Plan Movalt, otro fracaso como el Movea

Como el Movea, el Movalt ha durado nuevamente 24 horas. Se puso en marcha el día 13 de diciembre y el 14 ya tenía agotadas todas y cada una de sus partidas

Foto: España se sitúa a la cola en Europa por sus infraestructuras para el coche eléctrico.
España se sitúa a la cola en Europa por sus infraestructuras para el coche eléctrico.

El verano pasado les hablaba de la tomadura de pelo que supuso la puesta en marcha del último Plan Movea, cuya dotación de 14 millones de euros se agotó en menos de 24 horas. Entonces, el Gobierno ya comentó que se estaba trabajando en un plan más ambicioso para favorecer la integración de las tecnologías alternativas, del coche eléctrico o de gas, para reducir la contaminación provocada por el automóvil.

Aquella noche de verano se ha repetido nuevamente con este plan tan 'ambicioso', el Movalt, que ha durado, nuevamente, otras 24 horas. Se puso en marcha el día 13 de diciembre y el 14 ya tenía agotadas todas y cada una de sus partidas. Esta vez ya no se puede hablar de una noche de verano, porque hace mucho frío, pero la duración ha sido similar.

La pasada semana se supo que Bruselas estudia abrir un expediente a España por no comunicar sus planes sobre el despliegue de las infraestructuras para el coche eléctrico. Y quizá tenga sentido esta actitud, puesto que de anunciar lo que realmente van a hacer sobre el coche eléctrico quizá la respuesta comunitaria sea aún peor.

España está a la cola del coche eléctrico en Europa.
España está a la cola del coche eléctrico en Europa.

El pasado jueves, en un foro organizado por Fórum Europa, Francisco Javier García Sanz, presidente del Consejo de Administración de Seat, vicepresidente mundial de Volkswagen y máximo responsable de compras del consorcio alemán, destacaba que Europa ha perdido el tren de las baterías para el automóvil. Y las baterías son el elemento clave en el coche del futuro, de las que dependen sus prestaciones, su autonomía y su precio.

Cerca del 10% de la población activa europea trabaja en el sector del automóvil y supone una importante fuente de exportaciones en Europa. Sin embargo, nuestros máximos responsables comunitarios tratan al automóvil como un sector secundario. De hecho no existe ningún departamento específico que gestione las diversas cuestiones relacionadas con la automoción. Y de ahí que la revolución del coche eléctrico, que comenzó hace ya unos cuantos años, a Europa le haya pillado en fuera de juego.

Estados Unidos y el fenómeno Tesla son un buen ejemplo, quizá no muy rentable y con un futuro incierto en estos momentos, pero sin duda ha servido, como muy bien advertía García Sanz, como el empujón que necesitaba el resto de la industria automovilística para apostar por el coche eléctrico. Pero es que los chinos, y sobre todo los coreanos, son los que ahora mandan en el desarrollo del coche eléctrico del futuro, porque llevan muchos años trabajando en su desarrollo.

La necesaria infraestructura.
La necesaria infraestructura.

España tiene que dar algún paso para evitar quedarse a la cola de Europa también en este tema tan importante. Por su situación geográfica, nuestro país debería ser líder en Europa en energías renovables, en electricidad producida por aerogeneradores o por paneles solares. Pero la extraña regulación del sector energético hace que seamos los peores en este campo y veamos cómo aumenta el uso de carbón y de petróleo para producir nuestra electricidad. También, que tengamos la electricidad más cara de Europa.

El coche eléctrico es más caro de adquisición y tiene un problema todavía en cuanto a autonomía por la capacidad de las baterías. Pero los fabricantes dan cada día nuevos pasos para que el coche eléctrico sea una realidad y que se pueda utilizar a diario por todo el mundo, salvo algunas excepciones con personas que tienen que hacer muchos kilómetros cada día. Si mañana Volkswagen lanza, por ejemplo, un Golf con 500 km de autonomía y con un precio razonable, habrá miles de pedidos de ese vehículo. Pero la pregunta entonces será, ¿dónde lo enchufamos? Y si en lugar de hablar del coche eléctrico, la solución a medio y largo plazo, hablamos del coche de gas natural o de GLP o del híbrido enchufable o del coche de hidrógeno, estamos exactamente en lo mismo. En que son tecnologías muy válidas por la notable reducción de la contaminación, pero inviables siempre que el Gobierno no decida hacer algo.

A propuesta de Ciudadanos, la Comisión de Economía, Industria y Competitividad del Congreso aprobó una proposición no de ley instando al Gobierno a que cree un plan plurianual de ayudas directas al coche eléctrico. (EFE)
A propuesta de Ciudadanos, la Comisión de Economía, Industria y Competitividad del Congreso aprobó una proposición no de ley instando al Gobierno a que cree un plan plurianual de ayudas directas al coche eléctrico. (EFE)

Hasta el Congreso lo pide

Todas las patronales del sector del automóvil han pedido, tras el fracaso que supone el flamante Plan Movalt, recién inaugurado y ya agotado, que se pongan en marcha planes de de larga duración para renovación del parque y de impulso a las energías renovables. Pero no se trata de dar dinero para que se compren coches eléctricos, se trata de hacer viable el vehículo movido por electricidad, y para eso hacen falta enchufes con corriente eléctrica, pero no enchufes políticos.

Hasta el Congreso de los Diputados pide ese apoyo. La Comisión de Economía, Industria y Competitividad del Congreso aprobó el pasado miércoles por unanimidad una proposición no de ley en la que reclama, entre otras cuestiones, aumentar "significativamente" la dotación a los planes de compra de vehículos eléctricos. En esta iniciativa de Ciudadanos, el Congreso reclama al Gobierno un plan plurianual de ayudas directas con el fin de garantizar la estabilidad y continuidad temporal de las mismas.

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios