Barón de ley: expropiación autorizada
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Por

Barón de ley: expropiación autorizada

Con la ley actual en la mano, que permite que se pueda lanzar una OPA de exclusión con el informe de valoración encargado por una de las partes, el supervisor ha autorizado la exclusión

Foto: Trabajadores recogen la uva en un viñedo (EFE)
Trabajadores recogen la uva en un viñedo (EFE)

La RAE define como una expropiación: «Dicho de la Administración: Privar a una persona de la titularidad de un bien o de un derecho, dándole a cambio una indemnización. Se efectúa por motivos de utilidad pública o interés social previstos en las leyes».

Pues bien, la ley de OPAs permite algo similar pero peor, ya que no lo justifica el interés general ni el que lo adquiere es el Estado: un accionista mayoritario de una cotizada, en beneficio propio, puede gestionar las expectativas de resultados de la sociedad para que cotice muy barata y recomprar acciones en mercado hasta superar el 75% del capital con el dinero de la propia cotizada. Después, puede contratar a un valorador para que haga un informe en el que justifique el precio que quiere pagar por las acciones que no posee en un proceso de exclusión de bolsa.

En esta situación, los accionistas minoritarios, que no pueden o quieren quedarse en una no cotizada, están obligados a vender sus títulos al precio fijado por el mayoritario. Esto es lo que ha ocurrido con Barón de Ley, cuya OPA de exclusión fue autorizada la semana pasada.

Foto: Viñedos de barón de Ley

El supervisor lleva un año revisando esta OPA de exclusión, un plazo mucho más largo del habitual. Las actuaciones de CNMV en el proceso no son públicas, pero todo apunta a que se han esforzado mucho para hacer su trabajo: velar por el cumplimiento de la ley, que pretende defender principalmente a los minoritarios. En este tiempo ha contratado a EY como asesor en la valoración de empresas y ha pedido a Barón de Ley que actualice su valoración.

El accionista mayoritario, en lugar de actualizar el informe que había aportado, ha presentado uno nuevo, esta vez de KPMG. Otra 'Big Four' para contrarrestar la opinión de EY, sin duda un movimiento inteligente. Donde había un informe que justificaba un determinado precio, ya hay dos. Ambos contratados por la misma parte interesada, que es quien quiere comprar las acciones. Resalto que toda valoración de empresas es muy subjetiva y depende principalmente del plan de negocio (expectativas) que aporte la propia compañía valorada. Es decir, sirve para justificar casi cualquier precio, aunque no haya ningún error de cálculo.

Foto: Viñedos de Barón de Ley.

En esta tesitura, con la ley actual en la mano que permite que se pueda lanzar una OPA de exclusión con el informe de valoración encargado por una de las partes, y sin que los vendedores forzados puedan oponerse de manera colectiva, el supervisor ha autorizado la exclusión.

Hagamos un repaso de los puntos más destacados de Barón de Ley:

1º) A pesar de tener unos de los beneficios más estables y recurrentes de la bolsa española, desde que salió a cotizar en 1997 no ha repartido dividendos.

2º) El accionista mayoritario pasará de tener el 26% del capital en 2005 a alcanzar cerca del 100% de las acciones en 2021 adquiriendo la inmensa mayoría de los títulos a otros accionistas con los recursos de la propia compañía.

3º) Es evidente y notorio el cambio en la comunicación al mercado de la compañía. De 2001 a 2005 comunicaba los resultados y expectativas de una manera y a partir de 2006 de otra. Véanse también las cuentas anuales de 2002, 2004, 2010, 2015 y 2020. Justamente a partir de 2006 empezó el accionista mayoritario a aumentar su participación en el capital. Así se influye a la baja en la cotización. No hay que olvidar que las compañías son la principal fuente de información de los supervisores, analistas e inversores.

4º) Ha instrumentado 2 OPAs separadas por menos de 2 años para conseguir su objetivo sin oposición. En la primera de ellas explícitamente negaba que su intención fuera excluir la empresa de cotización y se comprometía a garantizar la liquidez del valor en bolsa. En la segunda hizo todo lo contrario.

5º) Para superar el 48% del capital en Barón de Ley, el accionista mayoritario utiliza la caja de la cotizada (beneficios no repartidos que superan el 40% de la capitalización) para financiar la compra de las acciones. A través de una empresa holding, ha pedido un crédito a CaixaBank que se sirve de la caja de la filial en garantía. El banco adelanta el dinero al holding que controla Barón de Ley y le pone límites de endeudamiento en términos consolidados. En el balance consolidado la caja de la filial se compensa con la deuda del holding. Si esto no fuera asistencia financiera, actividad expresamente prohibida por la Ley de Sociedades de Capital, debería revisarse también esta norma.

¿Qué impediría a Acek comprar las acciones que les faltan de Gestamp al precio que quieran? Restricciones cero, control absoluto

La ligera subida de precio de la OPA, que es inferior al beneficio no repartido del año transcurrido, no puede venderse como un éxito, es un rotundo fracaso. Pero el problema no está en el supervisor, que debe velar por el cumplimiento de la ley, sino en la propia ley, que no defiende a los minoritarios en estos casos.

Lo realmente grave es que, si en esta situación no se ha podido defender a los minoritarios, significa que en otros casos mucho más disimulados no se va a poder hacer absolutamente nada.

Por ejemplo: ¿Qué impediría a Acek comprar las acciones que les faltan de Gestamp al precio que quieran? Restricciones cero, control absoluto. Tienen el 72% y pueden pagarlas con otras desinversiones o con beneficios futuros de la propia Gestamp. Pero esta compañía, no es la única que podría hacer esto.

Muy a mi pesar, las inversiones de Avantage Fund en España se reducirán significativamente hasta que cambie la normativa

Hace unos meses, un accionista mayoritario de otra cotizada española del mercado continuo me decía: “Juan, creo que vas a ganar en lo de Barón de Ley porque tienes razón: cualquier cotizada podría hacer lo mismo”. Está claro que pecábamos de optimistas. El problema hoy lo tienen los minoritarios de empresas que cotizan, pero también lo tienen los empresarios que quieran sacar sus sociedades a bolsa.

A los inversores no nos queda más remedio que tener esto en cuenta. Muy a mi pesar, las inversiones de Avantage Fund en España se reducirán significativamente hasta que cambie la normativa. Empezando por las compañías que más fácilmente pueden seguir los pasos de Barón de Ley.

Por último, no podemos retirarnos sin tratar de impulsar los cambios que consideramos imprescindibles en la normativa: para que se iguale a la de otros países, que exigen el consentimiento de más de un 50% de los minoritarios en las OPAs de exclusión. Si estás interesado en apoyar una carta enviada a la CNMV y al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, tienes más información aquí. Puedes firmar como particular, como inversor profesional a título particular o como entidad jurídica. Es el momento, pocas veces habrá un caso tan flagrante.

*Juan Gómez Bada es director de inversiones de Avantage Capital y asesor de Avantage Fund

Barón de Ley CNMV Accionistas
El redactor recomienda