Es noticia
Menú
¿Por qué se está depreciando el yen?
  1. Economía
  2. Laissez faire
Juan Ramón Rallo

Laissez faire

Por

¿Por qué se está depreciando el yen?

El banco central nipón se halla fiscalmente dominado: porque en el fondo carece de autonomía para proteger el valor de su moneda

Foto: Billetes de 100 dólares y de 10.000 yenes. (Reuters/Yuriko Nakao)
Billetes de 100 dólares y de 10.000 yenes. (Reuters/Yuriko Nakao)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Durante el último medio año, el yen se ha depreciado casi un 25% con respecto al dólar y ahora mismo se halla en su nivel más bajo en los últimos 30 años. No solo eso, el banco central de Japón está liquidando parte de sus reservas en dólares para defender el valor de la divisa nacional, tratando de evitar que desborde la barrera psicológica de los 150 yenes por dólar. ¿Por qué le está ocurriendo eso a la divisa nipona si durante los últimos 30 años había logrado mantener una cierta estabilidad de valor (con altibajos temporales) en torno a los 100 yenes por dólar?

El motivo es muy obvio, pero las implicaciones de fondo no lo son tanto. El yen se está depreciando por el diferencial de tipos de interés entre EEUU y Japón: mientras que la Reserva Federal ha incrementado sus tipos de interés hasta el 3,25% (y hoy mismo los elevará previsiblemente hasta el 4%), el banco central de Japón los mantiene en el -0,1%. Por consiguiente, los capitales dejan de entrar, o salen de Japón, para buscar la mayor rentabilidad al otro lado del Pacífico.

Foto: Un japonés mira unos monitores financieros en Tokio. (Getty Images/Keith Tsuji)

Pero si el banco central de Japón está preocupado por la depreciación del yen, ¿por qué, en lugar de liquidar sus reservas de dólares (o, al menos, de manera complementaria), no sube los tipos de interés internos para atraer o retener capitales en yenes? Pues porque la deuda pública del país asciende al 260% del PIB, de modo que el banco central de Japón ha optado por estabilizar los tipos de interés de la misma en alrededor del 0,25%. Nótese que, si el tipo de interés de la deuda pública nipona se elevara sostenidamente hasta el 4% (cifra similar al de la deuda pública a 10 años de EEUU), el gasto financiero del país se incrementaría hasta niveles cercanos al 10% del PIB… Algo así como un tercio de todo su presupuesto público.

Como es obvio, Japón sería incapaz de resistir una explosión tal en sus gastos financieros: el país ya carga actualmente con un voluminoso déficit público, de modo que todo gasto adicional lo acrecentaría. El Estado no solo se endeudaría para pagar intereses, sino que la magnitud de ese nuevo endeudamiento estrictamente vinculado con el repago de los intereses superaría ampliamente el crecimiento del PIB nominal del país, de modo que la ratio entre la deuda pública y el PIB entraría en una trayectoria explosiva.

Foto: japon-celebra-subida-inflacion-economia

Por eso, el banco central nipón se halla fiscalmente dominado: porque en el fondo carece de autonomía para proteger el valor de su moneda. No dispone de otra opción que permitir que esta pierda valor global como forma de sufragar el exceso de gasto público interno. Los ciudadanos se empobrecen —pueden comprar menos bienes fuera y dentro del país— a cambio de que el Estado se sobredimensione.

No hay, pues, almuerzo gratuito, a pesar de que durante años los defensores de la llamada Teoría Monetaria Moderna nos estuvieron tratando de convencer —en muchas ocasiones apelando a Japón— de que un Estado con soberanía monetaria no tenía por qué preocuparse de su nivel de endeudamiento porque siempre podía hacer frente a sus pasivos creando moneda propia. Sin embargo, ya estamos comprobando que, en Japón, haberse despreocupado del endeudamiento público ha maniatado a su banco central a la hora de proteger el valor de su moneda: es decir, ha condenado a que los tenedores de yenes se empobrezcan como peaje tributario para mantener a flote la sobredosis de deuda estatal. Si el Estado se despreocupa de su endeudamiento, otros terminan pagándolo.

Durante el último medio año, el yen se ha depreciado casi un 25% con respecto al dólar y ahora mismo se halla en su nivel más bajo en los últimos 30 años. No solo eso, el banco central de Japón está liquidando parte de sus reservas en dólares para defender el valor de la divisa nacional, tratando de evitar que desborde la barrera psicológica de los 150 yenes por dólar. ¿Por qué le está ocurriendo eso a la divisa nipona si durante los últimos 30 años había logrado mantener una cierta estabilidad de valor (con altibajos temporales) en torno a los 100 yenes por dólar?

Japón Tipos de interés Reserva Federal
El redactor recomienda