Por qué el expoliado River-Boca es en España la humillante 'Copa Conquistadores'

España es cómplice de expoliarle a Argentina la final de la Copa Libertadores. Con la oscura colaboración de la CONMEBOL, ha robado la manzana... y les ha dejado los gusanos

Foto: Milton Casco (i) golpea en la cara a Leonardo Jara. (Reuters)
Milton Casco (i) golpea en la cara a Leonardo Jara. (Reuters)

En su reciente visita a Argentina con motivo de la reunión del G20, el presidente del Gobierno español aseguró que no fue idea suya que la vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors se dispute este domingo en Madrid. "Para nada", dijo Pedro Sánchez sin dejar ni siquiera acabar la pregunta, "los gobiernos nada tenemos que ver en esto". "Pero lo que sí me parece muy importante trasladar a la opinión pública argentina es que vamos a cuidar su final. Hemos ofrecido una salida a un problema que era bastante complejo y lo hacemos con todo el respeto y toda la estima a este gran pueblo que es Argentina", añadió el dirigente socialista, de cuya amistad alardea -y no duda en utilizarla para amenazar- el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales.

Pero, ¿cuál es exactamente esa salida de la que habla Sánchez? ¿Expoliar a Buenos Aires, a Argentina y a Sudamérica la final de la Copa Libertadores y contribuir a esa humillación que supone algo tan sencillo como quitarles la manzana y dejarles los gusanos? ¿Acaso soluciona en algo el problema social, que no futbolístico, que tiene Argentina con sus tristemente famosas barras bravas, delincuentes que ejercen de mano de obra de esos politicos que nombran y manejan a jueces y policías? Basta con ojear 'Los dueños de la pelota', el libro de Federico Yañez en el que se relaciona a clubes, dinero y política, para comprobar que no se trata de un tema de violencia en el fútbol, de ahí que no pueda tratarse con tanta frivolidad e hipocresía. "El caso más resonante es el de Mauricio Macri, quien tras doce años como presidente de Boca ganó la jefatura de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y ocho años después, la presidencia de la nación", cuenta Yañez.

"Las directivas de federaciones y clubes están plagadas de políticos, sindicalistas y empresarios que buscan más poder", puede leerse en el citado libro. "Dirigir River o Boca es más importante que dirigir un ministerio. Presidir la AFA habilita el manejo de sumas económicas mayores que las de muchas grandes empresas". ¿Les suena de algo? Seguro que sí. En el fútbol español también suceden cosas así, aunque por fortuna sin barras bravas, a quienes ahora se ha 'animado' a venir un fin de semana a Madrid.... Además de Rodolfo D'Onofrio, presidente de River, y Daniel Angelici, su homólogo de Boca, en la lista de 'Los dueños de la pelota' aparecen otros siniestros personajes del deporte argentino como Horacio Muratore, presidente de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), o Agustín Pichot, vicepresidente de World Rugby.

Si todo esto lo hacemos extensible al resto del continente, nos encontramos con la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL), pringada hasta los tuétanos en el caso de corrupción conocido como 'FIFAgate'. "Me llamó Alejandro Domínguez -presidente de la CONMEBOL-, justo había hablado con el presidente del Real Madrid y yo le dije que siempre y cuando FIFA y UEFA estuvieran de acuerdo, no tendríamos ningún problema", relató el mencionado Luis Rubiales en medios argentinos. "Tanto Florentino Pérez como Miguel Ángel Gil Marín nos ofrecieron su estadio, es algo de agradecer. No sé si el Bernabéu partía con ventaja, eso es algo de la CONMEBOL", contó el mismo Rubiales en medios españoles, de manera que algo no cuadra. ¿Pero quién llamó a quién? 'La Superfinal del bochorno', la califica el diario 'Clarín', y con razón.

Cabe recordar que, según se desprende de los documentos intervenidos por la UCO en la Operación Soule, el partido que la Selección jugaba a beneficio de la AFE todos los años se disputó en 2011 contra Colombia por decisión directa de Ángel María Villar. El documento donde se desvela que fue éste quien impuso aquel partido está en un correo electrónico que el entonces presidente de la AFE y ahora precisamente de la RFEF, Luis Rubiales, envió al empresario Bernardo Moragues, detenido por la Guardia Civil por estafa. En ese email enviado el 20 de noviembre de 2010, Rubiales hace gala de su amistad con el presidente del Real Madrid. "Mi relación con D. Florentino sabes que es buena y que suelo reunirme con él con cierta frecuencia, pero no puedo abusar de su confianza ya que me comprometi a comunicarle antes de acabar noviembre si necesitaría el Santiago Bernabéu o no". ¿Van atando cabos?

Gianni Infantino, Pedro Sánchez y Luis Rubiales, en Moncloa. (EFE)
Gianni Infantino, Pedro Sánchez y Luis Rubiales, en Moncloa. (EFE)

Un caramelo de 42 millones de euros

Con razón en Argentina en cuanto se enteraron de que lo de llevar la final de la Copa Libertadores al Santiago Bernabéu no era un inocentada empezaron a hablar de la 'Copa Conquistadores'. A la espera de ver cómo discurren los acontecimientos, es evidente que para Madrid la disputa del clásico argentino es un caramelo, pues el impacto económico directo que se calcula supera los 42 millones de euros. "Alejandro, te agradezco que te hayas decantado por España. Sé que tenías ofertas que pagaban mucho dinero y nosotros no vamos a recibir un euro de todo esto", dijo Rubiales, en otra exhibición de incapacidad para gestionar la RFEF y mirar solo por sus intereses y su ego, pues una cosa es ir de hermanos y otra hacer el primo. Ni un euro dice. ¡Ay, si Jorge Pérez hablara!

Y es que la final de la Copa Libertadores es un caramelo envenenado, pues al mínimo incidente que haya, ya sabremos de quién es la culpa. Con River ejerciendo de local y Boca de visitante, aunque la realidad es que los dos lo sean. Así es el fútbol actual, moderno lo llaman, en el que se ha perdido completamente la decencia y el respeto a lo más sagrado: los aficionados y los futbolistas. Porque, que nadie se engañe ni se deje engañar. En Argentina los barras bravas forman parte del negocio. Además de vender droga, tienen pases de jugadores y manejan el merchandising en las calles. Forman parte del sistema, por lo que llevándose la final de la Copa Libertadores a otro país, a otro continente incluso, quizás se les pueda aislar, pero en ningún caso erradicar.

Lo dijo Mario Alberto Kempes en la 'ESPN': "Da lo mismo que este partido se juegue o no, ya perdió todo el encanto y el entusiasmo. Se tendría que jugar en Buenos Aires o haber suspendido a los dos y jugar los dos equipos brasileros que llegaron a la semifinal". Pero, no, el negocio es el negocio, de ahí que el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, se permita decir estupideces tan grandes como que "la final se jugará en Madrid, que es también un poquito Sudamérica" o que "sigue habiendo unos idiotas que nos arruinan la fiesta a millones de personas". ¿Idiotas? Ojalá solo fueran idiotas, que es por lo que la mayoría de los gobernantes del fútbol toman a los aficionados.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios