Mandatos de inversión: la flexibilidad aporta valor

¿Quién podía predecir hace 6 meses que la mayoría de la población del planeta se iba a quedar durante semanas sin poder salir de casa?

Foto: iStock
iStock

La realidad, una vez más, supera a la ficción: ¿quién podía predecir hace 6 meses que la mayoría de la población del planeta se iba a quedar durante semanas sin poder salir de casa?

Aunque la cuarentena que estamos viviendo sea una situación excepcional para nosotros, en realidad, la historia y los mercados financieros están llenos de ejemplos de situaciones excepcionales: ¿quién podía predecir hace 10 años que gran parte de los bonos en euros cotizarían con rentabilidades negativas? Adentrarnos en “terreno desconocido” es convivir con la incertidumbre propia de los mercados, y si me apuran, de la vida misma.

No obstante, a pesar de lo cambiante del entorno, los inversores nos empeñamos en invertir apoyados en los estándares del pasado. Nos autoimponemos un conjunto de reglas que a la mínima que cambie algo, saltan por los aires. Esta situación hace que lleguemos a situaciones inverosímiles.

En el ámbito de la renta fija hemos batido todos los récords: se compran bonos en los que se sabe de antemano que se va a perder dinero, se venden activos por precios negativos, se trampean las reglas para que los fondos puedan invertir en bonos subordinados cuando el folleto lo impide, se invierte en bonos perpetuos sin derechos de cobro para quien los adquiere. En renta variable se va por el mismo camino: cada vez hay más dinero obligado a invertir de manera genérica o en activos muy concretos (sector, país, tipo de valor) sin ninguna sensibilidad ni al precio ni a la viabilidad de los negocios.

En un mundo con reglas fijas que llegan a niveles surrealistas, quien tiene capacidad para invertir donde considera que tiene sentido, tiene un tesoro.

Estos días, un gestor que lleve un fondo que invierta la macrotendencia: “turismo y ocio” se estará tirando de los pelos. Debe invertir el 100% de su cartera en aerolíneas, hoteleras, cruceros, parques de atracciones, espectáculos y similares. Hace unas semanas no pudo haber vendido, ni puede ahora, por muy negro que vea el futuro de las empresas en las que invierte su fondo.

Algo parecido les ocurre a los gestores de renta fija pública cuando sus mandatos de gestión le obligan a invertir en bonos a tipos cero o negativos o a los de renta fija privada cuando los diferenciales de crédito estaban en mínimos.

Pensemos ahora en un gestor de un fondo de renta variable española. Es probable que piense que la respuesta del Gobierno a la crisis del COVID19 esté siendo mucho peor para las empresas cotizadas que en otros países. Es posible que sea consciente de que la crisis será mucho más severa en España porque su economía depende mucho más que otras del ocio y del turismo. Además, podría pensar que, debido a la falta de unión política en la eurozona, nuestra economía no tiene la misma capacidad que tienen otras para inyectar liquidez y recursos públicos para sostener tejido productivo en este momento crítico. En esa tesitura, dicho gestor no puede ni desinvertir su cartera, ni invertir en aquellas compañías extranjeras que a su juicio puedan salir beneficiadas de la situación actual.

Por otro lado, quienes no tienen todas esas restricciones, lo tienen mucho más fácil. Avantage Fund, el fondo mixto flexible global que asesoro, no está obligado a invertir en renta fija a cualquier precio, ha podido realizar una rotación sectorial para proteger el patrimonio en este entorno, ha aumentado el nivel de inversión neto en renta variable a medida que han bajado las bolsas y ha podido reducir muy significativamente el peso de su cartera en España para aumentarla en Estados Unidos y Reino Unido principalmente. Los gestores de otros fondos flexibles habrán tomado otras decisiones, pero también habrán podido hacer lo que consideren conveniente para proteger y rentabilizar el capital de sus fondos.

Termino deseando mucho ánimo a todos aquellos profesionales que estén intentando modificar sus mandatos de inversión en estos momentos. El valor de la flexibilidad no se ve de un día para otro, pero tendrá su peso cuando se comparen los resultados a largo plazo.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios