La paradoja de Vinícius y Rodrygo: 85 millones y salario mínimo de 750.000 pesetas

El Real Madrid ha inscrito a los brasileños Vinícius y Rodrygo en el Castilla, equipo que juega en 2ª B, donde el convenio colectivo está tan anticuado que aún está en pesetas y se habla de la mili

Foto: Vinícius lanza un penalti en el Real Madrid-Arsenal de pretemporada. (EFE)
Vinícius lanza un penalti en el Real Madrid-Arsenal de pretemporada. (EFE)

Rodrygo Silva de Goes (9-1-2001) debutó con la camiseta del Real Madrid ante el Bayern y lo hizo con un postrero gol de falta, el único de los blancos en un partido en el que cayeron por 3-1. "Zidane me dijo que hiciera una función nueva. Yo suelo jugar por las bandas y hoy jugué por el centro, más por dentro. Me dice que tengo condiciones para hacerlo ahí", comentó el brasileño tras su estreno. Y, efectivamente, parece que el técnico francés cuenta con Rodrygo y de ahí que le esté intentando buscar ubicación, algo que no termina de quedar claro con su compañero y compatriota Vinícius (12-7-2000), tan solo cinco meses mayor que él.

[La triste razón por la que Zidane no quiere a Ceballos]

De momento, ambos han sido inscritos como jugadores del Real Madrid Castilla, ya que ocupan plaza de extracomunitarios y en el primer equipo ya lo hacen el también brasileño Militao y el uruguayo Fede Valverde, quien entra en los planes de Zidane y está en trámites para conseguir en breve la nacionalidad española. Según la normativa de la Federación Española de Fútbol (RFEF), "los clubes de Primera y Segunda División podrán obtener hasta un máximo de 25 licencias de futbolistas en su primer equipo. En la primera de dichas categorías podrán inscribirse, formando parte de la referida plantilla, hasta tres jugadores extranjeros no comunitarios y, en la segunda, hasta dos; pudiendo, en ambos casos, alinearse simultáneamente".

A la espera de que el Real Madrid concrete las salidas y las llegadas y por más que Rodrygo y Vinícius aparezcan en la web oficial del club entre los 25 jugadores de los que dispone Zidane para la temporada que empieza en apenas dos semanas, lo cierto es que ambos tienen opciones de jugar a las órdenes de Raúl en Segunda B, algo que también sucede con el japonés Takefusa Kubo. "Sería bueno que Kubo estuviera en el Castilla, entrenando con nosotros y ver cómo lo encajamos", explicó hace unos días Zizou. "Es un jugador de futuro, muy joven, como Rodrygo y Vinícius, por lo que hay que ir despacio con ellos". Es decir, exactamente lo mismo que hace un año pensaba Lopetegui, en su caso de Vinícius, aunque Julen no es Zidane...

Rodrygo, durante su presentación como nuevo jugador del Real Madrid. (Foto: Real Madrid)
Rodrygo, durante su presentación como nuevo jugador del Real Madrid. (Foto: Real Madrid)

Un convenio colectivo que incluye la mili

Y es aquí donde se produce una situación que resulta cuanto menos paradójica. Tal y como puede leerse en el Artículo 25 del Convenio Colectivo para la actividad del fútbol profesional en Segunda B, "la retribución mínima garantizada, por todos los conceptos, será de 750.000 pesetas". Sí, las condiciones económicas figuran aún en pesetas, pues el citado convenio data del 14 de noviembre de 1989, día de su publicación en el BOE. Con decir que en él se hace referencia al servicio militar obligatorio, coloquialmente conocida como la mili...

Es lo que tiene un acuerdo que en breve cumplirá 30 años, el cual hace tiempo que se debería haber actualizado y si no se ha hecho es por la extraña resistencia de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) a negociar un nuevo convenio colectivo que afecta a la gran mayoría de futbolistas españoles. Si por alguien debe velar un sindicato es por aquellos que se encuentran en las situaciones más desfavorecidas y no por los que ganan tanto dinero como para plantearse alquilar un yate en verano, precisamente a lo que parece dedicarse AFE por los anuncios que cuelga en su página web.

Así es como nos encontramos con que el salario mínimo en Segunda B sea de 4.518 euros por temporada. Una cantidad real pero irrisoria si la comparamos especialmente con los casos de los citados Vinícius y Rodrygo, por quienes el Real Madrid pagó 40 y 45 millones al Flamengo y al Santos, respectivamente. Si a ellos le sumamos al japonés Kubo, inscrito en el Juvenil, pero con el que en principio cuenta Raúl para su Castilla, resulta que entre los tres superan los 8 millones de euros de ficha por temporada, muy lejos de lo que cobran el 99% del resto de jugadores de la categoría. Otro sinsentido de este bendito fútbol en el que parece que vale todo mientras haya dinero para pagarlo.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios