El nuevo interruptor se llama 'inflación on/off'
  1. Mercados
  2. Telón de Fondo
Víctor Alvargonzález

Telón de Fondo

Por

El nuevo interruptor se llama 'inflación on/off'

Cuando Donald Trump llegó al poder dije que las bolsas serían el paraíso del “trader”. Lo expliqué en varios artículos: Trump se enfada, caen las bolsas,

placeholder Foto: iStock
iStock

Cuando Donald Trump llegó al poder dije que las bolsas serían el paraíso del “trader”. Lo expliqué en varios artículos: Trump se enfada, caen las bolsas, momento de comprar. Luego se reconcilia - con los chinos, con los coreanos, etc. – y sube el mercado. Momento de vender. Una vez tomada la medida a su forma de negociar, era relativamente sencillo establecer el timing.

Pero no era solo Trump el aliado de los operadores de corto plazo. Vivíamos en un mundo en el que había cambiado la forma de atraer clientes. Un amplio grupo de “expertos” utilizaba el miedo y ofrecía “protección” ante una supuesta “crisis” que siempre estaba al caer o ante la “burbuja” en la que se encontraban los precios de la renta variable (que nunca llegó a explotar y si lo hizo fue por la llegada de un virus, no por los precios).

Foto: Señal de la calle de Wall Street. (Reuters)

Pero mientras la realidad paralela de los agoreros profesionales tiraba a la baja de las cotizaciones, la realidad propiamente dicha – la tendencia alcista - tiraba al alza. Los “traders” trabajaban con el concepto “risk on – risk off”, de forma que cuando pesaban más los agoreros, el interruptor de los inversores se situaba en modo “risk off” (disminuir riesgo), momento perfecto para comprar. Cuando se imponía la realidad se encendía el “risk on”, subía la bolsa y el “trader” vendía a buen precio.

Además de una magnífica herramienta de trading, los interruptores son de gran utilidad para los que realizamos un asesoramiento dirigido al medio y largo plazo. Primero porque nos permiten detectar y aprovechar las correcciones (“risk off”) y, segundo, porque facilitan algo fundamental en los mercados: detectar las correlaciones.

Al igual que cambian las correlaciones, cambian los interruptores. Ahora hemos pasado del “risk on – risk off” al “inflation on – inflation off”

Los activos de inversión recuerdan en su comportamiento relativo a las partículas en la física: unas se atraen, otras se repelen y otras son indiferentes entre sí. Conocer esas correlaciones es fundamental para una diversificación inteligente en las carteras de fondos y ETF. Y digo inteligente en contraposición a comprar de todo y acabar con decenas de fondos en cartera y un resultado que suma cero.

Pero, al igual que cambian las correlaciones, cambian los interruptores. Ahora hemos pasado del “risk on – risk off” al “inflation on – inflation off”. Y les puedo asegurar que da mucho juego, tanto para el operador de corto plazo como para el inversor de medio y largo plazo.

Actualmente, el mercado recuerda a un pollo sin cabeza. Va de un lado a otro sin saber muy bien que dirección tomar

Actualmente, el mercado recuerda a un pollo sin cabeza. Va de un lado a otro sin saber muy bien que dirección tomar. Hay días en los que los inversores piensan que vamos hacia una inflación tipo años 80, pero hay otros en los que piensan justo lo contrario, que lo de la inflación es exagerado. Y para aumentar la confusión, los agoreros han cambiado “la crisis” y la “burbuja” por el espantajo de la inflación.

Para el “trader” la oportunidad es obvia, pero lo es incluso más para el inversor de medio y largo plazo. En primer lugar, porque si tiene claro cuál será el nivel de inflación futuro y el tipo de activos y sectores que se benefician de ese nivel – la inflación puede ser alta, baja o medio pensionista - solo tiene que aprovechar el día en el que la posición del interruptor esté en “inflación off”- para comprar lo que le interesa.

Foto: (Reuters) Opinión
A ver qué dicen las correcciones
Víctor Alvargonzález

Pero además el inversor puede jugar con los estilos de gestión, que es algo muy rentable. Cuando el interruptor de inflación está en modo “off” puede aprovechar para comprar fondos de valor, que se benefician del cambio de ciclo hacia una economía con más crecimiento y más inflación (por poner un ejemplo). Y viceversa: si piensa que la globalización y la revolución digital mantendrán a raya los precios, aprovechará los días en los que el interruptor está en modo “on” para comprar barato el NASDAQ. Hay muchísimos más ejemplos, porque con fondos de inversión puedes invertir en cualquier activo, sector o país.

Pero además ahora tenemos acceso a los fondos de inversión de tercera generación, los ETF, que nos permiten llegar a activos, sectores y subsectores enormemente interesantes a los que no se puede llegar con fondos de inversión tradicionales. Si el interruptor de la inflación está encendido, podemos aprovechar para comprar subsectores tecnológicos de gran futuro. Y si, por el contrario, pensamos que la inflación se va a disparar, aprovechamos que el interruptor esté en modo “off” para comprar un ETF de materias primas, por poner ejemplo. En otras palabras: combinando fondos tradicionales con ETF estamos potenciando y multiplicando el resultado final de la cartera.

Evidentemente, aunque parece fácil, no lo es. Hay que tener muy claro qué tipo de inflación esperamos y cómo beneficiarnos de ella. También hay que tener un buen equipo de análisis de fondos y ETF para sacar partido a las correlaciones. Además necesitamos trabajar con entidades financieras que dispongan de una auténtica arquitectura abierta y no esa versión descafeinada que llaman “arquitectura guiada”.

Podría ocurrir que los fondos que ha elegido tu banco o sociedad de valores no incluyan todos los que aprovechan este nuevo y diferente mercado del nuevo ciclo post pandemia.

En el escenario actual de mercado hay que tener acceso a todo tipo de fondos y podría ocurrir que los que ha elegido tu banco o sociedad de valores para formar parte de su “arquitectura guiada” y por lo tanto muy limitada, que son los que le dejan mejores comisiones, no incluyan todos los que aprovechan este nuevo y diferente mercado del nuevo ciclo post pandemia.

Y por supuesto hay trabajar, a ser posible, con una entidad que ofrezca ETFs. Olvídense de la fiscalidad ¿o habrían dejado pasar la oportunidad de invertir en Amazon, Apple o Facebook porque los beneficios tributan y no se puede hacer un traspaso libre de impuestos al vender las acciones? Pues eso.

Bolsas Cotizaciones
El redactor recomienda