Objetivo: parar a Vox

La peculiar reconversión de los partidos progresistas en partidos cuyo objetivo es combatir el fascismo no ocurre solo en España. Pero la jugada cada vez les funciona peor

Foto: Santiago Abascal, en la concentración en Madrid de agricultores y ganaderos. (EFE)
Santiago Abascal, en la concentración en Madrid de agricultores y ganaderos. (EFE)

A finales del siglo pasado y a raíz de las manifestaciones de Seattle, se extendió por el mundo un denominado movimiento antiglobalización, que algunos preferían llamar “por una globalización alternativa”, que tuvo en España un pequeño recorrido. Hubo iniciativas interesantes, habitualmente fagocitadas por las izquierdas minoritarias, que consiguieron que nada se saliera de su esquema. Todo aquello acabó con Irak: de pronto, la antiglobalización desapareció del mapa y quedó subsumida en el movimiento del “no a la guerra”: las discusiones de fondo se desvanecieron y todo se redujo a combatir a Aznar y sacar al PP del gobierno. Después llegó el triunfo de Zapatero, que recogió muchos votos de esa ola, salimos afortunadamente de Irak y la etapa se cerró.

Con el 15M ocurrió algo muy similar: todo su potencial fue canalizado por elementos de la izquierda extraparlamentaria, que después creó un partido que gozó de momentos de gran auge y que, cuando su apoyo menguó, se reconvirtió en un ariete contra Rajoy. En pocos años, el objetivo del 15M se redujo a sacar al PP del poder. El resultado final fue el gobierno del PSOE, con Podemos de sostén. Como sucedió antes, irrumpe un movimiento, se canaliza políticamente y finaliza en el triunfo electoral de los socialistas. La diferencia esta vez es que el partido a la izquierda tiene ministerios. Otra etapa cerrada.

La encrucijada

Hasta que aparezca otra ola, este triunfo tiene el efecto secundario de dejar sin sitio ideológico a la izquierda española. Por una parte, el gobierno será ortodoxo en lo económico, porque tiene poco margen y porque el PSOE es un partido reconvertido en representante de la ideología de Davos; por otra, Podemos tendrá que sostener a Sánchez en muchas medidas que antes habían criticado y tampoco podrá proponer un modelo alternativo, ya que para eso están en el Consejo de Ministros.

La aparición de Abascal permitió al PSOE vender con éxito el mensaje de “nosotros o Vox” y a Iglesias lanzar la alerta antifascista

La resolución de esta encrucijada ideológica, sin embargo, ha sido sencilla. Por suerte para Sánchez y Podemos, Vox creció, las derechas se fueron a Colón y abrieron a la izquierda la puerta de La Moncloa: el PSOE pudo vender con éxito el mensaje de “nosotros o Vox” e Iglesias pudo lanzar la alerta antifascista. Una vez instalados en el Gobierno, han seguido con ese marco. La eutanasia o la ley sobre apología del franquismo son trampas tendidas a la derecha en las que caen de cabeza; la reacción de estas refuerza la posición de los progresistas. Además, Vox es un partido al que le gusta provocar, lo que permite que sea convenientemente señalado y afeado por la patrulla antifascista de guardia. Parar a Vox se ha convertido en el elemento ideológico principal.

Pararlos a todos

Este esquema parece muy nacional, propio de una realidad diferente de la del resto de países occidentales: el secesionismo catalán, la existencia de un eje claro izquierda-derecha, discursos poco frecuentes sobre la inmigración o la salida de la UE o el nulo debate sobre el proteccionismo son elementos que nos alejan de las tensiones políticas habituales fuera, donde las nuevas derechas gozan de mayor recorrido.

Si la propuesta esencial de los progresistas es combatir el fascismo, estarán abonando el terreno para que las nuevas derechas crezcan

Sin embargo, no es así. La reconversión de los partidos progresistas en antifascistas es una constante. Las contiendas electorales de los últimos años vienen marcadas por la lucha contra las derechas populistas y las extremas derechas. Parar a Trump, a Johnson, a Le Pen, a Salvini, a Bolsonaro, etc., han sido los lemas principales. Desde que aparecieron los partidos antisistema, con el antiguo Syriza en primer lugar, la lucha electoral se ha sustanciado entre dos partidos, el populista y el que podía evitar que estos gobernasen.

El eje político real

En España ha ocurrido igual: Rajoy ganó las elecciones porque decía ser la única opción para detener a Podemos, ya que el PSOE simpatizaba demasiado con él; y Sánchez es presidente porque afirmaba que era el único que podía combatir a Vox, ya que PP y Ciudadanos tenían demasiadas afinidades con Abascal. Este ha sido el eje esencial de la política española desde hace varios años, y no es distinto del que se vive en otros muchos países. En España ahora no se habla de populismo, sino de extrema derecha y fascismo, pero el marco es el mismo.

Invocar los riesgos a los que nos conducirán los populistas de derechas ya no es un sinónimo de éxito, sino un arma de doble filo

Durante un tiempo, esta pelea, que podríamos sintetizar como la tensión entre el 'statu quo' y la opción que pretendía romperlo, se resolvió siempre a favor del 'establishment'. Bastaba con invocar los riesgos a los que conducirían los populistas de derechas para que el votante se movilizase en su contra. Pero ese resorte dejó de funcionar con el Brexit y Trump y desde entonces es un arma de doble filo.

Ahora, EEUU

En Francia ha sido útil, en Italia lo es de momento, en algunos países del norte de Europa también, pero ese “combatir al fascismo” es una táctica que hará crecer a las derechas. Lo hemos visto en EEUU, donde la hostilidad progresista contra Trump le ayudó a gobernar y su recrudecimiento no ha hecho mella al presidente, más al contrario; por ejemplo, este impeachment irrelevante se ha vuelto en contra de los demócratas. Podremos verlo en Italia: después de sacar del Gobierno a Salvini y poner en marcha una coalición débil entre los socialistas y Cinque Stelle, ahora se les ocurre juzgarlo por sus acciones contra la inmigración en su etapa como ministro de Interior; si quisieran que Salvini acabase gobernando Italia, no podrían seguir una mejor hoja de ruta.

La utilización del marco antifascista o antipopulista no es únicamente un problema pragmático, también revela una gran ausencia. Lo estamos presenciando en las primarias demócratas estadounidenses. La única idea en la que todos los aspirantes coinciden es en la urgencia de sacar a Trump de la Casa Blanca, como si ese propósito fuera el esencial.

La clave de las victorias

Es más que probable que, si las elecciones se celebrasen hoy, fuera quien fuese el candidato demócrata, Trump saliera vencedor. Pero todavía quedan muchos meses hasta noviembre, y en este tiempo, dependiendo de a quién elijan y qué campaña haga, así como de las condiciones económicas y políticas en las que los comicios tengan lugar, podría verse un triunfo demócrata. Sin embargo, si el centro del mensaje y el objetivo último es parar a Trump, perderán. Instigar el miedo no resultará: ni siquiera fue efectivo cuando era un candidato 'outsider', y menos lo va a ser ahora.

Vox es una secesión del PP que se identifica con el neoliberalismo aznarista y, si continúa por ese camino, acabará desinflándose

Las cosas funcionan de otra manera. En esta situación, con un presidente que goza de un apoyo social nada desdeñable, lo importante no es “combatir al fascismo”, ni tampoco la elegibilidad, la moderación, la radicalidad, unir a los demócratas o cualquiera de esos lugares comunes que se entienden como decisivos. Pensar así es hacerlo desde la perspectiva tecnocrática, y esa es justo la opción en declive. Mucho más importante que jugar a la contra es ofrecer una visión más amplia, proponer un proyecto unitario que ilusione, que vincule y atraiga a distintas capas de la población, que haga creer a los votantes en un futuro mejor. La clave de la primera victoria de Obama se asentó en su capacidad de movilización sentimental y en la idea de que su presidencia implicaría un gran cambio; Trump hizo un trayecto muy diferente, pero acabó en un lugar similar: las cosas van a cambiar de verdad, haremos América grande otra vez. Si un gobierno está muy desgastado, basta con aprovechar el descontento; si no es así, jugar a la contra es sinónimo de derrota.

El vacío progresista

El problema de fondo de este posicionamiento ideológico no solo es que no sirva; es algo más profundo. Cuando el eje electoral se ha formado alrededor de dos opciones, la preservación del 'statu quo' actual o la ruptura con él, que lo nuclear sea pelear contra el fascismo o contra el populismo de derechas (curiosamente hoy utilizados como sinónimos) no es más que una forma de reconocer que se carece de ideas ante los nuevos problemas, que no se sabe bien qué hacer, que la receta es seguir por el mismo camino. Es un mal que afecta tanto a los progresistas como a la vieja derecha liberal, y que ofrece un terreno de juego idóneo para las nuevas derechas. Al fin y al cabo, nos guste o no, ellas sí proponen otro tipo de futuro. Responder con alertas e inmovilismo supone acabar perdiendo. Esa tensión la estamos viendo también en las primarias demócratas.

España, en este sentido, solo se diferencia en una cosa: Vox no es un partido como el de Le Pen o el de Salvini, y tampoco como el de Johnson. Es una secesión del PP que se identifica con el neoliberalismo aznarista y, si continúa por ese camino, acabará desinflándose. Pero si da un giro y sabe leer el momento, se encontrará enfrente con un progresismo que no puede ofrecer otra cosa que inmovilismo económico y guerra cultural a muerte. Y con eso le bastará.

Postpolítica
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios