EL EQUIPO BLANCO, EN LA PRIMERA IBERDROLA

La enemistad Florentino Pérez-Sánchez Galán salpica al Madrid y al fútbol femenino

Si la temporada pasada Ibedrola ya vio seriamente recortado el retorno del patrocinio de la competición que lleva su nombre, sobra decir que el presidente de ACS no le dará ni agua

A diferencia de lo que sucede en el fútbol profesional masculino, donde los intereses económicos unen a todos alrededor del jugoso botín, en el femenino desgraciadamente lo que sigue imperando es el postureo. Ya saben, aunque no genere ingresos, hay que aparentar que importa, cuando salta a la vista que no es así. El ejemplo más claro, además del esperpento vivido con un Convenio Colectivo del que aún no se ha dicho la última palabra, lo tenemos en el Real Madrid, que por fin tiene equipo de mujeres, aunque más para ayudar al presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) a "pararle los pies" a su homólogo de LaLiga, que por convicción.

Después de que, quién si no, Florentino Pérez decidiera dar el paso, el Real Madrid anunció el 1 de julio que había remitido a la RFEF la documentación para hacer efectiva la fusión por absorción del CDTacón, aprobada por la Asamblea General Extraordinaria de Socios Compromisarios el 15 de septiembre de 2019. Sin embargo, su equipo femenino parece clandestino, tal y como ha sido denunciado por algunas periodistas y aficionadas. Hasta la fecha, y ha pasado más de un mes desde el inicio de los entrenamientos en Valdebebas, su presidente ni se ha dignado a dejarse ver en alguna presentación o sesión de las jugadoras que dirige David Aznar, suponiendo que realmente haya ido a visitarlas, algo que, lo dicho, está por ver.

Además de no pertenecer —ni tener la mínima intención de hacerlo— a la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) al estar auspiciada por Javier Tebas y, por supuesto, negociar sus derechos de televisión al margen del resto de equipos, sin querer saber nada de Mediapro, a Florentino Pérez no parece interesarle mucho de su Real Madrid femenino, en el que lo único galáctico que hay son las cláusulas de rescisión de 25 millones, y menos aún una competición que patrocina y a la que da nombre Ibedrola, la auténtica impulsora del fútbol femenino, así como de muchos otros deportes, a través del programa Universo Mujer. En este caso, como es posible que en tantos otros, el conflicto lo crea su condición de presidente de la constructora ACS, empresa del IBEX 35 como la energética.

El 2 de septiembre de 2016, Isabel Roldán, una de las pioneras en informar sobre el balompié jugado por mujeres, anunciaba en el diario 'AS' "la gran revolución" que suponía la llegada de Iberdrola a la Primera División Femenina RFEF. "Por vez primera desde aquella inicial de la temporada 1988-89, que ganó la Peña Barcelonista Barcilona, tiene un patrocinador principal que da nombre a la competición, bautizada como Iberdrola Primera División Femenina RFEF. Entonces la liga femenina arrancó con nueve equipos. Ahora la integran 16, nueve de ellos pertenecientes a clubes de LaLiga".

Efectivamente, al igual que hizo y sigue haciendo con gran parte del deporte femenino español, la eléctrica llegaba al fútbol para 'iluminarlo' con un contrato por dos temporadas, a razón de dos millones cada una. Sin duda, "una millonaria inyección económica que contribuirá a profesionalizar el fútbol femenino y a hacerlo más visible". Pero no solo eso, sino que "la llegada de la televisión jugará un papel fundamental, con la retransmisión de dos partidos en abierto, por GOL, y uno por beIN". ¿Recuerdan los problemas surgidos la temporada pasada por la intromisión de la RFEF en el acuerdo de la ACFF con Mediapro? Pues eso.

Entre aquellos 16 participantes de la Iberdrola Primera División Femenina RFEF estaban ya Athletic, Atlético de Madrid, Barcelona, Espanyol, Valencia, Real Sociedad, Levante, Rayo y Albacete, a quienes ese año se unió el Betis como debutante en la máxima categoría. El gran ausente era el Real Madrid, quien la temporada pasada dio el paso de hacerse con la plaza del CD Tacón y esta ya la jugará a todos los efectos como tal, a la espera, eso sí, de saber cuándo se puede empezar a disputar. Cabe recordar que, a diferencia de LaLiga Santander y la LaLiga Smart Bank, la ahora llamada Primera Iberdrola se suspendió a causa de la pandemia del Covid-19 y no se volvió a jugar, sin que desde el postureo habitual se dijera nada al respecto.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, sostiene el trofeo de la Primera Iberdrola, ante el presidente de la RFEF, Luis Rubiales, y varias jugadoras. (EFE)
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, sostiene el trofeo de la Primera Iberdrola, ante el presidente de la RFEF, Luis Rubiales, y varias jugadoras. (EFE)

El caso Iberdrola de fondo

Con la llegada del Real Madrid se produce el mencionado choque entre la empresa patrocinadora y Florentino Pérez. Tal y como informamos en El Confidencial, las grabaciones del llamado caso Iberdrola confirmarían que la eléctrica trató de conseguir datos comprometedores del presidente de ACS para frenar su entrada en el consejo de administración de la compañía. La multinacional presidida por Ignacio Sánchez Galán barajó incluso fabricar un escándalo si no hallaba ningún elemento capaz de tumbarlo. Cualquier cosa valía para conseguir que Florentino se "portara bien" en una operación encargada al comisario Villarejo.

Si de por sí Iberdrola ya ha perdido protagonismo por la intromisión de la RFEF en su relación con los clubes, de hecho desde la ACFF aseguran que no pueden tratar directamente con su patrocinador principal, ahora con el Real Madrid en la competición la cosa irá a peor. La enemistad manifiesta de Pérez y Galán, con ACS e Iberdrola de por medio, salpica al equipo blanco y al fútbol femenino en general. Además de visibilidad al no haber televisión en todos los partidos, la energética ha visto disminuida su presencia en las camisetas de los equipos, pues antes todos llevaban su logo en la manga, así como en los campos.

Cuenta creer que el Estadio Alfredo di Stéfano, donde la temporada pasada ya jugó sus partidos el CD Tacón, vaya a 'vestirse' de Iberdrola como hasta hace bien poco hacían otros campos de la Primera División femenina, así como de la Segunda, la llamada Reto Iberdrola, en ambos casos con un contrato de patrocinio para las próximas cinco temporadas. Basta con ver lo que pasó y aquí contamos con la publicidad de Seat, patrocinador de la Copa del Rey, en el partido del Real Madrid contra la Real Sociedad disputado en el Bernabéu.

Normal que todo lo que se había avanzado hasta hace dos temporadas en el fútbol femenino español se haya venido abajo. Y no por culpa del Covid-19, que lógicamente también ha afectado, aunque solo ha sido la guinda a una gestión lamentable por parte de la RFEF en su permanente enfrentamiento contra LaLiga, que ahora se verá radicalizada con la llegada del Real Madrid y más concretamente de su presidente. Lo que Florentino Pérez no puede hacer en LaLiga Santander al estar en minoría, y de ahí su animadversión a Tebas, lo hará en la Primera Ibedrola, para desgracia del fútbol femenino un negociado de Rubiales de Arabia en el que campará a sus anchas. El último que apague la luz...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios