La proposición indecente de Urrutia (aunque Oyarzabal no es Demi Moore)

El presidente del Athletic volvió a saltar la tapia del vecino con una oferta desorbitada al nuevo 10 de la Real, quien le da calabazas, renueva hasta 2024 y le deja en evidencia

Foto: El presidente del Athletic Club, Josu Urrutia, durante una rueda de prensa. (EFE)
El presidente del Athletic Club, Josu Urrutia, durante una rueda de prensa. (EFE)

No sé si la conocen o si por el contrario incluso la han visto. ‘Una proposición indecente' es una película de 1993 protagonizada por Demi Moore, Robert Redford y Woody Harrelson. David Murphy, arquitecto, y su mujer Diona, agente inmobiliario, son un matrimonio felizmente casado que por culpa de un traspié económico ve peligrar su nivel de vida. La pareja decide buscar un golpe de suerte en Las Vegas, donde coinciden con un maduro y apuesto multimillonario llamado John Gage, que ofrece a David un millón de dólares a cambio de pasar una noche con su mujer. A pesar de las dudas iniciales -"puedes comprar a las personas, pero no sus almas", le responde una ofendida Diona-, el matrimonio acaba aceptando la propuesta.

David entrega a su esposa al millonario en una de las exclusivas suites de un hotel de Las Vegas, pero nada más hacerlo se arrepiente. Aquel hombre realista que quiso demostrar que todo tiene un precio, incluso su dignidad, se atormenta, deja de importarle el dinero y solo quiere recuperar a su mujer, pero ya es demasiado tarde. Diana es seducida por el multimillonario y ofrece a su marido quedarse el dinero del acuerdo a cambio de que le firme el divorcio, algo que David solo hace tras gastarse el millón de dólares en comprarle un hipopótamo en una subasta benéfica a la que ella acude con Gage. En ese momento, el multimillonario admite que ella nunca le mirará como mira a David y fuerza que Diana rompa con él y vuelva junto a su esposo. ¿Final feliz?

¿Y a qué viene esta película?, se preguntarán. Pues precisamente a las preguntas que plantea, pues creo que son de alguna manera trasladables al fútbol actual, en el que el dinero ha arrasado con lo más importante de todo: la fidelidad o el sentimiento de pertenencia a un equipo, aquello que de verdad mueve a los aficionados y que solo desde esta perspectiva puede entenderse. Sin olvidar evidentemente que los futbolistas son profesionales, aunque en la mayoría de los casos lo suficientemente bien pagados como para que la avaricia no les lleve a cambiar de camiseta como si de simples mercenarios se tratara.

¿Puede el dinero comprarlo todo? ¿Podríamos negociar nuestra dignidad por un futuro sin problemas económicos? ¿Es el dinero el fin último de nuestras vidas? Hay ejemplos que demuestran las miserias de algunos futbolistas como, por ejemplo, las de Iñigo Martínez, capaz de marcharse a mitad de temporada al eterno rival argumentado falacias como la ambición deportiva para luego acabarla por debajo en la clasificación. Pero también otros que permiten seguir creyendo en la dignidad y en lo que, al menos para algunos, seguimos pensando que debería ser el fútbol.

Mikel Oyarzabal celebra con Xabi Prieto y Carlos Martínez su gol en la despedida de ambos de la Real. (EFE)
Mikel Oyarzabal celebra con Xabi Prieto y Carlos Martínez su gol en la despedida de ambos de la Real. (EFE)

La doble traición de Kepa

Tras la marcha de Kepa Arrizabalaga al Chelsea previo pago de su cláusula de 80 millones, el presidente del Athletic, Josu Urrutia, no tardó en trasladar una oferta millonaria a Mikel Oyarzabal, el joven delantero de la Real Sociedad, por quien a su vez él estaba dispuesto a pagar los 60 millones de su cláusula. Todos los medios sin excepción informaron en Bilbao de que Athletic haría una oferta millonaria a Oyarzabal que le hubiera convertido en el jugador mejor pagado, con un salario anual de cuatro millones y medio netos, precisamente el mismo que recibían Kepa y el francés Aymeric Laporte, quien también decidió pagar su cláusula para irse al Manchester City.

"No fantaseo con Oyarzabal", comentó el técnico del Athletic, Eduardo Berizzo, por si había dudas de lo mucho que ansiaban este fichaje en Lezama. "Creo que la plantilla del Athletic es correcta, pero con esto no quiero decir que no es un futbolista que me apetecería", añadió el argentino. Es lógico que a los fieles aficionados rojiblancos les duela ver cómo sus mejores jugadores no dudan en marcharse a otros clubes donde tienen mayores aspiraciones deportivas. Ahora bien, no se puede estar todo el día presumiendo de ser diferente cuando en realidad no haces sino lo mismo que te hacen a ti: fichar a golpe de talonario y, lo peor de todo, siempre en el mismo lugar. ¿Por qué lo llaman amor cuando solo quieren mercenarios?

Es una pena, pero también una auténtica vergüenza, que Urrutia pague su incapacidad para retener a sus mejores futbolistas intentando saquear la Real con las mismas armas que él impone a los pretendientes de sus jugadores. ¿Dónde está ese sentimiento de pertenencia del que tanto hablaba Bielsa? ¿Por qué Javi Martínez, Amorebieta, Fernando Llorente, Ander Herrera, Laporte o Kepa tuvieron tantas ganas de marcharse del Athletic? Guste o no escucharlo en Bilbao, hace mucho tiempo que la tan cacareada filosofía del Athletic sobrevive gracias a dinamitar la del club guipuzcoano, basada principalmente en su cantera y en incorporaciones puntuales que la complementen. De ahí los recientes fichajes de Iñigo Martínez y de Yuri, como en su día el de Etxeberria, por no hablar de los que se producen en categorías inferiores.

Josu Urrutia, en la presentación de Iñigo Martínez como jugador del Athletic. (EFE)
Josu Urrutia, en la presentación de Iñigo Martínez como jugador del Athletic. (EFE)

Calabazas y renovación hasta 2024

El Athletic puede comprar los servicios de un futbolista, pero no sus sentimientos, por más que algunos sean tan falsos que cambien de discurso al tiempo que cambian de camiseta. ¿Verdad, Martínez? Sí, Mikel Oyarzabal ha sido tentado con una proposición indecente de un club que, insisto, sobrevive gracias al trabajo de cantera de su vecino. ¿Qué filosofía es esa que está basada en cargarse la de otro? Una filosofía de verdad, además de auténtica y no llena de trampas, debe respetar las ajenas. Cabe recordar, por si alguien lo ha olvidado, que la Real precisamente tuvo que cambiar su política por culpa del Athletic, que pagó la cláusula de Loren.

La principal diferencia es que ahora la Real es mucho más fuerte económicamente y deportivamente más atractiva que el Athletic, de donde los futbolistas se marchan en cuanto pueden. Es verdad que el caso de Álvaro Odriozola, que estaba como loco por irse al 'Disneyland' Madrid al mismo tiempo que se quejaba de que le tacharan de madridista, contrasta con el de Oyarzabal, aunque futbolísticamente son casos muy distintos. Salvo para los duros de mollera, además de maleducados, como el ínclito Anasagasti, creo que es fácil de entender que no es lo mismo que un jugador de la Real se vaya a Bilbao que a cualquier otro lugar del mundo.

"Intuyo que está satisfecho por seguir contando con Oyarzabal a pesar del interés del Athletic", le preguntaron al técnico de la Real, Asier Garitano, en 'El Diario Vasco'. "Sí, claro. Es un futbolista que lo da todo por la Real. Está contento, entrenándose muy bien y muy centrado en la Real. No es sospechoso de nada". Efectivamente, Mikel no era sospechoso y así lo ha demostrado al llegar a un acuerdo que este mismo martes se hizo oficial para renovar su contrato hasta 2024 por mucho menos dinero de lo que le ofrecían en Bilbao, pero que le da una satisfacción mucho mayor. "Feliz y orgulloso de seguir en mi casa. Estoy donde voy a ser feliz", dijo en la web oficial del club donostiarra y delante de una imagen con el escudo de la Real y una cara de Xabi Prieto.

Hugo Mallo, capitán del Celta, aseguró hace dos días que le gustaría repetir en su equipo la trayectoria que tuvo Xabi Prieto en la Real. "Su despedida me puso los pelos de punta. Como futbolista y persona es un ejemplo en el que todos tendríamos que vernos; la salida de la Real fue maravillosa y ojalá que cuando me llegue el momento, pueda vivir algo similar". Oyarzabal ha vivido muy de cerca el ejemplo de Xabi. Por algo ha heredado su camiseta con el '10', la misma que vistió otro histórico como Zamora.

Mikel está demostrando con hechos y no con palabras lo que otros dijeron y luego han traicionado. Como en 'Una proposición indecente', el eibartarra ha respondido a Urrutia como Demi Moore a Robert Redford cuando al inicio de la película el millonario quiere regalarle un vestido de 5.000 dólares: "El vestido está en venta, yo no". Pues eso, que Urrutia es tan pobre (e indecente) que solo puede ofrecer dinero.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios