¿Cuándo volver a invertir en un activo?
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Por

¿Cuándo volver a invertir en un activo?

Este enfoque es válido independientemente de los criterios de inversión que utilicemos (análisis fundamental, técnico, macroeconómico, etc) y de los activos que estemos considerando

placeholder Foto: istock
istock

¿Piensan algún día volver a invertir en Grifols? Esta pregunta me la hicieron el lunes en este webinar. Los motivos por los que dejé de invertir en esa compañía en 2019 los expliqué en este artículo y, a día de hoy, no hay nada a mi juicio que me haga cambiar de opinión.

Sin embargo, la pregunta, es muy interesante. Muchos inversores se preguntan cuándo debemos volver a invertir en un valor que vendieron en el pasado. La respuesta, desde el punto de vista teórico, es sencilla: cuando vuelva a cumplir los criterios de inversión que cada uno se haya marcado.

Este enfoque es válido independientemente de los criterios de inversión que utilicemos (análisis fundamental, técnico, macroeconómico, etc) y de los activos que estemos considerando (acciones, fondos, índices, etc).

Un criterio claro es la valoración. Si consideramos que la empresa sigue teniendo un valor parecido y su precio en mercado ha bajado significativamente después de haber vendido, es razonable volver a invertir. Por otro lado, también tiene sentido volver a comprar, aunque no haya bajado en precio. El motivo es que si, a raíz de la evolución del negocio o de nuestras nuevas expectativas sobre el mismo, consideramos que el valor de la compañía es superior al que habíamos estimado con anterioridad y el precio actual es menor al que esperamos que tenga en el futuro, la decisión a tomar será invertir.

Foto: Bitcoin (Reuters) Opinión

Si utilizamos otros criterios de inversión el ejercicio es similar. Nos debemos preguntar si ahora cumple lo que antes no cumplía. En mi caso, me fijo en otros dos criterios que complementan a la valoración: por un lado, la alineación de intereses entre directivos y accionistas y, por otro, que la empresa tenga un modelo de negocio excelente, es decir, que tenga ventajas competitivas sostenibles en el tiempo.

Personalmente no dudo en volver a invertir en un valor que haya vendido anteriormente siempre y cuando vuelva a cumplir mis criterios de inversión. En el caso concreto de Grifols, sigo pensando que el negocio es excelente, pero continúo sin poder confiar en unos directivos con unos intereses tan relevantes en proveedores de la cotizada. Tendría las mismas dudas de otros directivos que tuvieran intereses tan significativos en proveedores o clientes de la cotizada que dirigen.

Termino resaltando que revisar la evolución de los activos en los que invertimos en el pasado es muy recomendable por dos motivos: para aprender del acierto o error de nuestras decisiones pasadas, y, en segundo lugar, para aprovechar el conocimiento que adquirimos cuando la analizamos por primera vez y durante su seguimiento posterior. Quizás, con el tiempo, lleguemos a la conclusión de que ese activo que un día vendimos era realmente de calidad y una excelente opción de inversión a futuro.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Grifols Inversores Accionistas
El redactor recomienda