Es noticia
Menú
Promesas
  1. Mercados
  2. En Primera Línea
Rodrigo Rodríguez

En Primera Línea

Por

Promesas

Muchas son las voces que dicen que seguimos en un rally de mercado bajista, pero cada vez veo más señales que me indican un posible suelo

Foto: El presidente de la FED. (Reuters/Elizabeth Frantz)
El presidente de la FED. (Reuters/Elizabeth Frantz)

No hay nada como prometer una cosa y hacer la contraria. Les funciona a los políticos, así que espero que también me funcione a mí. La semana pasada les prometí hablar de acciones individuales y olvidarme del tema macro, pero demasiadas cosas han pasado esta semana como para que no las analicemos y, sobre todo, porque aquellos que no sigan el mercado minuto a minuto se habrán perdido algunos movimientos sublimes.

El lunes empezó con China abriendo un 3% abajo como respuesta a las revueltas callejeras y a un supuesto nuevo cerrojazo de la economía. El día acabó sin ninguna noticia, pero con el mercado en positivo, dando una idea de lo que estaba por venir. A partir de ahí, distintos titulares, que apuntaban a una posible relajación de la política de covid cero, hicieron que el mercado entrará en una locura alcista que solo vio cierta toma de beneficios el viernes.

Foto: Una mujer lleva mascarilla en Pekín (China). (Reurters/Tingshu Wang)

El miércoles el mercado esperaba a Powell con atención y no defraudó, pues los titulares que ofreció, que indicaban que el final de las subidas de tipos podía estar cerca, una vez más fueron leídos por el mercado como el tan ansiado "pívot" o cambio de política monetaria de la Fed, resultando en un movimiento de subida intradía de más del 3%, obligando a todos los fondos de tendencia a cerrar su corto.

El viernes parecía que iba a traer nubarrones, pues el número de empleo era mucho mejor de lo esperado y la inflación de salarios más alta de lo deseable. El mercado americano reaccionó cayéndose casi un 2%. Sin embargo, de repente, se empezó a escuchar una segunda lectura de los datos, en este caso una lectura optimista. El mercado de empleo seguía fuerte, la inflación ha empezado a darse la vuelta y la Fed está cerca del final. Un aterrizaje suave de la economía es posible, o eso creyó el mercado, que cerró el día plano.

De nuevo, una de esas situaciones extrañas en las que parece que la única dirección posible es al alza, puesto que:

  • Buenos datos son buenas noticias para la economía e implica evitar una recesión.
  • Malas noticias son buenas noticias, porque la Fed ya está casi al final y hará pívot (dejará de subir tipos), mientras el mercado sigue infra-ponderando el peso de la renta variable en sus carteras.
  • Los inversores minoristas no vendieron en el mínimo y, con un precio medio de entrada estimado en el 2021 del 4150 en el S&P, no van a vender ahora que están prácticamente en positivo.
  • Si los tipos empiezan a bajar, o al menos se consolidan a estos niveles, las tecnológicas se pueden poner a tirar, como ya lo han hecho esta semana, y no parece que su subida vaya a encontrar mucha resistencia, teniendo en cuenta el posicionamiento de partida, tan mencionado por mi parte.
  • El rally de Santa Claus es estacionalmente muy fuerte y los inversores institucionales podemos quedar retratados. Recuerden lo que les comenté del FOMU, o miedo a hacerlo significativamente peor que los índices.
Foto: Trabajadores en la planta de Seat de Martorell. (Reuters/Albert Gea)

Así que con miedo, con el "cuerpo" apretado, como la selección española, seguimos adelante y si me hicieron caso en octubre e invirtieron parte de la pensión... Así hasta la final del año, que creo que va a coincidir en tiempo con las señales de venta. No es aún tiempo de vender y sí de intentar aprovechar el movimiento de las tecnológicas.

Muchas son las voces que dicen que seguimos en un rally de mercado bajista, pero cada vez veo más señales que me indican un posible suelo. El miércoles pasado, en una encuesta de Bank Of América, el 83% de los clientes esperaban una recesión en el 2023 y un mal comportamiento de los mercados financieros. A mí me siguen pareciendo demasiados y creo que solo cuando muchos de ellos tiren la toalla, será probable un movimiento a la baja.

Dicho esto, con la volatilidad por debajo de 20, no dejen de proteger su posición larga. Es demasiado barato como para no hacerlo. Y para aquellos a los que les guste vivir peligrosamente con ideas altamente tóxicas, les recomendaría una cartera con los valores que peor lo hayan hecho en bolsa esté año, pues esos serán los valores que los que siguen infra-ponderados en renta variable utilizarán para intentar recuperar algo de su pobre rendimiento.

No hay nada como prometer una cosa y hacer la contraria. Les funciona a los políticos, así que espero que también me funcione a mí. La semana pasada les prometí hablar de acciones individuales y olvidarme del tema macro, pero demasiadas cosas han pasado esta semana como para que no las analicemos y, sobre todo, porque aquellos que no sigan el mercado minuto a minuto se habrán perdido algunos movimientos sublimes.

Recuperación económica
El redactor recomienda