en todas las medidas dirigidas a que el deporte femenino tenga el espacio que le corresponde en los medios de comunicación públicos y en los privados que cuentan con subvenciones". Julia Liberal, senadora socialista por Álava, lamentó la escasa cobertura mediática que tiene el deporte femenino y aseguró que esta es una de las razones de que el gran público no conozca a nuestras deportistas, sus méritos y logros. “Lo que no sale en prensa o en redes, no existe. Y las mujeres deportistas no están. Es nuestra obligación trabajar para que esto cambie”, afirmó, seguro que con toda su buena intención.

placeholder Julia Liberal, junto a la ministra de Educación, Isabel Celaá. (EFE)
Julia Liberal, junto a la ministra de Educación, Isabel Celaá. (EFE)

Claro que Julia Liberal fue más lejos y añadió que "en muchas ocasiones nuestras deportistas logran mayores éxitos que sus compañeros masculinos y, aún así, alcanzan mucha menos visibilidad". Según ella, "la discriminación del deporte femenino se agrava por esa falta de visibilidad y de reconocimiento a las deportistas", y en este sentido añadió que “los niños tienen sus ídolos y los imitan. Las niñas también tienen derecho a tener mujeres deportistas que sean su referente. La falta de visibilidad de los ídolos femeninos a los que imitar y las dificultades que tienen nuestras jóvenes deportistas influye en que abandonen el deporte a edades tempranas”. “Es nuestra obligación trabajar para que esta situación cambie”, concluyó.

Quizás en este caso sí hay que saber un poco más de deporte y de periodismo deportivo para contradecir a una senadora socialista que paradójicamente se apellida Liberal. Seguro que Julia conoce e incluso ha visto algún partido de Carolina Marín, oro olímpico de bádminton, además de tricampeona del mundo y pentacampeona de Europa, pero posiblemente no sepa quién es Pablo Abián, el deportista aragonés que en Tokio disputará sus cuartos Juegos Olímpicos, tras participar en los de Pekín, donde fue 33º, Londres, 17º, y Río de Janeiro, 14º.​

O ahí tenemos también el caso de la piloto Ana Carrasco, quien, después de ganar varias carreras y liderar el campeonato casi desde su inicio, se proclamó campeona del mundo de Supersport 300, una noticia que lógicamente dio la vuelta al mundo precisamente por tratarse de una mujer en un mundo tradicionalmente reservado para hombres. En lugar de buscar una explicación e ir a la raíz de la cuestión, lo fácil es tirar de reales decretos e imponer de lo que se tiene que hablar, sin duda lo peor que se puede hacer a la hora de intentar captar el interés de los lectores, oyentes, telespectadores o usuarios de redes sociales.

Aunque parezca un trabalenguas, para que el deporte femenino interese no solo debe ser interesante, sino que debe tener a quien le interese. Y ahí también tienen mucho que decir las mujeres como espectadoras o consumidoras. Lo dicho, no se trata de imponer, sino de atraer. Aunque, claro, lo más importante es hacerlo con convicción y con el máximo respeto fruto de una buena educación. Sin que luego se te cuele un impresentable diciendo que no tenían que jugar, que lo deberían prohibir y que "estas 'feminazis' quieren la igualdad, tío". ¿Se puede ser más cavernícola?

Consejo Superior de Deportes (CSD) Carolina Marín Pablo Abián PSOE Senado Noadex