Zidane desafía la 'ley mordaza' y opina... que se critican los aciertos del VAR

Si el videoarbitraje está destrozando el fútbol, el hecho de que la Federación pueda castigar con cuatro partidos a Pellegrini por quejarse va a lograr que solo los beneficiados puedan hablar

Foto: Pellegrini, actual técnico del Betis, junto a Zidane cuando se midió al Real Madrid con el Manchester City. (EFE)
Pellegrini, actual técnico del Betis, junto a Zidane cuando se midió al Real Madrid con el Manchester City. (EFE)

"Sería extraño ser sancionado sin culpar a nadie. Solo dije que era muy complicado jugar ante el Real Madrid, contra el VAR, un penalti, una expulsión...". Sirva este alegato exculpatorio del técnico del Betis, Manuel Pellegrini, para entender cuál es el verdadero problema del arbitraje español, tradicionalmente rodeado por la polémica, y más que por los inevitables errores arbitrales, que haberlos siempre los habrá y forman parte del espectáculo al ser el fútbol un juego de engaño, por la intencionalidad que suele verse tras ellos. Ya sea para presuntamente perjudicar a unos o beneficiar casi siempre a los mismos.

Claro que, paradójicamente, esta interminable e intrínseca polémica se ha acrecentado desde la entrada en vigor del videoarbitraje, más conocido —y maldecido— como VAR. Y es que ahora, a los errores del árbitro que está sobre el terreno de juego se unen los del árbitro que está en la sala VOR, con la diferencia de que mientras los del primero pueden considerarse humanos y por tanto comprensibles, los del segundo no tienen excusa, pues dispone de todos los medios para no equivocarse, salvo en la correcta aplicación de un Reglamento cada vez más absurdo, para lo cual no solo habría que sabérselo, sino también saber de fútbol.

Y con la implantación del VAR, que en teoría venía para mejorar el arbitraje pero está destrozando el fútbol, es normal que las quejas sean mayores cuando los protagonistas consideran que, acertadamente o no, han sido perjudicados, tal y como sucedió con Pellegrini ante el Real Madrid. Del mismo modo que hasta antes del VAR jugadores y entrenadores podían quejarse de algunas decisiones arbitrales aun a sabiendas de lo complicado que es arbitrar y aquello de que ellos también cometen errores, ahora su impotencia es mayor. Sin embargo, lejos de aceptar las críticas, la Federación Española de Fútbol (RFEF) lo que ha hecho es aplicar una especie de 'ley mordaza' para taparles la boca.

Así, y según adelantó el diario 'AS', las declaraciones del entrenador chileno se entendieron desde la RFEF como una injuria contra el colectivo arbitral, "pues atentan contra su imparcialidad al dar a entender que el Betis jugó contra el Madrid y contra los árbitros como si estos fueran un equipo más y no un juez que imparte justicia". De ahí que la RFEF solicitara al Comité de Competición que abriera un expediente a Pellegrini "por dudar de la honorabilidad de los árbitros".

La integridad de Ana Muñoz para dimitir

Cabe recordar que Ana Muñoz dimitió de su cargo de vicepresidenta de Integridad de la RFEF cuando en diciembre del año pasado quiso denunciar ante el citado comité unas declaraciones de Sergio Busquets en las que el jugador del FC Barcelona se atrevió a acusar al árbitro de "no pitar un penalti clarísimo" a favor de su equipo en Anoeta, para añadir que "si no, que entre el VAR, aunque yo creo que lo ha visto, pero no lo ha querido pitar".

Sí, aunque hasta casi un mes después no se hizo oficial, fue en aquel momento cuando Ana Muñoz presentó su dimisión, y no después de la Supercopa de España disputada en Arabia, en medio de la polémica por los derechos de las mujeres en el país árabe y en la que la todavía vicepresidenta no estuvo precisamente para honrar el nombre de su departamento. "Hay razones para no estar", se limitó a comentar, si bien tampoco tuvo ningún problema en cortar por lo sano algunos comentarios de periodistas que no solo no predicaron con el ejemplo, sino que contribuyeron a la patraña vendida por Rubiales. "No vemos la Supercopa desde el mismo lugar y hay razones para estar y no estar. Respeto", apuntó en su cuenta de Twitter.

Ana Muñoz, junto al presidente de LaLiga, Javier Tebas, durante unas conferencias. (EFE)
Ana Muñoz, junto al presidente de LaLiga, Javier Tebas, durante unas conferencias. (EFE)

Y si Sergio Busquets tuvo barra libre para quejarse de los árbitros sin que la RFEF ni siquiera le llamara la atención, otro Sergio, en este caso Ramos, hizo lo propio y con las mismas consecuencias. Es decir, ninguna. "Hay decisiones predeterminadas", dijo el capitán del Real Madrid tras la derrota de su equipo ante el Levante. Justo en la semana previa a recibir al Barça, Ramos cargó contra Hernández Hernández y envió un recado a todo el colectivo arbitral, incluyendo por supuesto al VAR. "El criterio es distinto según los días. Mi última mano en la Supercopa, ante el Valencia, la pitan y es involuntaria. Y hoy hay dos manos involuntarias y no las pitan. Pero con este árbitro no me sorprende". Sobran comentarios.

En un acto de coherencia, liberada de la presión que sufrió en la RFEF por mantenerse fiel a sus principios y valores, y que de paso tapó muchas bocas en el entorno culé, Ana Muñoz también salió al paso de las declaraciones de Sergio Ramos y se preguntó en su cuenta de Twitter: "¿Y si se aplica la normativa deportiva?". Su postura la apoyó un ex árbitro internacional como Iturralde González: "Sergio Ramos debe ser sancionado como debió serlo Sergio Busquets. Pero no le van a sancionar, pues ahora es la RFEF la que envía directamente estas denuncias a Competición".

La que fuera directora general del Consejo Superior de Deportes (CSD) y directora de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD) tampoco ha querido dejar pasar el caso de Pellegrini para volver a pronunciarse sobre este tema y demostrar por qué tuvo que dimitir de la RFEF que preside Luis Rubiales. "¿Por qué en un caso si y en otros no?", se preguntó en su red social, para ella misma dar la respuesta: "La norma, en cuanto al hecho típico, no ha cambiado. Las normas están para ser cumplidas, siempre, en todo caso, sea quien sea el destinatario, y sea quien sea quien la aplique. El resto es pura arbitrariedad y con ello injusticia".

Tal y como apunta Ana Muñoz, las declaraciones contra los árbitros siempre fueron susceptibles de sanción. Sin embargo, como explica José Miguel Fraguela en Iusport, "la novedad de este año en el código disciplinario radica en que se tipifica expresamente este tipo de declaraciones injuriosas o que cuestionen la imparcialidad de los colegiados, para no tener que acudir al cajón desastre de las actuaciones notorias contra el buen orden deportivo y prever sanciones más duras".

Simeone, durante una sesión de entrenamiento del Atlético de Madrid. (EFE)
Simeone, durante una sesión de entrenamiento del Atlético de Madrid. (EFE)

"Si antes no opinaba, imagínate ahora"

Pellegrini, que se teme lo peor, vaticina que en caso de ser sancionado "yo creo que rápidamente jugadores y técnicos van a dejar de hablar después de los partidos porque todo el mundo saldría perjudicado". "Entiendo tu pregunta y entender mi silencio. Si antes no opinaba, imagínate ahora", respondió este martes el Cholo Simeone al ser preguntado al respecto. "No voy a opinar, que cada uno opine lo que quiera, como siempre", dijo por su parte Zinédine Zidane, quien en realidad sí opinó, pues aseguró que "me sorprenden las críticas al VAR porque critican los aciertos y el otro día es lo que pasó".

Según el entrenador del Real Madrid es muy fácil decir que "en cada partido puede pasar de todo y nunca van a cambiar las cosas. Solo podemos centrarnos en nuestro trabajo y yo y mis jugadores solo queremos pensar en esto porque el resto no lo controlamos". Cierto es que Zizou no es muy dado a polemizar, aunque en su caso, siendo entrenador del club que preside Florentino Pérez, hablar de los árbitros y del VAR no es ningún desafío, pues es difícil que le genere problemas con esta nueva y lamentable 'ley mordaza' impuesta en el fútbol español.

"Velasco Carballo tiene que defender a los árbitros", pidió al presidente del Comité Nacional de Árbitros (CNA) su excompañero Iturralde González. Pero lo cierto es que el siempre bien mandado Velasco lo está haciendo, pues desde que hay VAR los árbitros tienen trabajo todos los fines de semana, ya sea en el campo de turno o en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, lo cual no solo ha duplicado sus ingresos, sino también la polémica. Y de VARgüenza ajena en algunos casos.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios