¿Saben los empresarios cuánto valen sus empresas? ¿y los inversores?

Juzgue los motivos por los que crea que puede ser una buena inversión o realice su propia valoración, pero no dé por buenos los números de quien quiere venderle una inversión

Foto: Dinero
Dinero

Los empresarios son normalmente los que mejor conocen las compañías. Los que más información tienen. Los que tienen clara su estrategia y los más conscientes de los riesgos que asumen. Pues bien. Ni ellos mismos saben a ciencia cierta cuál es el valor de las empresas que dirigen.

Cuando quieren vender su empresa y contratan a un banco de inversión no es para preguntarles cuánto vale, sino para ayudarles en la venta. Para prepararles para mostrar su mejor cara ante posibles compradores y buscar el precio más alto posible. Las valoraciones que realizan los bancos de inversión son un instrumento para tratar de justificar un elevado precio.

Quienes nos dedicamos profesionalmente a analizar las empresas tenemos menos información que los empresarios. Solamente asumiendo muchas hipótesis podemos realizar estimaciones del valor que a nuestro juicio deberían tener las compañías y en base a ese estudio tomamos decisiones de inversión o desinversión.

Cuando comentamos entre nosotros las valoraciones de las compañías solemos decir: “hemos calculado que vale X”, “en nuestra opinión debería cotizar entre X e Y”, “estimamos un valor de X”, etcétera.

Sin embargo, cuando se explican las valoraciones a clientes normalmente las afirmaciones suelen ser mucho más categóricas. Son del tipo: “Esta empresa cotiza a 2 y vale 4”, “está muy barata, cotiza con un descuento del 40%”, “tiene un valor intrínseco un 80% superior”, “la valoración real de la empresa es X”, etc.

Se hace porque los clientes tienen todavía mucho menos conocimiento del valor de las empresas. Además, esas afirmaciones tan rotundas las suelen realizar personas distintas a las que han hecho las valoraciones. Los analistas no se atreverían a comunicarlo de esa manera. Suelen ser comerciales quienes, como método de venta, tratan de transmitir a los clientes una seguridad sobre las valoraciones que no es cierta.

En conclusión, cuando alguien le hable de una manera rotunda e inequívoca del valor de una empresa o de una cartera de activos desconfíe. Posiblemente esté tratando de aprovechar su desconocimiento de esos activos concretos. Juzgue los motivos por los que crea que puede ser una buena inversión o realice su propia valoración, pero no dé por buenos los números de quien quiere venderle una oportunidad de inversión.

Rumbo Inversor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios