Odriozola y Theo, 56 millones fuera del campo por los caprichos del fútbol

Odriozola es suplente a pesar de que el Real Madrid pagó por él 30 (+5) millones y Theo está cedido a la Real Sociedad, pero no puede jugar en el Bernabéu por la 'cláusula del miedo'

Foto: Odriozola y Theo, durante el Real Sociedad-Real Madrid de la temporada pasada. (EFE)
Odriozola y Theo, durante el Real Sociedad-Real Madrid de la temporada pasada. (EFE)

"Entendíamos que para el futuro había que cambiar, y hacerlo cuanto antes. Queríamos continuar en el camino y el rumbo que mantenía el club desde hace años y que la temporada pasada con Imanol ya lo habíamos transitado". Así justificó el presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, la destitución de Asier Garitano, el técnico que la temporada pasada llevó al Leganés a eliminar al Real Madrid de la Copa con su victoria por 1-2 en el Bernabéu, un banquillo que este domingo ya no ocupará.

"Pretendemos tener una continuidad en el trabajo diario en la cantera", dijo Aperribay para intentar explicar el regreso de Imanol, quien ya relevó a Eusebio con éxito en marzo del año pasado, aunque regresó al filial. "Estábamos muy contentos por cómo se estaba entrenando en el segundo equipo en los últimos años. Es el motivo por el que esa metodología concreta se ha llevado al segundo equipo, al tercero y al juvenil. Queríamos que tuviera una prolongación en el primer equipo. Aplicar hasta el final la forma en la que pensamos que hay que trabajar en Zubieta con los jóvenes", añadió el máximo dirigente 'txuri urdin'.

Curiosamente, el primer partido del segundo debut de Imanol como entrenador de la Real es en el Bernabéu, un campo donde el oriotarra ya sabe lo que es ganar como jugador. Lo hizo en 1994 por 0-2 y marcó uno de los goles. Y en Chamartín se reencontrará con Álvaro Odriozola, a quien él mandó al banquillo al preferir la fiabilidad defensiva de Aritz Elustondo. Sin embargo, el donostiarra no solo estuvo igualmente en la lista de Julen Lopetegui para el Mundial de Rusia, sino que fue su primer refuerzo para el Real Madrid. Odriozola tenía una cláusula de rescisión de 40 millones y el Madrid pagó a la Real 30, más otros cinco en variables.

Sí, la verdad es que fue una millonada teniendo en cuenta que fichaba un suplente, aunque el hecho de que su agencia de representación sea muy cercana al hijo de Florentino Pérez influyó, sin que por supuesto nadie dijera nada. Hasta el omnipresente Arbeloa se permitió el lujo de presentarle en sociedad... El donostiarra, que el pasado 14 de diciembre cumplió 23 años, suma 7 partidos de Liga con el Madrid, con un total de 549 minutos, a los que hay que sumar 227 en los tres partidos de Champions en los que ha participado, más los 180 ante el Melilla en Copa. Tanto en la Supercopa de Europa como en el Mundial de Clubes se quedó sin jugar.

Caminos paralelos

De este modo, puede decirse que Odriozola lleva una temporada bastante parecida a la primera —y única hasta el momento— de Theo Hernández en el Bernabéu. Aunque su cláusula de rescisión era de 24 millones, el Real Madrid pagó 26 por el lateral del Atlético de Madrid que había jugado toda la temporada anterior cedido en el Alavés. Theo jugó 13 partidos de Liga, con un total de 962 minutos, 6 de Copa, 3 de la Champions y la final de la Supercopa de España, por lo que el pasado verano fue cedido, precisamente a la Real Sociedad. Esta temporada suma ya 12 partidos de Liga, con 1.046 minutos, y los dos enteros de Copa. En total, 14 encuentros que podrían haber sido 18, pues estuvo sancionado cuatro por pegarle una bofetada a un rival en Huesca.

Y si Odriozola apunta al banquillo, pues solo juega cuando Carvajal no puede hacerlo o el partido es menos exigente, Theo directamente no estará en el Bernabéu debido a la 'cláusula del miedo' que el Real Madrid incluyó en el acuerdo de cesión. La Real asumió un porcentaje mayor de la ficha del jugador de lo que pretendía en primera instancia y el Madrid no cobró por su cesión ni incluyó una opción de compra. Una temporada más resucita el debate de si este tipo de cláusulas adulteran la competición, algo que parece evidente. Sobre todo porque, como sí sucede en la Premier, no hay una norma al respecto. En Inglaterra los cedidos no pueden jugar contra su equipo, pero lo hacen todos y no solo algunos, como sucede en el caso de España.

De este modo, Imanol tiene un problema en el lateral izquierdo, pues a la ausencia de Theo se une la baja por lesión de Kevin Rodrigues, quien precisamente debutó con la Real en el Bernabéu. Las alternativas que tiene son el lateral izquierdo del filial, Aihen Muñoz (Etxauri, 1997), un extremo reconvertido que ya ha debutado con los mayores en el amistoso disputado en Tarbes contra el Toulouse, y el mexicano Héctor Moreno, único central zurdo de todo el plantel y que ya ha actuado en ese puesto.

El origen de las 'cláusulas del miedo'

El origen de las 'cláusulas del miedo', al menos en lo que al Real Madrid y a la Liga se refieren, puede fijarse en el 19 de octubre de 2002, cuando Munitis marcó el definitivo 2-0 del Racing al Real Madrid en El Sardinero. El pequeño delantero había vuelto como cedido por los blancos al equipo cántabro y celebró su gol eufórico, quitándose incluso la camiseta, algo que lógicamente no gustó nada a Florentino Pérez, quien seguía el partido desde el palco. Claro que aún peor fue lo que sucedió unos meses después, el 3 de mayo de 2003, cuando el Mallorca ganó 1-5 en el Bernabéu en una exhibición de Etoo ante el Real Madrid, que poseía el 50 % de sus derechos. Cuando el camerunés anotó su segundo gol hizo un gesto dedicado al presidente: "¡Yo, aquí!", le dijo a Florentino a modo de reivindicación.

Pero la gota que colmó el vaso de la paciencia del presidente del Madrid fue lo que sucedió la temporada siguiente, cuando Morientes fue cedido al Mónaco, también sin ninguna cláusula que le impidiera jugar contra blancos, y dos goles suyos resultaron decisivos para que el equipo entonces dirigido por Carlos Queiroz fuera eliminado de la Champions. A partir de entonces, en el Bernabéu decidieron aplicar lo que se dio en llamar la 'cláusulas del miedo', y no solo para el caso de las cesiones.

De la Red fue traspasado al Getafe con la condición de no poder enfrentarse al Real Madrid durante dos años, con una cláusula de penalización de 300.000 euros en el caso de que los azulones decidiesen alinearle, circunstancia que obviamente no se produjo, como tampoco cuando Ángel Torres recuperó a Pedro León. Algo parecido sucedió con Negredo en su marcha al Almería: no podía jugar en el Bernabéu, aunque sí recibir a los blancos en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, donde precisamente les marcó el 2-0. Drenthe, Javi García, Borja Valero, Diego López, Canales, Soldado o Callejón fueron otros jugadores que también las tuvieron. En la temporada 2012-2013, Florentino aplicó la 'cláusula del miedo' a la cantera y Josep Señé, cedido al Oviedo, no pudo enfrentarse al Real Madrid C.

Lo normal es que con lo que se ha pagado por ellos (56 millones que pueden llegar a ser 61), tanto Odriozola y como Theo estuvieran este domingo sobre el césped del Bernabéu, ya fuera con la camiseta del Real Madrid o de la Real Sociedad. Pero así es el caprichoso mundo del fútbol, donde los dirigentes realizan operaciones que nunca harían en sus empresas, pues ahí se juegan su dinero y no el de sus clubes. Donde nunca se gastarían millonadas por suplentes y no digamos ya pagar más de lo que estipulan las cláusulas de rescisión. Por no hablar de esas otras cláusulas, las del miedo, que, efectivamente, adulteran la competición, aunque eso a nadie parece importarle mientras fluya el dinero y la especulación...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios