Por qué el Barcelona tiene lo que se merece con Dembélé (y el Arsenal se libró)
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

Por qué el Barcelona tiene lo que se merece con Dembélé (y el Arsenal se libró)

La indisciplina de Dembelé que le dejó fuera de la lista de Valverde contra el Betis es similar a la que utilizó para salir del Dortmund. El Barça tuvo una segunda oportunidad y no la aprovechó

placeholder Foto: Piqué habla con Dembelé durante un partido del Barça. (EFE)
Piqué habla con Dembelé durante un partido del Barça. (EFE)

"¿Un castigo? No. Cada uno puede interpretarlo como quiera". Así, como buenamente pudo, se sacudió Ernesto Valverde la lógica pregunta sobre la ausencia de Ousmane Dembélé de la convocatoria del FC Barcelona para el encuentro contra el Betis (3-4). Como es sabido, el delantero francés volvió a ser el gran protagonista de la semana y no precisamente por algo positivo. Se ausentó de un entrenamiento sin previo aviso y durante hora y media el club no pudo localizarle. Después de haber participado en todos los encuentros de Liga, además de dos de la Champions, la Supercopa de España ante el Sevilla y la ida de Copa contra la Cultural Leonesa, Dembélé vio la derrota de su equipo ante el Betis desde la grada, a la que, por cierto, llegó con el partido del Camp Nou empezado. Además, nada más acabar el encuentro se marchó a Francia, cuando lo previsto era que se fuera este lunes, día en el que se concentraba con su selección.

Cuando el Barça le fichó precipitadamente como sustituto de Neymar, al que el Paris Saint-Germain se llevó tras pagar su cláusula de rescisión de 222 millones, los técnicos azulgranas debían saber lo que hacían, pues Ousmane ya faltó de un entrenamiento con el Borussia Dortmund sin alegar ningún motivo, aunque en ese caso fue precisamente para forzar su salida con destino al club catalán. Por si no lo recuerdan, el Barça pagó por Dembélé 105 millones, a los que podrían sumarse otros 42 por partidos jugados y títulos que gane como azulgrana, de momento tres: una Liga, una Copa y la mencionada Supercopa de Europa.

Foto: Godín celebra su gol al Athletic que dio la victoria al Atlético en la prolongación. (EFE) Opinión

Pero hay más. Según la revista 'Der Spiegel', el francés cobra 12 millones por temporada, lo que le supuso prácticamente multiplicar por cinco lo que ganaba en Alemania. Además, tiene un bonus por el que recibirá 6,7 millones más, una prima por fichaje de otros 3 y una cláusula especial de 3,3 millones extra en caso de que el Barça gane el triplete, es decir, Copa, Champions y Liga. Vamos, un dineral para un futbolista que, al menos hasta ahora, no ha demostrado lo que costó, pues la temporada pasada solo jugó 23 partidos a causa de las lesiones, en los que marcó 4 goles, una cifra muy pobre tratándose del en teoría sustituto de Neymar.

Claro que lo del Barça tiene delito, pues tuvo una segunda oportunidad y tampoco la aprovechó. El pasado 9 de agosto, último día del mercado de verano en la Premier, el Arsenal intentó a la desesperada llevarse a Dembélé, tal y como informamos en 'El Confidencial'. Aunque en Inglaterra, y más concretamente en la 'BBC', negaron esta información, 'Rac 1' confirmó la noticia: los 'gunners' pidieron al Barça una cesión por valor de 10 millones de euros, pero con una opción de compra de 90 más a pagar obligatoriamente al final de esta temporada. Es decir, en total 100 millones que habrían permitido recuperar la mayor parte del dinero gastado en el francés.

Además, cabe recordar que unos días antes el FC Barcelona había fichado a Malcom, un joven extremo brasileño que en principio iba ser competencia directa de Dembélé, lo cual hizo que los técnico azulgranas se plantearan seriamente su salida. Sin embargo, una llamada del presidente, Josep Maria Bartomeu, a Ousmane para decirle que contaban con él motivó al jugador para seguir vinculado al Barça y dejar de lado el interés del Arsenal. Prueba de ello es que el sábado siguiente se presentó por sorpresa a entrenar en la Ciutat Esportiva antes de lo que le tocaba.

placeholder Dembelé celebra un gol en el Dortmund con Aubameyang. (Reuters)
Dembelé celebra un gol en el Dortmund con Aubameyang. (Reuters)

La aparición de Dembélé en una celebración con Aubameyang, Mkhitaryan y Lacazette, los tres jugadores del Arsenal, no fue casual. Los dos primeros fueron compañeros suyos en el Borussia Dortmund. De hecho, Aubameyang y él ya formaron una dupla atacante de máximo nivel. Sin embargo, el factor fundamental para que los 'gunners' estuvieran tan interesados en Dembélé tiene nombre propio: Sven Mislintat, durante más de diez años responsable de la dirección deportiva del club alemán, de ahí precisamente los fichajes de Aubameyang, Mkhitaryan y este verano el griego Sokratis. De hecho, Mislintat fue quien fichó a Dembélé del Rennes. También fue importante el contacto de Raül Sanllehí, actual director de fútbol del Arsenal y antes del FC Barcelona, de ahí el hilo directo.

Un rebelde con antecedentes

La cuestión es que Dembélé es un rebelde desde antes incluso de ser profesional. Cuando estaba en el Rennes no se presentó al stage veraniego en Alemania al que le había convocado Philippe Montanier porque quería marcharse al Salzburgo. Alegó una gastroenteritis y el ex técnico de la Real Sociedad explicó que "está perturbado por las noticias sobre su futuro, solo tiene 18 años, no es fácil para él". Este acto de indisciplina le costó quedarse fuera de un torneo con Francia Sub 19 porque su seleccionador, Ludovic Batelli, argumentó que "es inconcebible convocar a un jugador que no se presenta a un entrenamiento con su club”. Finalmente, Dembélé no se salió con la suya. Después de haber dicho "demasiado tarde, no me voy a quedar en un club que no confía al cien por cien en mí", el 1 de octubre de 2015 firmó su primer contrato profesional. Sin embargo, tras una gran temporada en la Ligue 1, en 2016 se fue al Borussia Dortmund.

"Es una decisión técnica", dijo Gerard Piqué al ser preguntado por la ausencia de su compañero en el partido contra el Betis, aunque añadió: "Es muy joven y tiene mucho margen de mejora y talento. Nosotros también hemos sido jóvenes y también hemos cometido errores. Desde la experiencia, tenemos que ayudarle para que sepa que el fútbol son 24 horas. Estoy convencido de que va a mejorar en eso y que decisiones como la del entrenador van a ayudarle". Lo cierto es que Dembélé no solo no está ofreciendo el rendimiento previsto, sino que también está teniendo problemas de integración, aunque esto, como he dicho al principio, es algo que ya debían saber en el Barça, de ahí que ahora tengan lo que se merecen. ¿O acaso no se aprovecharon ellos de su rebeldía para sacarle del Dortmund?

FC Barcelona Arsenal FC